Jerusalén refuerza la seguridad ante la Marcha del Orgullo

Marcha del orgullo gay en Jerusalén

03.08.2017 - Actualizado: 13:03 h

AGENCIAS

La Encuesta de Telemadrid

¿Para combatir la corrupción te muestras a favor de la eliminación de los billetes de 500 euros?
¿Para combatir la corrupción te muestras a favor de la eliminación de los billetes de 500 euros?
Si
96.7%
No
3.3%

La Policía israelí ha empezado a reforzar la seguridad en Jerusalén para proteger la Marcha del Orgullo, que tendrá lugar bajo fuertes medidas de protección por la oposición de extremistas ultraortodoxos judíos, uno de los cuales atacó el desfile hace dos años y mató a una adolescente.

"Se ha destacado a más policías dentro y alrededor de la zona en que tendrá lugar la marcha, para patrullar las calles e impedir incidentes", explicó a Efe el portavoz policial Micky Rosenfeld.

En los últimos días, agentes de seguridad han recorrido los edificios en las calles del centro de la ciudad que acogerá la marcha para apuntar los nombres de quienes viven o trabajan allí y permitirles cruzar las barreras que se colocarán entre hoy y mañana para impedir el paso a personas no autorizadas.

La Casa Abierta del colectivo LGTB (lesbianas, gais, transexuales y bisexuales) en Jerusalén repartirá brazaletes entre sus seguidores para que puedan pasar el cerco policial y participar en el evento, mucho menos festivo y más sobrio que otras celebraciones del Orgullo en el mundo, incluido la gran fiesta de Tel Aviv.

En Jerusalén, ciudad santa para las tres religiones monoteístas, buena parte de sus residentes son practicantes.

"El tema principal del encuentro de este año será la religión en el mundo LGTB y, también, derechos como el de la adopción en un país donde no hay separación entre Estado y religión" en materia de familia, dijo a Efe un portavoz de la Casa Abierta.

La marcha coincide con la publicación de una decisión del Tribunal Supremo sobre la posibilidad de las parejas LGTB de tener descendencia por maternidad subrogada.

Si el fallo es positivo, "convertirá el desfile en una gran fiesta", aseguró el portavoz.

Hace dos años, un extremista ultraortodoxo hirió a media docena de asistentes al Orgullo a puñaladas y mató a una participante, la adolescente Shira Banki.

La vertiente más extrema del judaísmo condena cada año la marcha y considera "una abominación" que se celebre en Jerusalén.

La Policía cacheará a todos los que deseen participar, informó hoy el digital "Ynet", y agentes de paisano estarán desplegados a lo largo del trayecto, que recorrerá desde el parque de la Campana hasta el de la Independencia, atravesando las céntricas calles de Rey Jorge, Hillel y Keren Hayesod.