Dos testigos revelan indicios de la vinculación de Driss Oukabir en los atentados de Barcelona

Dos testigos revelan indicios de la vinculación de Driss Oukabir en los atentados de Barcelona

Dos testigos protegidos que han comparecido este lunes ante el juez de la Audiencia Nacional Fernando Andreu, que investiga los atentados del 17 de agosto de 2017 en Barcelona y Cambrils, han revelado datos "importantes" que pueden servir al magistrado para esclarecer la vinculación directa de Driss Oukabir, a cuyo nombre estaba la furgoneta que se utilizó para el atropello masivo en las Ramblas, en los atentados que dejaron 16 víctimas mortales y más de un centenar de heridos.

El primero de ellos, un vecino de Alcanar (Tarragona), ha afirmado que había visto y saludado en varias ocasiones a Oukabir en la localidad en la que la noche anterior a los atentados explotó una vivienda donde se estaba preparando la acción terrorista. El siguiente testigo protegido ha destacado el "liderazgo" de este investigado, que se encuentra en prisión desde el 22 agosto del año pasado, en una conversación que mantuvo con Younes Abouyaagoub, autor del atropello masivo y abatido por los Mossos d'Esquadra, un día antes de los atentados.

Para las acusaciones, esta declaración es "importante" porque desmonta la versión de Oukabir, que negó haber estado en Alcanar, y le "vincula a los atentados terroristas", tal y como ha expresado a los medios de comunicación el abogado de las víctimas extranjeras, Ignacio Fuster-Fabra. También porque el presunto yihadista declaró ante el juez Andreu que él había alquilado la furgoneta a petición de su hermano Moussa --abatido en Cambrils-- para hacer una "mudanza", modificando así lo declarado inicialmente ante los Mossos.

RATIFICAN LO QUE DECLARARON ANTE LOS MOSSOS D'ESQUADRA

Ambos testigos protegidos han ratificado lo que ya declararon ante los agentes de los Mossos d'Esquadra, según han aputando fuentes presentes en la declaración. El vecino de Alcanar hecho hincapié en que había visto tanto a Oukabir como a Abouyaagoub en la vivienda que explotó y que dejó tres muertos, entre ellos Abdelbaki Es Satty, el imán de Ripoll dinamizador de este grupo terrorista.

Incluso ha dicho que había visto alguna vez a Oukabir durmiendo sobre un colchón en el jardín de dicha casa, según han indicado las fuentes consultadas. Este testigo reconoció a través de fotografías a los presuntos yihadistas.

En cuanto al segundo testigo protegido, un trabajador de una cafetería de Tona (Barcelona), ha apostillado que vio a Oukabir y Abouyaagoub mantener una conversación en árabe en ese establecimiento el 16 de agosto de 2017, un día antes de los atentados, y que el "liderazgo" de la charla lo tenía el primero de ellos.

Ha recordado que ambos sospechosos se situaron alejados del resto de los clientes, parecían alterados y estaban pendientes de una furgoneta en la que llegaron, la cual no ha podido identificar como la utilizada para el atropello masivo en las Ramblas.

COLABORACION CON LOS SERVICIOS DE EMERGENCIA

Asimismo, ha señalado que cuando se acercaba a su mesa, los presuntos yihadistas dejaban de hablar y que Abouyaagoub evitaba mirarle. Aún así, el testigo pudo identificar a ambos cuando vio sus fotografías por televisión el día de los atentados, por lo que llamó a los servicios de emergencia para contar este encuentro.

Estos dos testigos protegidos han sido llamados a declarar después de que el titular del Juzgado Central de Instrucción número 4 levantase parcialmente el secreto de sumario de la causa el pasado martes al considerar que "dado el tiempo transcurrido no se va a perjudicar el resultado de las investigaciones".

Tres de los presuntos yihadistas, detenidos en España, y presuntamente participaron en el atentado se encuentran en prisión preventiva. Se trata de Driss Oukabir; Mohamed Houli Chemlal --herido en la explosión de Alcanar--, que confesó ante el magistrado de la Audiencia Nacional que el grupo planeaba atentar contra monumentos como la Sagrada Familia; y Said Ben Iazza, por su relación con la compra y el traslado del material con el se fabricó el explosivo conocido como 'madre de Satán' y que se pretendía emplear para atentar en la ciudad condal.

Por otro lado, Mohamed Aalla, dueño del coche que atentó en Cambrils y el gerente del locutorio de Ripoll, Salh el Karib, quedaron en libertad tras pasar a disposición judicial. En Francia se encuentra otra persona en prisión preventiva desde el pasado mes de febrero, cuando fue detenido en Albi (Tarn) junto a otras dos que quedaron en libertad, por su presunta vinculación con estas acciones terroristas.