Economía reconoce que ahora es "más difícil" lograr el crecimiento previsto

El crecimiento de la economía española se ralentizó al 0,2 % trimestral y al 0,7 % interanual

economia

| 26.08.2011 - 08:42 h
REDACCIÓN
Más sobre: PIBSuscrbeteSuscríbete

La Encuesta de Telemadrid

¿Para combatir la corrupción te muestras a favor de la eliminación de los billetes de 500 euros?
¿Para combatir la corrupción te muestras a favor de la eliminación de los billetes de 500 euros?
Si
96.7%
No
3.3%

El secretario de Estado de Economía, José Manuel Campa, ha reconocido que la desaceleración económica mundial, y en particular de los países del euro, hace "más difícil" que se pueda lograr la previsión de crecimiento del 1,3 % del PIB en 2011, si bien ha asegurado que "sigue siendo posible" alcanzarlo. En cualquier caso, ha afirmado que el Gobierno no está trabajando en ninguna revisión del cuadro macroeconómico, porque ahora "no corresponde", ya que la actualización de las previsiones se hace habitualmente en presupuestos para el siguiente ejercicio, que este año no se van a presentar por el adelanto de las elecciones generales.

En rueda de prensa para valorar los datos del PIB, ha explicado que el punto de mayor incertidumbre para el segundo semestre del año está en el impacto que sobre las exportaciones y las importaciones tendrá la ralentización económica europea, puesto que el sector exterior constituye "la fuente fundamental" de crecimiento de la economía española.

EL TURISMO, POSITIVO

En este sentido, ha dicho que los indicadores que ya se conocen del tercer trimestre, como órdenes de pedidos o indicadores de confianza, apuntan a que la exportación de bienes y servicios seguirá "el mismo patrón vinculado a la desaceleración" del segundo trimestre. No obstante, ha considerado que con los datos disponibles por el momento cabe esperar que siga siendo "muy positivo" el comportamiento del turismo.

Ante un contexto más adverso, Campa cree que la única respuesta posible es seguir profundizando en reformas que mejoren la flexibilidad y competitividad de las empresas españolas ante el exterior. Por esta razón, ha animado a los agentes sociales a mantener la moderación salarial y a usar el marco legal para desarrollar los mecanismos de flexibilidad interna en el marco de la empresa y adaptar las condiciones del trabajo a unas circunstancias más adversas.

Respecto a la demanda interna, piensa que la evolución va a continuar en línea con las previsiones, que apuntan a una ligera recuperación en la segunda mitad del año. En este sentido, ha destacado el crecimiento trimestral en seis décimas del consumo de los hogares, aunque ha reconocido que es un repunte aún débil que debería ir creciendo en la medida en que siga mejorando la renta disponible de las familias y la confianza.

CRECIMIENTO PERO "DE UNA FORMA MUY SUAVE"

De esta manera, a final de año el consumo contribuirá positivamente al crecimiento pero "de una forma muy suave", en tanto que la contribución del sector público seguirá siendo negativa por el proceso de consolidación fiscal que ha llevado a recortar los gastos. La aportación de la inversión también será negativa, pero menos, por la moderación del ajuste en la construcción. Campa ha señalado que sin la contracción del sector constructor ni el proceso de reducción del déficit público la economía española estaría creciendo a una tasa de alrededor del 2 %, en línea con su potencial

LOS DATOS DE CRECIMIENTO EN ELS EGUNDO TRIMESTRE

El consumo de los hogares cayó en el segundo trimestre un 0,2 % interanual y volvió a contraerse por primera vez desde el primer trimestre de 2010, lo que, unido al descenso del gasto de las administraciones públicas y al retroceso de la inversión, ha provocado la desaceleración de la economía.

El Instituto Nacional de Estadística (INE) ha confirmado hoy que el crecimiento de la economía española se ralentizó al 0,2 % trimestral y al 0,7 % interanual, según adelantó la semana pasada. Asimismo, el INE ha revisado una décima al alza el crecimiento del primer trimestre, hasta el 0,4 % trimestral y el 0,9 % interanual, con lo que la desaceleración del segundo trimestre es aún mayor.

APORTACIÓN POSITIVA DEL SECTOR EXTERIOR

El crecimiento interanual hasta junio es consecuencia de la aportación positiva del sector exterior, que duplicó su contribución al PIB (de 1,3 a 2,6 puntos), lo que permitió compensar el lastre de la demanda nacional sobre la economía española, cuya contribución negativa fue de 1,9 puntos frente a las seis décimas del trimestre anterior. El empleo cayó el 1 % interanual, cuatro décimas menos que en el primer trimestre, lo que supuso la destrucción neta de más de 172.000 puestos de trabajo a tiempo completo en un año.

El INE explica el desfavorable comportamiento interanual del consumo privado en que la comparación se realiza con un periodo en el que se alcanzó el máximo del ciclo del gasto de las familias, que anticiparon decisiones de compra ante la subida del IVA en julio de 2010. Aún así, señala que la remuneración de los asalariados, principal recurso de los hogares para afrontar el gasto en consumo, siguió cayendo en el segundo trimestre (0,5 %) y a mayor ritmo que en el primero.

Sin embargo, cabe destacar que en comparación trimestral el consumo de los hogares repuntó seis décimas entre abril y junio. La inversión aumentó su contracción al 6,7 % y volvió al nivel de caída que registraba hace un año, por el descenso de la inversión en construcción (9,3 %) y en bienes de equipo (3,7 %).

CAE LA INVERSIÓN EMPRESARIAL

La inversión empresarial volvió a caer por primera vez desde el primer trimestre de 2010, por el descenso de la producción industrial, la facturación y la menor importación de bienes de equipo. La mayor contribución del sector exterior se explica sobre todo por el descenso de las importaciones (1,7 %), en tanto que las exportaciones siguieron creciendo (8,4 %), aunque con menor intensidad que el trimestre precedente.

Por el lado de la oferta se aprecia un peor comportamiento de todas las ramas de actividad frente al trimestre precedente, salvo en la construcción, que redujo más de un punto su contracción (4,1 %) por una evolución menos desfavorable de la obra pública, si bien sigue siendo el sector con el decrecimiento más intenso. La rama energética e industrial desaceleró su crecimiento del 3,9 % al 2,8 %, mientras que en la de servicios la ralentización fue más suave, al pasar del 1,3 % al 1,2 %.

Dentro de los servicios, el mayor crecimiento fue para las actividades ligadas al turismo, entre las que destaca el alojamiento y la restauración, así como el transporte aéreo, mientras que en el lado opuesto destaca el comportamiento menos dinámico del comercio. El empleo siguió cayendo en todas las ramas de actividad, salvo en el sector servicios, donde creció cuatro décimas.

El número de horas efectivamente trabajadas por las personas ocupadas se redujo el 1,7 %, en tanto que la diferencia entre esta caída y la de los empleos equivalente a tiempo completo (1 %) se explica por el descenso del 0,7 % de la jornada media. A tenor de los datos del PIB y del empleo, la variación anual de la productividad aparente por puesto de trabajo equivalente descendió siete décimas, hasta el 1,7 %, mientras que el crecimiento de la productividad aparente por hora efectivamente trabajada aumentó del 0,5 % al 2,4 %.

La bajada de la remuneración de los asalariados aumentó una décima (0,5 %), ya que el salario medio subió dos décimas, pero el número de asalariados cayó siete décimas. El coste laboral por unidad de producto descendió el 1,5 %, igual que en el trimestre anterior. Por otra parte, el PIB valorado a precios corrientes avanzó una décima su crecimiento interanual, hasta el 2,8 %.