Benavides, líder del Dakar en motos tras la victoria de etapa de Meo

Joan Barreda se aleja otros tres minutos del liderato

El español García Merino sufre un trauma craneal por un accidente y abandona

Kevin Benavides

deportes

| 12.01.2018 - Actualizado: 09:39 h

Efe

La Encuesta de Telemadrid

¿Para combatir la corrupción te muestras a favor de la eliminación de los billetes de 500 euros?
¿Para combatir la corrupción te muestras a favor de la eliminación de los billetes de 500 euros?
Si
96.7%
No
3.3%

El argentino Kevin Benavides (Honda) es el nuevo líder del Dakar en motos al finalizar en segunda posición la sexta etapa del rally, entre la ciudad peruana de Arequipa y La Paz, cuyo ganador fue el francés Antoine Meo (KTM).

Benavides, primer argentino que lidera la categoría de motos del rally en toda su historia, completó los 196 kilómetros cronometrados de la etapa a 30 segundos de Meo, y cerca de tres minutos por delante del francés Adrien van Beveren (Yamaha), al que desbancó de la primera plaza de la clasificación general.

BARREDA SE DEJA TRES MINUTIOS CON EL LÍDER

Joan Barreda (Honda) hizo tres segundos más que Van Beveren y se quedó a tres minutos de Benavides, por lo que ahora está a 9 minutos y 33 segundos del liderato del rally.

Daniel Olivares (KTM) fue el español con mejor resultado en esta etapa, al finalizar en la cuarta posición, a 1 minutos y 55 segundos de Meo.

El también español Gerard Farrés (KTM) volvió a cuajar una buena actuación al terminar en la novena posición del día, a 4 minutos y 14 del ganador del día.

La etapa, con un recorrido total de 760 kilómetros, tenía inicialmente 313 kilómetros cronometrados para las motos, pero finalmente solo hubo 196 kilómetros de competición, pues el primer tramo cronometrado se suspendió para las motos por la acumulación de lluvia.

A 3.800 METROS DE ALTURA

Los motociclistas iniciaron la especial del día a orillas del Titicaca, el lago navegable más alto del mundo, a 3.800 metros sobre el nivel del mar, que da inicio a los cinco días de altura que atravesará el rally sobre el territorio boliviano.

En esta etapa, los competidores abandonaron Perú y cambiaron el desierto, donde tuvieron dunas durante cinco días consecutivos, por el altiplano boliviano, en los que correrán por pistas de tierra, con la velocidad como factor clave.