El Gobierno aprueba un techo de gasto de 118.565 millones, el 4,7 % menos

Prevé que la economía caiga el 1,7% y el paro llegue al 24,3% en 2012

De Guindos: "Este Gobierno no generará falsas expectativas"

Montoro: no se van a subir más impuestos y no se tocara la prestación por desempleo

nacional

| 02.03.2012 - 14:51 h
REDACCIÓN

El Gobierno ha aprobado un techo de gasto para 2012 de 118.565 millones de euros, lo que representa un descenso del 4,7% respecto al límite de gasto de 2011. Así lo adelantó el ministro de Hacienda, Cristóbal Montoro, que explicó que este techo, una vez descontadas las obligaciones de pago pendientes de 2011, se reduce a 116.295 millones de euros. De esta forma, el gasto disponible para el conjunto de los ministerios se reducirá un 12,5% este año en comparación con el presupuesto disponible del año anterior. El Gobierno además prevé que la economía española caiga el 1,7 % en el conjunto de 2012 y que la tasa de paro llegue al 24,3 % segun anunció la vicepresidenta del Ejecutivo, Soraya Sáenz de Santamaría.

En la rueda de prensa, posterior al Consejo de Ministros, el ministro de Economía y Competitividad, Luis de Guindos, ha desglosado el cuadro macroeconómico previsto para este año "ajustado a la realidad" y que prevé una destrucción de empleo neta de 630.000 puestos de trabajo este año. No obstante, ha asegurado que no se atreve a asegurar que se pueda alcanzar los 6 millones de parados y ha asegurado que en el cuadro macroeconómico ya existe un cierto impacto positivo de la reforma laboral, "que se notará con toda intensidad en 2013".

De Guindos ha asegurado que la economía española caerá durante los tres primeros trimestres del año y sólo se estabilizará en el último de 2012 y ha argumentado que dicha recesión es consecuencia de la desaceleración de la economía mundial y de la "suave" recesión prevista en la zona euro. Según el ministro, la caída del PIB del 1,7 %, la misma que estima el Fondo Monetario Internacional para España, se ha basado en unas hipótesis y planteamientos "realistas" ya que no existen "cifras mágicas".

"Este Gobierno no generará falsas expectativas que defrauden a los ciudadanos", ha recalcado, tras añadir que el nuevo cuadro macroeconómico para 2012 "recoge la inercia del pasado".

Luis de Guindo ha explicado que el consumo de los hogares caerá el 1,4 %, por el menor empleo y por la mala evolución de las rentas disponibles de las familias, al tiempo que el retroceso del consumo público será del 11,5 %, reflejo del ajuste de consolidación fiscal previsto.

El ministro ha lamentado la caída de las inversiones en un 6,9 %, sobre todo el descenso de las inversiones de equipo, que bajarán el 5,3 %, así como la de la inversión en la construcción, que lo hará el 7,8 %.

La debilidad de la demanda nacional influirá negativamente en el PIB y le restará 4,6 puntos, mientras que el sector exterior aportará 2,9 puntos, gracias al tirón de las exportaciones. Al respecto, las ventas al exterior crecerán el 3,4 % en 2012 frente a la caída de las importaciones del 5,9 % previstas.

Para De Guindos, las "buenas noticias" vienen del deflactor del consumo privado que tendrá un comportamiento más moderado y del sector exterior, lo que ayudará a cerrar una situación de elevada dependencia de la financiación exterior, ya que esa necesidad disminuirá del 3,4 % al 0,7 % del PIB.

Asimismo, mientras la tasa de paro llegará al 24,3 %, el empleo bajará el 3,7 % y el coste laboral unitario descenderá el 1,5 %.

La vicepresidenta del Gobierno ha asegurado que las previsiones realizadas tienen una "base cierta y realista", con "fundamentos" para recuperar la credibilidad y la confianza frente a los inversores internacionales.

EL GOBIERNO ENVÍA LA NUEVA LEY DE ESTABILIDAD PRESUPUESTARIA A LAS CORTES

El Gobierno ha aprobado el proyecto de Ley de Estabilidad Presupuestaria que fija un techo de gasto para todas las administraciones públicas con el fin de cumplir con un objetivo de déficit y lo ha enviado a las Cortes para su tramitación parlamentaria urgente. Soraya Sáenz de Santamaría, ha explicado que el Consejo de Estado ya ha valorado la nueva norma, por lo que pasa al Congreso un mes después de ser aprobada por el Ejecutivo.

Sáenz de Santamaría ha asegurado que la acumulación de déficit público y el incremento de la deuda pública es un problema al que se enfrenta la economía ya que los intereses en el pago de la deuda retraen recursos para la inversión o para el crédito a familias y empresas. "No podemos pasar a nuestros hijos los errores de una mala gestión del control del déficit público", ha añadido.

Sus objetivos son garantizar la sostenibilidad presupuestaria de todas las administraciones, fortalecer la confianza en la estabilidad de la economía española y reforzar los compromisos de España con la UE.

En 2012, la Administración Central del Estado tendrá un déficit del 4% del PIB, las comunidades autónomas cerrarán el ejercicio en el 1,5%, los ayuntamientos, en el 0,3%, y la Seguridad Social tendrá equilibrio, según las estimaciones anunciadas este viernes por el Gobierno.