Las tapas más ligeras son compatibles con una alimentación sana

Chips vegetales, vasitos de gazpacho o pinchos de pescado, alternativas saludables para la hora del aperitivo

El Gobierno ha puesto en marcha los trámites para declarar las tapas Patrimonio Cultural Inmaterial

16.06.2016 - 12:45 h
REDACCIÓN

La Encuesta de Telemadrid

¿Para combatir la corrupción te muestras a favor de la eliminación de los billetes de 500 euros?
¿Para combatir la corrupción te muestras a favor de la eliminación de los billetes de 500 euros?
Si
80.4%
No
19.6%

Salir de tapas es, sin duda, una seña de identidad de la gastronomía española. Tanto que el gobierno acaba de iniciar los trámites para declararlas Patrimonio Cultural Inmaterial. Hoy se cerebra el Día Mundial de la Tapa, y en España compañias como Iberia las sirven a sus pasajeros.

Dicen los expertos que el tapeo y el cuidado de nuestra alimentación son compatibles siempre que se sepa escoger los alimentos y las bebidas correctas. Los nutricionistas nos dan las claves para tapear de forma saludable.

El aperitivo se asocia normalmente a la idea de una comida ligera previa al almuerzo, un momento social para compartir con familiares y amigos, especialmente ahora que llega el buen tiempo.

El problema es que, muchas veces, esa comida se alarga y con frecuencia se convierte en una comida principal, que incluye alimentos demasiado calóricos. ¿Significa esto que quien desea cuidar la línea debe renunciar a la hora del aperitivo? No necesariamente, lo importante es optar por alternativas saludables.

LAS TAPAS MÁS LIGERAS

Son lógicamente, las que tienen como ingrediente principal vegetales, pescados, mariscos y poco contenido graso son siempre las más aconsejadas. Pero no sólo hay que prestar atención a los productos en sí, sino también el método de cocción empleado: así por ejemplo, las frituras aportan más calorías y grasas no aconsejadas, en cambio las tapas que se cocinan a la plancha, grill o se elaboran simplemente a base de ingredientes frescos (sin cocción) son más sanas y nutritivas.

Si queremos cuidar la línea es preferible dejar de lado las tapas a base de pan o masas y priorizar aquellas tapas que tienen como base vegetales, los pinchos (por ejemplo, los elaborados con encurtidos y pescados en conserva están deliciosos y su aporte calórico no es alto), y también por aquellas propuestas que, en lugar de pan como base, se presentan en cucharitas de aperitivo.

A nivel nutritivo: Las tapas elaboradas con verduras nos aportarán vitaminas y antioxidantes; las que tienen pescados azules como salmón, anchoa, atún, serán una magnífica fuente proteínas y de Omega 3.

Algunos ejemplos de tapas saludables pueden ser vasitos de gazpacho, pinchos con vegetales, pescado, pollo o mariscos; revueltos de vegetales; pimientos rellenos; escalibada; guacamole con gambas; pulpo a la gallega, encurtidos, etc.

CHIPS VEGETALES, UNA MAGNÍFICA ALTERNATIVA

Dentro de las tapas vegetales que acabamos de mencionar, una opción recomendable son los chips vegetales. Se pueden realizar con zanahoria, remolacha, rabanitos, calabacín, calabaza nabo, etc. Se deben cortar muy finitos con mandolina o con un cuchillo bien afilado.

Se cocinan al horno o en microondas y así resultarán más sanos que friéndolos. Acompañan muy bien una ensalada, salsas, salteados de verduras, o solos como un tentempié muy saludable.

Las olivas son una de las opciones más habituales a la hora del aperitivo, las verdes en salmuera tienen menos calorías que las negras en salmuera. Si se consumen aliñadas con aceite y especias su contenido graso será mayor y, como consecuencia, aportarán más calorías.

El hummus y el guacamole son dos salsas muy ricas, nutritivas y versátiles, por tanto se aconsejan para preparar tapas, acompañar crudités de verduras o chips vegetales.

LOS QUESOS

Los quesos en general tienen proteínas de muy buena calidad, calcio y grasas saturadas, que no son tan aconsejadas. Las calorías son diferentes si se trata de un queso crema o un queso seco, porque éste último, al tener menos agua, concentra las calorías y contiene mayor proporción de grasas saturadas, por lo que se aconseja más un queso crema.

La industria elabora quesos frescos con 0% de grasa hasta 15-17%, en cambio un queso seco puede tener hasta un 45% de grasas. Es importante destacar que al quitar grasas no se pierde calcio, ya que es un alimento fuente de este mineral.