30 Minutos: "Nuevas drogas, viejos peligros"

El reportaje se emite el jueves 6 de octubre a la 01.00

Nueva droga sintética

30.09.2011 - 13:59 h
REDACCIÓN

La Encuesta de Telemadrid

¿Para combatir la corrupción te muestras a favor de la eliminación de los billetes de 500 euros?
¿Para combatir la corrupción te muestras a favor de la eliminación de los billetes de 500 euros?

Las recientes muertes de dos jóvenes en una rave clandestina de Getafe y las otras graves intoxicaciones posteriores provocadas por el consumo de sustancias como el estramonio ha hecho saltar las alarmas: se está imponiendo un nuevo patrón de consumo de drogas donde el deseo de experimentar y el desprecio por el riesgo son las principales características. Estramonio, mefedrona, ketamina, “2cb”, cristal, hongos, extasis líquido y las denominadas “legal highs” se están haciendo un peligroso hueco en el mercado de los estupefacientes, conviviendo con las tradicionales drogas duras: en reportaje de Treinta Minutos “Nuevas drogas, viejos peligros” ha investigado este problema y ha entrevistado a consumidores de este tipo de nuevas sustancias que se encuentran en centros de desintoxicación: se trata de policonsumidores veinteañeros que, en algunos casos, se iniciaron en el consumo de drogas a los 11 años de edad.

El programa ha seguido el rastro del tristemente célebre estramonio, una planta cuyos efectos estupefacientes ya se describen como muy peligrosos en escritos de la Roma clásica. ¿Por qué ahora se está imponiendo la moda del estramonio? Lo que explican los expertos en narcóticos así como los propios consumidores de esta droga es que ésta sustancia es una más entre el nuevo abanico de drogas que causan furor en las raves clandestinas: algunos asistentes habituales a raves confiesan que en algunas de estas fiestas, de 2000 personas que se encuentran bailando, 200 pueden llegar a ser traficantes. “No hay raves limpias”, explican, porque la esencia y la filosofía de este tipo de encuentros es la experimentación con sustancias: un monasterio en ruinas o una fábrica abandonada, los bajos de un puente, un descampado apartado pueden convertirse en escenarios mortales.

En “Nuevas drogas, viejos peligros” Treinta Minutos ha reflejado el trabajo de la ONG “Energy Control”, cuyos voluntarios recorren discotecas y lugares de copas tomando muestras de las sustancias estupefacientes de los clientes; después de analizarlas en laboratorio, advierten a los consumidores de los peligros. Asimismo, el programa ha grabado el trabajo del Autobús de la Campaña “Drogas o tú”, de la Agencia Antodroga de la Comunidad de Madrid, que recorre distintos pueblos que celebran fiestas patronales informando a los jóvenes sobre los riesgos del consumo de viejas y nuevas drogas.

“Nuevas drogas, viejos peligros” rastrea el preocupante fenómeno de las denominadas “legal highs” (en jerga, “subidones legales”). Se trata de sustancias peligrosas que, debido a vacíos legales, no están catalogadas por la Unión Europea como drogas, pero lo son: pueden ser simples sales de baño, o detergentes, o fertilizantes, y se pueden adquirir por internet o en circuitos especializado. Surgen por decenas cada año, y sus efectos perjudiciales para la salud son tan inquietantes como su proliferación.

Treinta Minutos ha contado con la colaboración de “Cauces”, una ONG que realiza terapias de desintoxicación y reinserción en el marco del Ayuntamiento de Madrid; de “Dianova”, que es otra entidad privada especializada en desenganchar a personas policonsumidoras; y de “Proyecto Hombre”, entidad de referencia en el tratamiento de toxicomanías. Por otra parte, los responsables de los laboratorios de Farmacología y Toxicología del Hospital la Paz explican los efectos a corto y largo plazo de las nuevas drogas.