Eva Longoria y Olivia Wilde deslumbran en la alfombra roja de Los Angeles

La protagonista de "Tron: Legacy",apostó por un palabra de honor de Marchesa

cultura

| 17.01.2011 - 10:58 h
REDACCIÓN

La Encuesta de Telemadrid

¿Para combatir la corrupción te muestras a favor de la eliminación de los billetes de 500 euros?
¿Para combatir la corrupción te muestras a favor de la eliminación de los billetes de 500 euros?
Si
96.7%
No
3.3%

La alfombra roja de los premios Globos de Oro se llenó de celebridades dos horas antes del comienzo de la gala y los vestidos de las actrices Eva Longoria y Olivia Wilde se llevaron las mayores alabanzas.

Longoria, superado su reciente divorcio del baloncestista francés Tony Parker, lució un vestido negro escotado de Zac Posen, con un detalle plateado a la altura de la cintura, que despertó gritos de admiración por parte de los espectadores.

Olivia la protagonista de "Tron: Legacy",apostó por un palabra de honor de Marchesa con joyas incrustadas que resultó arriesgado pero favorecedor. Más conservadora pero igual de elegante fue una Natalie Portman premamá, con un vestido rosa palo de Victor & Rolf, con una rosa incrustada en pedrería.

El negro y los plateados fueron la tendencia en la alfombra roja, gracias sobre todo a las elecciones de Julia Stiles, Gia Mantegna, Kelly Osbourne, Melissa Leo, espectacular con un Marc Bouwer con brillos, y Jennifer Lawrence, radiante de Louis Vuitton.

Las excepciones a la sobriedad llegaron de la mano de Jennifer Love Hewitt, con un distinguido Ramona Keveza blanco; Gabourey Sidibe, desenfadada y natural, con un vestido púrpura con detalles dorados; Edie Falco, estupenda con un Valentino rojo; January Jones, con un Versace rojo, y Helena Bonham-Carter, provocadora con un vestido floral y zapatos de distintos colores.

Angelina Jolie y Catherine Zeta-Jones, dos de las más solicitadas por los medios, apostaron por diferentes tonalidades de verde.

Asimismo Robert Pattinson, Zac Efron, Justin Bieber y Chris Hemsworth, sin Elsa Pataky, fueron los más elegantes entre los hombres.

Al contrario que el año pasado el sol lució durante toda la tarde en Los Ángeles y el ambiente fue de lo más distendido a lo largo de los cerca de 3.000 metros cuadrados por los que se extiende la alfombra roja.