Ricardo Muti, premio Príncipe de Asturias de las Artes

Dirigió durante 20 años La Scala de Milán

Plantó cara al Gobierno de Italia por los recortes en Cultura

Actualmente dirige la Orquesta Filarmónica de Chicago

04.05.2011 - 14:47 h

luis.moras@telemadrid.es

La Encuesta de Telemadrid

¿Para combatir la corrupción te muestras a favor de la eliminación de los billetes de 500 euros?
¿Para combatir la corrupción te muestras a favor de la eliminación de los billetes de 500 euros?
Si
80%
No
20%

El director de orquesta napolitano Riccardo Muti, que durante casi veinte años estuvo al frente de la Orquesta Filarmónica della Scala de Milán, ha sido galardonado hoy con el Premio Príncipe de Asturias de las Artes 2011. El premio se concede porque transmite al público "el mensaje intemporal de la música y por su trayectoria de dimensión universal vinculada con los mejores teatros del mundo", así como "por su vocación investigadora y su formación humanística".

Riccardo Muti nació en Nápoles (Italia) en julio de 1941, estudió piano en el Conservatorio di San Pietro a Majella de su ciudad natal y más tarde composición y dirección de orquesta en Milán, antes de ser director del Mayo Musical de Florencia, de la Filarmonía de Londres y de la Orquesta de Filadelfia. De 1986 a 2005 fue director musical de la Scala de Milán y desde enero de 2010 dirige la Orquesta Sinfónica de Chicago. Además, ha sido director invitado desde hace cuatro décadas del Festival de Salzburgo, de las filarmónicas de Berlín y Viena.

Aunque reside en Chicago (Estados Unidos), las apariciones de Muti en Italia son incontables tanto en la ópera de Roma, como en el Teatro San Carlo de Nápoles o en la Scala de Milán, donde se le admira a pesar de su carácter intransigente cuando dirige. Recibió lecciones de dirección orquestal de Arturo Toscanini y se caracteriza por el respeto a los compositores y a las partituras originales en obras de Verdi, al que considera inmortal e intocable. En sus palabras, "Verdi expresa sentimientos humanos que no son de ayer, de hoy, o de mañana, sino de siempre (...) porque Verdi habla al hombre, no de una época, sino de siempre".