Seis razones de la crisis del Atlético en la Liga de Campeones

La única opción del Atlético: dos triunfos y algún punto del Qarabag

Griezmann y Godín

deportes

| 01.11.2017 - Actualizado: 20:57 h

Efe

El Atlético de Madrid se quedó al borde de la eliminación en la Liga de Campeones, en una crisis ya indudable en el grupo C, sin ninguna victoria en sus cuatro duelos entre la falta de gol, la desconfianza, los empates, la desconcentración defensiva, el bajón en su presión ofensiva o en determinadas individualidades como Antoine Griezmann o Diego Godín.

1.- 75 REMATES Y SÓLO DOS GOLES:

El Atlético de Madrid ha necesitado 75 remates, 26 de ellos entre los tres palos de la portería rival, para marcar nada más dos goles. Un déficit indudable en esta edición del máximo torneo europeo, asumido y lamentado por la propia plantilla. "Estamos teniendo muchísimas ocasiones para matar los partidos. Antes la hacíamos y ahora no las hacemos", explicó Gabi tras el 1-1 con el Qarabag.

Ese encuentro marcó el récord de competición hasta ahora en cuanto a remates en esta edición de la Champions: 33. Sólo uno de ellos, con un derechazo de Thomas Partey, acabó en gol. El otro tanto en el torneo corresponde a Antoine Griezmann, de penalti, en la derrota de la segunda jornada frente al Chelsea por 1-2.

De los 32 conjuntos que participan en el torneo, el Atlético es el cuarto con mejor promedio de remates por partido, 18,75, según las estadísticas oficiales de la UEFA, superado por el Liverpool, el Real Madrid y el Bayern, pero sólo cuatro clubes han marcado menos tantos: Anderlecht, ninguno, y Maribor, Benfica y Apoel, con uno.

2.- "ANTES, EL ATLÉTICO TE AHOGABA, NO TE DEJABA":

"Ellos han empezado bien presionando, nos hemos adaptado y hemos tenido un poco más de posesión. Creo que la diferencia cuando me enfrentaba a ellos es un poco menos de presión. Antes era un equipo que te ahogaba, que no te dejaba, como experiencia cuando jugaba en Getafe, y es verdad que no he visto eso que había visto antes".

Las declaraciones de Michel Madera, centrocampista del Qarabag, al término del 1-1 en el estadio Wanda Metropolitano enfocan a una sensación que transmite también el Atlético en los últimos tiempos en sus puestas en escena en casa, antes inaguantables muchas veces para sus adversarios, sobre todo el curso 2013-14 cuando fue campeón de la Liga, y hoy menos potentes y, sobre todo, sin continuidad.

El Atlético, salvo los primeros cinco minutos frente al Qarabag, salió a la expectativa tanto contra el Barcelona, ese día dentro de una idea muy medida de repliegue y salida al contragolpe; frente al Villarreal, hasta que afinó su presión sobre el minuto 17; y contra el equipo azerbaiyano, al que sólo apretó de inicio cinco minutos.

3.- GRIEZMANN, GODÍN, GAMEIRO...:

Entre la crisis del Atlético hay un bajón individual de futbolistas determinantes en el funcionamiento colectivo del equipo, como Antoine Griezmann, intermitente y gris en este inicio de campaña, salvo partidos puntuales; Diego Godín, sin la firmeza de siempre, o Kevin Gameiro, peleado con el gol, su misión fundamental.

Son los casos más llamativos por todo lo que suponen para el conjunto rojiblanco, sobre todo Griezmann, con cuatro goles y dos asistencias en esta temporada después de doce partidos disputados, en los que además encadena seis duelos sin marcar ningún gol. Hace un año, en sus doce primeros partidos, había firmado el doble de dianas, seis, y de asistencias de gol, con cinco. Hace dos, como otra referencia cercana, también había logrado ya seis tantos.

Tampoco encuentra apenas el gol Kevin Gameiro. Tras la recuperación de su pubalgia, apenas jugó dos de los primeros diez partidos de su equipo este curso. Pero ahora, titular en cuatro de los cinco choques más recientes, sólo ha aportado un gol, el que dio la victoria a su equipo en Vigo, a pesar de las ocasiones de las que ha dispuesto, entre ellas varios manos a mano con el portero rival.

4.- LA INSEGURIDAD:

Desde la merecida derrota con el Chelsea, la única hasta la fecha de la temporada, 1-2 en el estadio Wanda Metropolitano en la Liga de Campeones, el Atlético de Madrid sólo ha ganado un encuentro, 0-1 frente al Celta de Vigo con evidente sufrimiento, y ha empatado cinco choques entre Europa (2), la Liga (2) y la Copa del Rey (1).

En todos esos partidos, el equipo ha transmitido inseguridad y desconfianza cuanto armaba los ataques, cuando defendía los intentos ofensivos rivales o cuando debía presionar a su adversario o replegar sus líneas, necesitado de reafirmaciones constantes en cada momento del juego para recuperar la convicción que ahora no tiene.

Lo notó en los primeros 17 minutos frente al Villarreal, a los que respondió después con un buen partido en cuanto una acción salió favorable; lo acusó en Baku, en el 0-0 con el Qarabag, y contra el mismo rival este martes en el Wanda Metropolitano, en cuanto vio que la presión inicial no había tenido efecto inmediato en el marcador o cuando recibió el 0-1, atenazado a la vez por la ansiedad de ganar.

5.- LA DESCONCENTRACIÓN DEFENSIVA:

"Es un tema de concentración", advertía Gabi cuando era preguntado por el segundo gol consecutivo que recibe el Atlético de saque de esquina y remate. Este martes lo marcó Michel para el Qarabag, tres días antes lo había hecho el colombiano Carlos Bacca para el empate del Villarreal en el estadio Wanda Metropolitano.

"¿Falta de gol? También nos han hecho un gol a balón parado. Son detalles que dentro del partido te penalizan", expuso, por su parte, el central uruguayo Diego Godín tras el último 1-1 que ha encendido definitivamente las alarmas en el conjunto rojiblanco, que ha mostrado debilidades con los centros laterales sobre su área.

De esa forma, contando además los dos últimos goles a balón parado, el Atlético ha encajado ocho de sus nueve tantos de esa campaña, siete de ellos de remates de cabeza de sus rivales, entre ellos los tres últimos, los tres en su estadio frente al Barcelona, el Villarreal y el Qarabag y los tres con empates en el marcador.

6.- NUEVE EMPATES EN QUINCE PARTIDOS:

Dentro del peor inicio en la Liga de Campeones de la era Simeone, con sólo tres puntos en cuatro jornadas, los empates toman un protagonismo indiscutible en la crisis rojiblanca, tanto en el torneo europeo, con tres igualadas en cuatro choques, como entre todas las competiciones, con nueve tablas ya en quince encuentros.

Una merma considerable para un equipo que, por ejemplo, la pasada temporada había sumado ya el doble de triunfos a estas alturas, diez, con seis empates menos y una derrota más. Tanta igualada le ha atascado tanto en la Liga de Campeones, en la que pudo ganar perfectamente al Roma por ocasiones, como en la competición de Liga.

En cuatro de esos empates fue incapaz de marcar algún gol (0-0 con el Valencia, el Roma, el Leganés y el Qarabag en Baku); en dos se adelantó en el marcador, pero luego recibió el 1-1 en el segundo tiempo (con el Barcelona, el Villarreal y el Elche) y en dos debió nivelar un resultado adverso: 2-2 en Girona y 1-1 con el Qarabag.