Guerra dice que el texto "mejoró muchísimo" con la negociación

Méndez defiende Europa como "alternativa" para luchar contra la crisis

nacional

| 04.09.2011 - Actualizado: 15:16 h
REDACCIÓN

La Encuesta de Telemadrid

¿Para combatir la corrupción te muestras a favor de la eliminación de los billetes de 500 euros?
¿Para combatir la corrupción te muestras a favor de la eliminación de los billetes de 500 euros?
Si
96.7%
No
3.3%

El presidente de la Fundación Pablo Iglesias, Alfonso Guerra, ha reconocido este domingo que el texto sobre la reforma constitucional para fijar el límite de gasto "ha mejorado muchísimo" durante el proceso de negociación con los grupos y ha advertido de que, en caso de no haberlo llevado a cabo, "los poderosos" hubieran "arrasado" el país.

Guerra, que ha tomado parte este domingo en la fiesta minera asturleonesa organizada por la SOMA-FIA-UGT en Rodiezmo (León), ha puesto de manifiesto que el texto "se ha mejorado muchísimo con la negociación" y ha aclarado que, pese a que "algunos gobiernos" están "encantados" de tener "poco margen", otros "tienen que tragarse la píldora" de lo que "no les gusta" porque, en caso contrario, "los poderosos arrasarían el país".

Tras apostar por "decir la verdad" y no "engañar a la gente", rechazó que se haya roto el consenso constitucional y contrapuso las posiciones de la "derecha", que "aplaudía" por estar "encantada" con los recortes, y el PSOE, que considera que si no se llevan a cabo los cambios "los poderes económicos van a arrasar el país" y "hundirlo como a Grecia".

A su juicio, el presidente del BCE toma decisiones políticas "por su cuenta" y "manda cartas" a los presidentes del Gobierno europeos para decirles "lo que tienen que hacer en materia laboral" y "exigirles y amenazarles" con una intervención económica por lo que, para evitarla, se ha procedido a modificar la Constitución.

Para Guerra es "imposible" exigir a pueblos que eliminen déficit y a la vez crezcan económicamente para eliminar la deuda, punto en el que situó el futuro de Grecia --"no van a pagar porque no pueden"-- aunque sí reconoció la necesidad de hacer recortes, punto en el que ironizó sobre la posibilidad de cambiar profesores por canales autonómicos de televisión.

"Yo soy contrario a llevar déficit cero a la Constitución (...). Puede haber un pequeño déficit pero para solucionar problemas urgentes de la gente", señaló antes de añadir que, en el escenario del capitalismo del siglo XXI, "los poderosos han decidido cambiar el centro de gravedad del capitalismo" ya que saben "que ganan mucho más dinero especulando con acciones y monedas".

La "codicia de unos pocos" es, por tanto, la causa de una crisis que hace que la actual sea una época "difícil y dura para los humildes, pobres y trabajadores" en la que muchos "enemigos de los humildes" se han "adueñado de muchos resortes de poder".

"Estamos en guerra, no de un estado contra otro sino de la economía contra los pueblos, de quienes la dominan contra los pueblos (...) Han descubierto que hay maneras de ganar mucho dinero sin tener las molestias de los trabajadores", aseveró antes de recordar que se "atosiga" a los pueblos europeos y se "deja al margen" a sus gobiernos".

Por ello, abogó por "convencer a los demás" de que "hay que saber poner el tino, la diana donde hay que disparar políticamente" ya que "el enemigo es la derecha que toma los recortes como un placer porque lleva lo publico a lo privado y hace negocio".

El paro, por último, es el "gran drama" a combatir y, aunque en el futuro las perspectivas a corto y medio plazo en el mundo "son malas", la solución, consideró, no llegará de la mano de los "conservadores".

"la crisis que padece el mundo es por la aplicación de las ideas conservadores, de la derecha", aclaró Guerra, quien defendió su presencia en Rodiezmo por una cuestión sentimental: "vengo porque amo a mi país, quiero a España, pero también a mi tierra, Andalucía y a mi segunda tierra, Asturias".

Méndez (UGT) defiende Europa como "alternativa" para luchar contra la crisis

El secretario general de la UGT, Cándido Méndez, ha asegurado hoy en Rodiezmo (León) que se "declara defensor de Europa" ya que la "alternativa" se encuentra a ese nivel, porque "no hay un país que en sí mismo, ni siquiera Alemania", pueda afrontar la lucha contra la crisis "por sí mismo".

Méndez ha afirmado en el acto político sindical de la XXXII Fiesta Asturleonesa de Rodiezmo que el poder político "sigue recluido en lo nacional", mientras que el poder económico se "ha globalizado", por lo que ha opinado que la solución a la crisis se encuentra en la Unión Europea, pero "con una política distinta".

Por este motivo, ha asegurado que esa política debe ir encaminada en el sentido de que ningún país se quede "al albur", como el caso de Grecia, que "no cumplirá" las condiciones de su rescate económico porque "es un plan más duro que el de Alemania" con el tratado de Versalles tras la I Guerra Mundial.

"Por ahí no van las alternativas", ha sentenciado el líder de UGT, quien ha señalado que "hay que construir más Europa", definir el mercado de los Eurobonos, evitar las especulaciones e invertir para cohesionar el continente en defensa del estado de bienestar con un presupuesto mayor que el actual, "que es una vigésima parte" que el de Estados Unidos.

Por otro lado, Cándido Méndez ha pedido una reforma "profunda" del sistema fiscal del país, ya que en el año 2050, por cada pensionista español sólo habrá dos trabajadores que coticen, por lo que ha defendido la reforma del sistema de pensiones, a pesar de que se haya "criticado mucho" el papel de los sindicatos, aunque ha dicho que UGT "ha estado donde tenía que estar"

En cuanto a la reforma constitucional para modificar el techo de déficit nacion

al, Méndez ha explicado que UGT es "partidaria de la estabilidad", pero es algo que "se puede conseguir reduciendo el gasto y aumentando los ingresos".

También ha señalado que ya que se han tomado medidas anteriormente en ese sentido para "tranquilizar a los mercados" como el Plan de Ajuste, la congelación de las pensiones, la reducción del cinco por ciento del sueldo a empleados públicos o la Reforma Laboral y "la situación no ha ido a mejor".

Por ello, Cándido Méndez ha manifestado que tanto el PSOE como el PP están "desautorizados por la realidad" por incorporar este supuesto a la "ley de leyes" que es la Constitución, que supone un "acto de sumisión de la política a la ideología que nos ha traído a esta situación con un costo político y democrático que perdurará en el tiempo".

Un "pacto de Estado a última hora", que ha lamentado que se haya hecho "de esta forma y de esta manera"; ha criticado que el Partido Popular no haya echado "una mano antes", en este proceso de reforma que "no estaba en ningún programa", por lo que es "lógico" que "la gente esté inquieta".

Además, ha criticado los recortes en Educación que se están planteando con "argumentos muy perversos" y ha advertido de que "los hijos y las hijas de la clase trabajadora no son mercancía barata", a la vez que ha opinado que "todavía hay gente que no le gusta que los hijos de los trabajadores sean titulados superiores".