Una comitiva de dragones ruge en Madrid para celebrar el Año Nuevo Chino

Un desfile amenizado con espectáculos de danza española y canciones de la cultura china

cultura

| 21.01.2012 - 14:36 h
REDACCIÓN

La Encuesta de Telemadrid

¿Para combatir la corrupción te muestras a favor de la eliminación de los billetes de 500 euros?
¿Para combatir la corrupción te muestras a favor de la eliminación de los billetes de 500 euros?
Si
80.4%
No
19.6%

Una comitiva de dragones ha recorrido hoy el centro de Madrid para celebrar el Año Nuevo Chino, que en esta edición está precisamente dedicado al Dragón, símbolo de buena suerte y guardián de los tesoros y la sabiduría.

La Puerta del Sol ha sido el punto de partida de un vistoso desfile organizado por diversas asociaciones de chinos en España, con ropajes coloristas y música.

Integrantes de esas asociaciones han "bailado" los dragones por las calles del centro de Madrid, hasta la Plaza de España, seguidos por la curiosidad de españoles que deambulaban por una de las principales zonas comerciales y de ocio de la capital.

Los tambores de las agrupaciones musicales han servido de rugido de los dragones de papel, llevados por chinos ataviados con atuendos tradicionales de colores vistosos y flanqueados por otros connacionales que bailaban y portaban sombrillas blancas, muy apropiadas en una soleada mañana en Madrid.

El Año del Dragón comienza el 23 de enero de 2012 y durará hasta el 9 de febrero de 2013.

Esta celebración se conoce como Festival de la Primavera y es una de las más importantes de la tradición china, en la que se disparan fuegos artificiales, se realizan visitas familiares y se preparan comidas especiales.

En el caso de Madrid, al desfile de hoy han asistido representantes de la Comunidad de Madrid, del Ayuntamiento de la capital y de la Embajada china.

La programación se desarrollará durante todo el fin de semana en la Plaza de España con espectáculos de música y danza, así como estands de gastronomía y artículos asiáticos.

En la Comunidad de Madrid viven actualmente más de 46.000 chinos y, de ellos, cerca de 30.000 lo hacen en la capital.

EL AÑO NUEVO DEL DRAGÓN

El año del dragón se producirá en la madrugada del 23 de enero y la principal manifestación popular para darle la bienvenida y ahuyentar los malos espíritus serán los petardos y fuegos artificiales, muchos de ellos gigantescos, durante dos semanas.

Al oscurecer, las familias salen espontáneamente a la calle para encender los petardos y fuegos, que sólo se pueden adquirir desde este fin de semana en los quioscos autorizados.

La polémica sobre la manipulación de material pirotécnico, incluso por niños, dio lugar a la prohibición de petardos y fuegos artificiales de 1993 a 2005 en Pekín y otras 300 ciudades, pero desde entonces se reaviva cada año.

Según dijo al oficial "China Daily" un experto de la Academia de Ciencias Sociales de China, que guardó el anonimato, los petardos y fuegos artificiales son motivo de entretenimiento pero entrañan el riesgo de originar graves incendios que causen muertos y heridos.

El día de la entrada del Año del Conejo en 2011 se registraron 5.945 accidentes y unas pérdidas de unos 2 millones de dólares.

Unos 235 millones de personas, una media diaria de 5,88 millones, se desplazan estos días por tren en China para pasar las fiestas con sus familias, lo que implica el 6,1 por ciento más que en 2011, informó el ministerio de Ferrocarriles.

Millones de trabajadores rurales y estudiantes regresan a casa, lo que origina una gran demanda de billetes que obliga a poner trenes suplementarios.

Este año, las dificultades para encontrar un billete, de asiento o de pie, se agravaron porque el ministerio puso en marcha el nuevo sistema de reservas por internet -muy difícil para gente humilde que no tiene ordenador- o por teléfono y han sido numerosas las quejas de que las líneas siempre estaban ocupadas.

Aunque el objetivo oficial era aliviar las largas esperas para adquirir un billete en ventanilla, los fallos en el sistema, reconocidos por el ministerio, y la gran demanda han frustrado las expectativas de muchos viajeros, según los medios oficiales chinos.