Marte llega a Madrid con 'La Conquista de un sueño'

La fascinación que despierta el planeta rojo es la protagonista de esta exposición que se inaugura este martes en la Fundación Telefónica

Esta exposición cuenta con maquetas a tamaño natural y explora algunas de las hipótesis para convertirnos en la primera especie interplanetaria

La NASA prevé el lanzamiento de la primera misión tripulada a Marte para la década de 2030

cultura

| 07.11.2017 - 11:09 h
REDACCIÓN

La Encuesta de Telemadrid

¿Para combatir la corrupción te muestras a favor de la eliminación de los billetes de 500 euros?
¿Para combatir la corrupción te muestras a favor de la eliminación de los billetes de 500 euros?
Si
96.7%
No
3.3%

Llega a Madrid "La Conquista de un sueño", una exposición en la Fundación Telefónica que este martes por la tarde celebra su charla inaugural. La fascinación que despierta el planeta rojo es la protagonista de esta exposición, según sus promotores. La llegada a Marte alimenta con fuerza el poderoso motor de la curiosidad humana que a menudo construye el futuro. Pisar Marte es sin duda el gran reto que la humanidad se ha propuesto para legar a las siguientes generaciones.

En todos los tiempos y culturas, Marte ha sido el planeta que con mayor curiosidad y veneración hemos observado. Fuente de temor y fabulación al mismo tiempo, territorio de “los otros” y destino anhelado para el hombre del futuro, Marte representa en palabras de Carl Sagan “una especie de espacio mítico en el que hemos proyectado todos nuestros miedos y nuestras esperanzas”.

Según sus promotores la llegada a Marte alimenta con fuerza el poderoso motor de la curiosidad humana que a menudo construye el futuro. Es por eso que Marte ha suscitado desde la Antigüedad la curiosidad de sabios y gente de a pie. Según algunos historiadores, el ser humano conoce el planeta rojo desde hace 4500 años, cuando los asirios trataron de registrar su extraña trayectoria.

Esta exposición aborda las raíces de esa fascinación, su impacto sobre la cultura y la ciencia y explora algunas de las hipótesis para convertirnos en la primera especie interplanetaria.

‘Marte. La conquista de un sueño‘ se subdivide en cinco grandes bloques expositivos: ‘Marte. La conquista de un sueño. Una introducción al origen de nuestra fascinación por el planeta rojo; Con la mirada en Marte. El movimiento retrógrado de Marte supuso un reto desconcertante para los astrónomos de todos los tiempos. Solo cuando Copérnico encontró la clave y Kepler la desarrolló terminaron los quebraderos de cabeza; Marte en la imaginación. El impacto de Marte en la cultura (cine, música, literatura, etc.) y la evolución de la concepción de lo marciano como una proyección de las inquietudes de distintas épocas y contextos; Hacia Marte. Todos los hitos en la carrera por pisar Marte y En Marte. El planeta rojo será la próxima gran misión de la humanidad.

La muestra –que podrá visitarse en la cuarta planta de Espacio Fundación Telefónica– incluye algunas piezas de gran valor por su interés histórico o documental. Libros y láminas originales del Museo Copernicano de Roma; un fragmento de un meteorito de Marte, caído el 3 de octubre de 1962 en Nigeria; ilustraciones originales de ‘La Guerra de los Mundos’ del artista brasileño Henrique Alvim Corrêa (Brazilian, 1876-1910), una réplica del primer telescopio de Galileo Galilei, tres maquetas impresas en 3D que recrean posibles habitáculos en colonias en el planeta rojo; una pieza audiovisual envolvente que descubre el atardecer en Marte a partir de imágenes originales de la NASA.

UN MOTOR DE PLASMA PARA LA MISIÓN TRIPULADA EN 2030

La NASA prevé el lanzamiento de la primera misión tripulada a Marte para la década de 2030 y hace pocos días se ha conocido que un motor espacial avanzado concebido para llevar humanos a Marte ha batido los récords de corriente, potencia y empuje para un dispositivo de este tipo, conocido como propulsor Hall, cuyo desarrollo ha sido liderado por Alec Gallimore, profesor de ingeniería aeroespacial de la Universidad de Michigan.

