Muere un militar español durante un ataque en Afganistán

Se trata del sargento primero Joaquín Moya Espejo, cordobés de 35 años

internacional

| 06.11.2011 - 18:09 h
REDACCIÓN

La Encuesta de Telemadrid

¿Para combatir la corrupción te muestras a favor de la eliminación de los billetes de 500 euros?
¿Para combatir la corrupción te muestras a favor de la eliminación de los billetes de 500 euros?
Si
96.7%
No
3.3%

Un militar español ha fallecido hoy en Afganistán, al recibir un disparo durante un ataque en las proximidades de la localidad de Ludina contra tropas afganas a las que acompañaba un equipo de instructores españoles, ha informado el Ministerio de Defensa.

Se trata del sargento primero Joaquín Moya Espejo, cordobés de 35 años, que formaba parte de un Equipo Operativo de Asesoramiento y Enlace (OMLT) que instruye al Ejército Nacional Afgano (ANA) en las tareas de despliegue de los militares afganos en la provincia de Badghis.

El suceso se ha producido al noroeste de Ludina, cuando una unidad del Ejército Afgano estaba desplegada en una loma, junto al equipo de mentores españoles y un equipo de tiradores de precisión que protegía a las unidades que progresaban por el valle.

En ese momento se recibió fuego de armas ligeras desde una posición lejana, y el sargento primero Joaquín Moya Espejo, que iba equipado con chaleco antibalas, fue alcanzado en el tórax por un disparo.

El sargento primero fue evacuado en un helicóptero norteamericano al hospital Role 2 de Bala Murghab, y entró en parada cardiorrespiratoria durante el vuelo. Se certificó su fallecimiento cuando llegó al centro hospitalario Role 2 de Bala Murghab.

El fallecido tenía un hijo y estaba destinado en el Regimiento de Infantería Garellano 45, con sede en Vitoria. Sus familiares ya han sido informados de su fallecimiento.

Se trata, según Defensa, del primer militar español fallecido por arma de fuego durante un ataque en los casi diez años de participación de las Fuerzas Armadas españolas en la misión de Afganistán, iniciada en enero de 2002.

Con el de hoy son 98 los militares españoles fallecidos en Afganistán, y también han muerto dos intérpretes.

De los 97 militares fallecidos hasta hoy, 79 fueron en accidentes aéreos (Yak-42 y Cougar), catorce en ataques de los insurgentes (doce de ellos con artefactos explosivos improvisados o IED's), dos en accidentes de tráfico y dos por causas naturales.

La ministra de Defensa, Carme Chacón, se trasladará en las próximas horas a Afganistán, acompañada por el jefe de Estado Mayor de la Defensa (JEMAD), José Julio Rodríguez, para recibir información de primera mano sobre el suceso y acelerar los trámites de repatriación del cuerpo del militar fallecido.

Chacón ha suspendido por esta razón el viaje que tenía previsto hacer mañana a la isla de El Hierro.

LA GUERRA EN AFGANISTÁN DEJA UN BALANCE DE 98 MILITARES ESPAÑOLES MUERTOS

La muerte del sargento primero Joaquín Moya Espejo, de 35 años, eleva a 98 el número de españoles que han perdido la vida desde el inicio del despliegue en Afganistán en 2002. De ellos 95 pertenecían al Ejército, dos a la Guardia Civil y el último era un traductor.

La de Afganistán es la misión que más vidas humanas ha costado a España, seguida de la misión de Bosnia-Herzegovina, con 23 muertos. También es la primera misión donde las tropas españolas han sufrido un atentado suicida.

El primer siniestro se produjo el 26 de mayo de 2003 cuando un avión Yakovlev 42 se estrelló en Turquía y se cobró la vida de 62 militares españoles que regresaban de Afganistán.

En el suceso, el más grave en la historia de las Fuerzas Armadas españolas, perdieron la vida además los trece tripulantes del avión, 12 ucranianos y un bielorruso, con lo que el balance total fue de 75 muertos.

El 16 de agosto de 2005 murieron diecisiete militares españoles cerca de Herat (oeste de Afganistán) al estrellarse el helicóptero en el que viajaban.

Las primeras víctimas españolas de un atentado suicida se produjeron el 9 de noviembre de 2008 cerca de Herat. Ese día la explosión de una furgoneta bomba, que embistió al último blindado de un convoy militar, acabó con la vida del brigada Juan Andrés Suárez García y la del cabo primero Rubén Alonso Ríos. Además otros cuatro militares resultaron heridos en un atentado reivindicado por la insurgencia talibán.

Las últimas víctimas mortales españolas en suelo afgano habían sido el sargento Manuel Argudin Perrino y la soldado Niyireth Pineda Marín, natural de Colombia, que murieron el 26 de junio de este año al explosionar un artefacto al paso del vehículo blindado en el que viajaban, en la localidad de Qala-i-Naw.

España participa en el despliegue de fuerzas internacional ISAF en Afganistán, junto a medio centenar de países, desde enero de 2002. Ésta fue creada en 2001 por mandato de la ONU y está bajo control de la OTAN desde 2003.