El invento de un español para reducir un 20% las emisiones y optimizar el combustible

O3 Protégelo

sociedad

| 13.01.2016 - 14:53 h
REDACCIÓN

La Encuesta de Telemadrid

¿Para combatir la corrupción te muestras a favor de la eliminación de los billetes de 500 euros?
¿Para combatir la corrupción te muestras a favor de la eliminación de los billetes de 500 euros?
Si
96.7%
No
3.3%

Un ingeniero industrial español ha desarrollado un dispositivo que se instala en los motores y que logra reducir las emisiones de gases contaminantes en más de un 20 por ciento que produce la combustión y, al mismo tiempo, optimiza el uso de combustible, lo que proporciona mayor potencia a los motores.

El inventor, Isidro Moreno, es un ingeniero industrial especializado en mecánica quien al conocer el paro en los inicios de la crisis económica, se dedicó a investigar y probar hasta que ha dado con un sistema que ha bautizado como 'O3 Protégelo'.

Este sistema consiste en un cilindro en cuyo interior hay un reactivo con óxido férrico (mineral natural) que logra evitar una media del 20 por ciento del óxido de nitrógeno (NOx) --desde el 14 al 27%--; en torno al 50 por ciento del Carbono (CO) y entre un 50 y un 80 por ciento de las partículas en suspensión (PM10), unos gases que provocan la contaminación atmosférica y unos dos millones de muertes al año en Europa.

Sin embargo, el dispositivo eleva un 3 por ciento las emisiones de dióxido de Carbono (CO2), pero al final del proceso, estas emisiones también se reducen entre un 10 y un 20 por ciento, debido a que el sistema logra optimizar el gasto de combustible, por lo que cada vehículo genera un ahorro de carburante.

Así, Moreno ha explicado a Europa Press que los motores, con carácter general no queman todo el combustible, sino entre el 70 y el 85 por ciento, por lo que el 25 o 30 por ciento restante se pierde y sale en forma de gases No2, CO2, PM10 y CO por el tubo de escape. Sin embargo, ha defendido que su invento logra aprovechar hasta el 95 por ciento del combustible, por lo que con el mismo carburante, el coche tiene más potencia, de modo que su consumo es menor. Por ello, las emisiones de CO2 también disminuyen.

El ingeniero ha criticado que la industria del automóvil trabaja con la hipótesis de que quemar todo el combustible del motor es "imposible", y, por ello, colocan catalizadores y filtros para evitar la salida de partículas con el fin de cumplir la normativa europea de emisiones EURO6.

En este contexto, ha indicado que su sistema es, además, natural, porque no se basa en químicos ni en imanes que dañan los motores, sino que funciona a partir de minerales derivados del óxido férrico y cobre.

Moreno ha dedicado siete años en desarrollar el dispositivo y en los últimos tres años contactó con un doctor en física y realizaron distintas pruebas en las instalaciones del Consejo Superior de Investigaciones Científicas en Barcelona.

El resultado es un cilindro de aluminio con unos conectores de acero inoxidable que en el interior lleva un filtro con un reactivo con minerales de óxido férrico, que hace que el combustible, al contacto con ese óxido férrico produzca esa catalización.

En definitiva, ha afirmado que el sistema puede aplicarse a cualquier motor, en vehículos, en regadíos, en grúas, etcétera ya que se han realizado tres modelos.

Así, el O3 Protégelo car funciona en vehículos hasta 2.000 centímetros cúbicos (cm3) de cilindrada de motor, lo que sirve para vehículos o motocicletas, y tiene un coste de 145 euros; el O3 Van, destinado a motores que tienen una cilindrada de entre 2.001 y 4.000 cm3 (furgonetas y camiones medios, coches 4x4 y coches de alta gama), con un coste de 230 euros. Por último, la versión O3 Profesional se dirige a motores de entre 4.001 y 15.000 cm3 para cabezas tractoras, maquinaria pesada como un tanque, camiones, etcétera, cuyo coste es de 305 euros.

"Es un dispositivo asequible, especialmente para profesionales, ya que puede generar un ahorro de unos 2.500 a 3.000 euros en combustible cada año, además de emitir menos gases contaminantes", ha comentado.

Moreno ha subrayado que el sistema es "la solución" a las emisiones de gases contaminantes de los motores y que el dispositivo es de fácil instalación. Para ello, se debe cortar el tubo de combustible en la impulsión del motor y se fija con unos conectores y unas bridas.

Respecto a la duración del equipo, ha indicado que los minerales naturales que tiene en su interior tiene un periodo de degradación de unos dos años, plazo de garantía del producto.

Finalmente, el inventor, que creó su empresa en abril de 2015, ha precisado que se han puesto en contacto con marcas del sector de la automoción como Volkswagen, Seat, Nissan o Ford. Del primero, Volkswagen, aún no han recibido respuesta; de SEAT, les han respondido que no les interesa lo que no esté desarrollado por su propio equipo de I+D+i. Por otro lado, también están en contacto con Nissan para realizar una serie de pruebas en sus motores.

Hasta ahora se han instalado unos 4.000 motores en cuatro empresas, dos grúas del puerto de Valencia, en regadíos de Andalucía y en 49 furgonetas de NACEX.