Los propulsores Hall ofrecen una propulsión de naves espaciales basada en plasma excepcionalmente eficiente acelerando pequeñas cantidades de propulsor muy rápidamente utilizando campos eléctricos y magnéticos. Pueden alcanzar velocidades máximas con una pequeña fracción del combustible requerido en un cohete químico.

"Las misiones de Marte están en el horizonte, y ya sabemos que los propulsores Hall funcionan bien en el espacio", señala Gallimore. "Se pueden optimizar para transportar equipos con energía mínima y propulsor en el transcurso de alrededor de un año o para llevar a la tripulación a Marte mucho más rápido", añade.

El desafío es hacerlos más grandes y más poderosos. El X3, un propulsor Hall diseñado por investigadores de la Universidad de Michigan, la NASA y la Fuerza Aérea de Estados Unidos., rompió el récord de empuje anterior establecido por un propulsor Hall, llegando a 5.4 newtons de fuerza en comparación con 3.3 newtons. La mejora en el empuje es especialmente importante para la misión tripulada: significa aceleración más rápida y tiempos de viaje más cortos. El X3 también duplicó con creces el registro de corriente de operación (250 amperios contra 112) y funcionó a una potencia ligeramente más alta (102 kilovatios frente a 98).

PROTOTIPOS DE LOS MOTORES DE MARTE

El X3 es uno de los tres prototipos de "motores de Marte" que se convertirán en un sistema de propulsión completo con financiación de la NASA. Scott Hall, un estudiante de doctorado en Ingeniería aeroespacial en la Universidad de Michigan, llevó a cabo las pruebas en el Centro de Investigación Glenn de la NASA en Cleveland, junto con Hani Kamhawi, un científico investigador de este centro que ha estado muy involucrado en el desarrollo del X3. Los experimentos fueron la culminación de más de cinco años de construcción, prueba y mejora del propulsor.

El centro Glenn de la NASA, que se especializa en propulsión eléctrica solar, es actualmente el hogar de la única cámara de vacío en los Estados Unidos que puede manejar el propulsor X3. El propulsor produce tanto escape que las bombas de vacío en otras cámaras no pueden mantener el ritmo. Entonces, el xenón que ha sido disparado por la parte posterior del motor puede regresar a la pluma de plasma, enturbiando los resultados. Pero a partir de enero de 2018, una actualización de la cámara de vacío en el laboratorio de Gallimore permitirá realizar pruebas X3 directamente en la Universidad de Michigan.

Por ahora, el equipo del X3 aprovechó una ventana de prueba desde finales de julio hasta agosto de este año, comenzando con cuatro semanas para instalar el soporte de empuje, montar el propulsor y conectar el propulsor con xenón y suministros de energía eléctrica. Hall había construido un soporte de empuje personalizado para soportar el peso de 500 libras del X3 y resistir su fuerza, ya que los soportes existentes colapsarían debajo de él. A lo largo del proceso, Hall y Kamhawi fueron apoyados por investigadores, ingenieros y técnicos de la NASA.

"El gran momento es cuando cierras la puerta y bombeas la cámara", asegura Hall. Tras 20 horas de bombeo para lograr un vacío espacial, Hall y Kamhawi pasaron 12 horas diarias probando el X3. Incluso pequeñas roturas se sienten como grandes problemas cuando lleva días llevar gradualmente el aire a la cámara, hacer la reparación y expulsar el aire nuevamente. Pero a pesar de los desafíos, Hall y Kamhawi llevaron al X3 a su récord de potencia, corriente y empuje durante los 25 días de prueba.

De cara al futuro, el X3 finalmente se integrará con los suministros de energía en desarrollo por Aerojet Rocketdyne, un fabricante de propulsión de cohetes y misiles y líder en la subvención del sistema de propulsión de la NASA. En la primavera de 2018, Hall espera estar de vuelta en Glenn con una prueba de 100 horas del X3 con el sistema de procesamiento de energía Aerojet Rocketdyne.