La verdadera historia de la Unión Soviética

23.11.2010 - 19:03 h
REDACCIÓN

La Encuesta de Telemadrid

¿Para combatir la corrupción te muestras a favor de la eliminación de los billetes de 500 euros?
¿Para combatir la corrupción te muestras a favor de la eliminación de los billetes de 500 euros?
Si
96.7%
No
3.3%

Esta semana, Treinta Minutos ofrece el documental titulado “La verdadera historia de la Unión Soviética” (“Soviet Story”, 2008, Edvins Snore), un film de investigación histórica que explica documentadamente algunos de los más siniestros episodios del siglo XX: los crímenes cometidos por la Unión Soviética desde su nacimiento con Lenin, las masacres perpetradas por Stalin en los años 30 (como la hambruna de Ucrania que costó 7 millones de muertos), las relaciones de amistad entre el NKVD (futura KGB) y las SS nazis ya iniciada la Segunda Guerra Mundial, el oscuro suceso de la masacre de los bosques de Katyn (Polonia), y los inhumanos experimentos médicos realizados en el Gulaj para buscar el ideal de “hombre nuevo”. Sin embargo, la tesis más espeluznante que planea a lo largo del documental es la idea de la complicidad ideológica entre la Unión Soviética con las autoridades nazis que derivaría en la posterior ejecución del Holocausto: para acreditar dicha tesis “La verdadera historia de la Unión Soviética” aporta fotografías nunca antes mostradas al público realizadas por Heinrich Hoffmann, el fotógrafo personal de Hitler y presenta varios documentos nazis hallados por el autor de la película en el Archivo Político del Ministerio Alemán de Asuntos Exteriores.

“La verdadera historia de la Unión Soviética” contrasta el paralelismo entre las dos ideologías totalitarias que más muertes han causado en la Historia de la Humanidad: el nazismo y el comunismo. En ambos casos –se explica en el documental- se trata de crear un “Nuevo Hombre”. Esto implica que ninguno de esos dos sistemas están de acuerdo con la naturaleza del ser humano, tal y como es: en el primer caso –el nacional socialismo- se basa en la biología (racismo) para tratar de extirpar a los individuos que no encajan con el ideal ario. En el otro caso –el comunismo- se basa en la depuración de individuos indeseables mediante otra ciencia, la sociología. Ambos totalitarismos, pues, fundamentarían sus respectivas atrocidades en supuestos y falsos fundamentos científicos. Así, para la obtención del “Hombre Nuevo” en una perfecta sociedad futura, todo estaría permitido: el asesinato masivo –de razas, de enemigos políticos, de “indeseables”, de “inadaptados”, el genocidio, en definitiva, sería un método más.

El documental argumenta que la siniestra ideología del nacional socialismo que propugnó Hitler gozó de notable apoyo durante los años 30 por parte de los intelectuales de izquierda europeos. George Bernard Shaw, por ejemplo, instó a los científicos en un periódico londinense a que se inventase un gas indoloro para exterminar a los parásitos de la sociedad. Diez años después, los nazis crearían dicho gas: lo llamarían Zyklon-B. En el documental se explica –no obstante- que, tiempo después, Bernard Shaw y otros intelectuales de izquierdas sí se opondrían a Hitler: no tanto por motivos estrictamente morales, sino porque el Führer había deformado, hasta hacerlo irreconocible, la idea del exterminio selectivo: no era –según estos intelectuales de izquierda- una raza lo que había que extirpar de la faz del mundo, sino determinados elementos “de clase”.

Más allá de la colaboración inicial de Hitler y Stalin, de los pactos y la camaradería de los oficiales del Ejército Rojo y los jerarcas nazis, más allá de las masacres masivas de enemigos políticos de la Revolución, de las deportaciones, de la persecución sistemática y del genocidio atribuido a Josep Stalin como líder absoluto de la Unión Soviética, el documental realiza una durísima crítica hacia el sistema comunista como método en sí, al margen de la infamia que supuso el culto a la personalidad: el sistema en sí –no ya su correcta o incorrecta aplicación- es lo que, según “La verdadera historia de la Unión Soviética”, constituiría una de las mayores perversiones ideológicas, junto con el nazismo, que ha concebido el ser humano.

“La verdadera historia de la Unión Soviética” ha obtenido importantes galardones, como el Mass Impact Award del Boston Film Festival.