Egipto acude a las urnas con la ilusión de decidir por primera vez su futuro

Varios partidos egipcios denuncian la compra de votos e irregularidades en los comicios

internacional

| 28.11.2011 - 08:55 h
REDACCIÓN

La Encuesta de Telemadrid

¿Para combatir la corrupción te muestras a favor de la eliminación de los billetes de 500 euros?
¿Para combatir la corrupción te muestras a favor de la eliminación de los billetes de 500 euros?
Si
96.7%
No
3.3%

Los egipcios acudieron hoy a las urnas con la esperanza de que por primera vez su voto sirva para decidir el futuro del país, en unas cruciales elecciones legislativas que se desarrollaron con tranquilidad pese a los temores a un repunte de la violencia.

La incertidumbre de los últimos días, marcados por protestas para exigir la renuncia de la Junta Militar que han dejado más de 40 muertos, no desanimó a los electores, que depositaron sus papeletas con la ilusión propia de los primerizos.

Estos comicios para elegir el Parlamento son los primeros tras la caída del régimen de Hosni Mubarak, en febrero pasado, y se presentan también como los primeros libres en la historia del país, donde la mayoría de sus 80 millones de habitantes no había ejercido nunca su derecho al voto.

Desde primera hora de la mañana, cientos de personas aguardaron con paciencia largas colas, incluso antes de la apertura de los colegios, para no perder su oportunidad de participar en la "fiesta de la democracia".

"La votación de hoy es muy diferente respecto a la de otros años porque por primera vez votamos de verdad", aseguró a Efe la joven Fatma Faruk, que se cubría el cabello con el "hiyab" o pañuelo islámico y sufragó por el Partido Libertad y Justicia (PLJ) de los Hermanos Musulmanes, el favorito de los comicios.

De igual manera se expresó Bahat Nagui, que apoya a los liberales Egipcios Libres y que explicó que todos sus conocidos han acudido a las urnas porque ahora votan de "forma democrática", mientras que antes "el resultado estaba al cien por cien decidido".

Aunque el ambiente en los colegios, vigilados por la policía y el ejército, era predominantemente pacífico y no se registraron graves problemas de seguridad, la jornada se vio ensombrecida por las infracciones electorales, denunciadas por los partidos políticos y constatadas por Efe.

El presidente de la Comisión Electoral egipcia, Abdelmoaiz Ibrahim, reconoció irregularidades, entre ellas el reparto de propaganda electoral en los centros de votación, pero aseguró que estas "no afectan al proceso electoral".

Todo comenzó con la apertura tardía de varios colegios electorales, lo que llevó a la Junta Electoral a extender el horario de votación en los mismos, y continuó con algunas prácticas que recordaron a los comicios de la época de Mubarak, tachados siempre de fraudulentos.

El director de Operaciones del partido Egipcios Libres -el más importante del laico Bloque Egipcio-, Walid Daudi, explicó a Efe que su formación constató "muchísimas irregularidades", entre ellas "la compra de votos y la existencia de papeletas falsas".

Estas infracciones pudieron ser comprobadas por periodistas de Efe, que vieron cómo un hombre entregaba dinero de forma subrepticia a una persona que acaba de depositar sus papeletas en el colegio Samaya del popular barrio cairota de Bulaq.

Además, la mayoría de los partidos repartieron panfletos y coches equipados con altavoces pedían el voto para determinados candidatos, aunque estás prácticas están prohibidas por ley.

El propio secretario general del PLJ, Saad el Katatni, reconoció a Efe que "todos los partidos distribuyeron folletos", aunque destacó que la jornada fue una "fiesta de la democracia" y sentó las bases para la transición en el país.

El Bloque Egipcio, que se mostró "contento por la intensa participación", pidió a las autoridades electorales y a la Junta Militar que "asuman sus responsabilidades para poner fin a las violaciones".

Pese a todo, el funcionario Tayeb Ahmed, de 63 años, al igual que muchos otros de sus compatriotas, consideró que "la gente confía en los Hermanos Musulmanes" y quiere ser gobernada por "alguien que diga la verdad".

Para Ahmed, los egipcios tienen que ejercer su derecho al voto porque "si la gente no participa en las elecciones, no habrá organización ni gobernantes", según dijo a Efe.

Esta opinión no era compartida por muchos de los acampados en la emblemática plaza Tahrir, epicentro de la revolución egipcia y de las recientes protestas contra la Junta Militar, que se debatían entre la abstención y el voto.

"Pensaba ir mañana a votar a Alejandría, pero estamos viendo tantas irregularidades que ahora se me están quitando las ganas", dijo a Efe Hisham Ezat, miembro de la llamada Coalición de Jóvenes de la Revolución.

Estas históricas elecciones, que se prolongarán hasta marzo, se celebran en tres vueltas, y a la primera de ellas, que continúa mañana, están llamados a votar más de 17 millones de egipcios en nueve provincias, entre ellas El Cairo y Alejandría.

Pese al complicado proceso electoral, las infracciones y las dudas de algunos sobre la tutela de los dirigentes castrenses, los egipcios votaron hoy con la ilusión y la esperanza de que la transición de este país siga su curso.