La Bolsa española se acerca a su mínimo anual tras caer un 0,23%

La prima de riesgo española cae hasta los 443 puntos

El Ibex 35 cerca de perder los 7.700 puntos

Caida en la Bolsa

economia

| 24.11.2011 - 19:01 h
REDACCIÓN

El Ibex 35 finalmente no ha podido remontar al cierre de sesión las tres caídas consecutivas de esta semana y ha cedido un 0,23%, con lo que ha estado cerca de perder los 7.700 puntos y se ha acercado al mínimo anual, tras la reunión en la que la canciller alemana, Angela Merkel, ha reafirmado su oposición a los eurobonos ante el presidente de Francia, Nicolás Sarkozy.

Y eso que los títulos de los grandes de la banca salvaron el rojo: BBVA ganó un 0,45% y Santander, un 0,41%. Por contra, Telefónica se dejó un 0,5%, Iberdrola, un 0,22%, y Repsol YPF cedió un 0,05%.

Los mayores descensos los protagonizaron Abengoa (-3,80%) y Grifols (-2,67%), mientras que los repuntes los encabezaron IAG (+5,24%) y Gamesa (+1,42%).

En el mercado de deuda pública, la prima de riesgo española se mantenía por debajo de los 448 puntos básicos, aunque la italiana se acercaba nuevamente a los 500 puntos.

En las principales plazas del resto de Europa, sólo el Cac de París se salvó de los recortes, y con un tímido repunte del 0,1%. El PSI de Portugal perdió un 0,9%, el Dax de Francfort, un 0,4%, y el Footsie de Londres, un 0,1%. La Bolsa de Italia cerró plana.

LA PRIMA DE RIESGO ESPAÑOLA CAE HASTA LOS 443 PUNTOS

Las dificultades para alcanzar un acuerdo sobre el papel del Banco Central Europeo (BCE) y la emisión de eurobonos aumentó la presión sobre los mercados de deuda de algunos países, pero no sobre el español, que fue capaz de recortar su prima de riesgo. Al cierre de los mercados, el diferencial entre la rentabilidad de la deuda española y la alemana se acortó hasta los 443 puntos básicos, frente a los 456 de ayer.

En este recorte influyó no solo el leve descenso de la rentabilidad del bono español de referencia, que se situó en el 6,627 por ciento, sino también la fuerte subida de la rentabilidad del bono alemán, hasta el 2,194 por ciento.

El mercado de deuda alemán, tradicional refugio de los inversores que huyen de los países periféricos, está desde ayer sometido a una presión inusitada.

Muchos expertos lo atribuyen al temor creciente entre los inversores de que Alemania no podrá evitar el contagio de la crisis que viven los países del entorno.

Hubo además otros factores que añadieron presión a los mercados, como el resultado de la cumbre celebrada entre Francia, Alemania e Italia y la rebaja de la calificación de la deuda portuguesa.

En una rueda de prensa conjunta con el presidente francés, Nicolás Sarkozy, y el nuevo primer ministro italiano, Mario Monti, la canciller alemana, Angela Merkel, reiteró su rechazo a la creación de eurobonos y a una posible reforma del mandato del BCE para que esta entidad pueda comprar deuda soberana de forma masiva.

Por su parte, la agencia de medición de riesgos Fitch recortó hoy un escalón en la calificación de la deuda soberana de Portugal hasta "BB+", lo que la coloca a nivel de "bono basura", en un día en que el país estaba llamado a la huelga general.

Al cierre de la jornada, Portugal vio como su prima de riesgo subía con fuerza, hasta los 1.001,7 puntos básicos.

En cuanto al resto de naciones periféricas, Italia registró un ascenso hasta los 491 puntos básicos, después de que la rentabilidad de su deuda superara de nuevo el 7 por ciento y se colocara en el 7,107 por ciento. La de Irlanda ascendía a los 744 puntos y la de Grecia hasta los 2.768 puntos.