Novias robadas

01.12.2010 - 13:18 h
REDACCIÓN

La Encuesta de Telemadrid

¿Para combatir la corrupción te muestras a favor de la eliminación de los billetes de 500 euros?
¿Para combatir la corrupción te muestras a favor de la eliminación de los billetes de 500 euros?
Si
96.7%
No
3.3%

Chechenia. El Cáucaso: una zona del mundo con sus propias leyes y costumbres ancestrales. Algunas de esas costumbres son extrañas y salvajes, pero en una ciudad como Grozny, la capital, asolada por décadas de guerra, pocos se extrañan cuando los hombres con dinero y poder se encaprichan de jóvenes atractivas, las secuestran en mitad de la noche y las obligan a casarse bajo amenaza de muerte. Todo ello con la bendición de los mulás, líderes religiosos locales, que hacen de intermediarios con la familia de las secuestradas e incluso ofician las ceremonias de matrimonio. Ante este drama, ninguna autoridad civil interviene; la policía no mueve un dedo; todos miran hacia otro lado, con tal de que se mantenga la paz entre los clanes locales.

“Novias robadas” es un documental de la BBC que expone la tragedia de cientos de jóvenes, muchas de ellas apenas adolescentes, que se ven arrancadas del seno de sus familias y son víctimas de los denominados “matrimonios por secuestro”.

El procedimiento es casi siempre el mismo: un hombre, joven o viejo, bien soltero o bien casado ya con una o varias esposas, un hombre que, en todo caso, cuenta con gran influencia en la comunidad, detecta a una joven que le atrae; puede ser su vecina, o la hija de un clan rival, o una muchacha ya prometida que ha visto por casualidad en una localidad cercana … La cuestión es que ese hombre, poderoso y rico, no quiere esperar, no quiere someterse al tedioso proceso de un hipotético cortejo, no puede arriesgarse a que el objeto de su deseo y su capricho le sea arrebatado por otro varón más influyente o ávido que él; en consecuencia, ese hombre paga para que alguien secuestre a la adolescente en cuestión y la lleve ante sí y ante el mulá local para oficiar rápidamente el matrimonio. Todo este proceso dura apenas horas. El enlace, forzado y siempre bajo amenaza, se convierte de la noche a la mañana en un hecho consumado sin vuelta atrás. Muchas de las jóvenes –para hacer todavía más “irreversible” y macabro el proceso- son violadas por sus futuros maridos previamente a celebración de la ceremonia.

Este salvaje protocolo está tan asimilado por la población local como una costumbre específicamente chechena que, para la grabación de “Novias robadas”, un equipo de la BBC ha realizado con toda normalidad un seguimiento en tiempo real a varias de estas infortunadas jóvenes. Con el consentimiento de los mulás y de las propias familias de los secuestradores, una cámara ha entrevistado a las novias, sumidas en el desconcierto y la congoja en mitad de la noche, a la espera de la consumación de una ceremonia que las encadenará para siempre a un hombre al que ni siquiera conocen.

Amargura e infelicidad la mayoría de las veces, triste resignación en otras ocasiones, suicidio en los casos más desesperados… son las consecuencias de esta práctica normalizada que algunas organizaciones de derechos humanos tratan de erradicar del corazón del Cáucaso.