La velocidad en carreteras convencionales se reducirá en primavera

dgt_fallecidos470_interior
dgt_fallecidos470_interior |Archivo

Un total de 1.304 personas han perdido la vida en las carreteras españolas durante el pasado año, lo que significa una reducción del 12 por ciento respecto a 2011, es decir, 108 fallecidos menos.

Así lo han señalado en rueda de prensa el ministro del Interior, Jorge Fernández Díaz, y la directora general de Tráfico, María Seguí, quienes han recordado que estas cifras corresponden al cómputo de fallecidos en las 24 horas siguientes al accidente.

El 77 por ciento de esas muertes se han producido en carreteras convencionales y el 23 por ciento restante en autovías y autopistas.

El total de accidentes mortales bajó también de 1.343 a 1.179 y el de heridos graves de 6.944 a 6.161.

Este número de víctimas se produjo en un total de 26.364 millones de viajes, un 4,5% menos que en 2011, año en que ya se había registrado un descenso del 3% respecto al anterior. El ministro reconoció que este menor número de trayectos debido a la crisis incluyó en la reducción de víctimas, si bien recordó que ésta última ha sido del 12% y que la crisis también ha motivado que los españoles renueven menos sus coches y utilicen menos las autopistas, donde se producen menos accidentes.

En las carreteras madrileñas, el número de muertos por accidentes de tráfico bajó un 22% en 2012. En total, 62 personas perdieron la vida en las carreteras madrileñas durante 2012, según los datos hechos públicos hoy por el ministro del Interior, Jorge Fernández Díaz, y la directora general de Tráfico, María Seguí.

SE REDUCIRÁ EL LÍMITE DE VELOCIDAD EN LAS CARRETERAS CONVENCIONALES

El exceso de velocidad se mantuvo como la razón del 5% de los fallecidos en autovías y autopistas y del 10% en las carreteras convencionales.

En este sentido, el ministro reiteró que la decisión de bajar el límite máximo de velocidad en las carreteras convencionales "está tomada", y entrará en vigor en el nuevo Código de Circulación. Menos nítido se mostró respecto al posible aumento de los 120 km/h en autopistas y autovías, una posibilidad que depende del estudio de otros factores como el consumo energético. En ambos casos, se inclinó por una ponderación de los máximos en función de las circunstancias climáticas y el estado de la vía.

Por provincias, la que más fallecidos registró fue Barcelona, con 79, seguida de Barcelona, con 62. Entre las comunidades autónomas, el número de muertos subió un 33% en Navarra, hasta los 32, y también en Asturias y Navarra. De aquéllas donde descendió, la que percibió una reducción menor fue Cataluña.

Por grupos de edad, Fernández Díaz señaló que el único donde hubo un aumento de víctimas fue el de menores de 14 años, donde subió 13 hasta un total de 39. También que en el resto de ellos, en los que descendió, la rebaja fue porcentualmente menor a medida que vamos acercándonos a la senectud. De todos ellos, destacó al que va de 15 a 24 años, donde se experimentó un descenso del 82%.

Tanto Fernández Díaz como Seguí negaron una excesiva permisibilidad con el hecho de que los mayores conduzcan, y la directora general achacó que sea el grupo de edad que menos reduce la mortalidad a otros factores como su mayor debilidad física y la mayor antigüedad de sus vehículos.

Por vehículos, los ciclistas fallecidos fueron 47, 14 más que en 2011. A este respecto, el ministro anunció que Tráfico pondrá énfasis en promover, en colaboración con la FEMP, el uso del casco en bicicletas, motos y ciclomotores en los trayectos entre pueblos, donde existe una "permisividad muy mal entendida" hacia el descuido del casco. En concreto, el número de muertos sin casco en ciclomotor aumentó del 21% al 31% y en motocicletas del 3% al 4%. Interior también insistirá en el uso de sistemas de retención infantil en los coches.

Por lo que respecta al uso del cinturón, en 2012 el 22% de los fallecidos en accidentes no lo llevaban, una cifra que insiste en la tendencia a la baja de los últimos años, puesto que en 2011 fue el 24% y en 2001 el 41%.

SE EXTENDERÁN LOS CONTROLES DE DROGA, INDEPENDIENTES A LOS DE ALCOHOL

Finalmente, el ministro reveló que el número de positivos en los controles de alcoholemia fue del 2%, y del 60% en los de drogas. A este respecto, Tráfico universalizará los controles a conductores para detectar si han consumido drogas, de manera que se efectuarán más y no tendrán que estar ligados a las pruebas de alcoholemia, como hasta ahora. Así lo ha anunciado el ministro del Interior, Jorge Fernández Díaz, al tiempo que informaba que hasta octubre de este año se efectuaron 4.206 controles de consumo de drogas a conductores, de los que el 60 por ciento (2.528) dieron positivo.

Hasta ahora, el control de consumo de drogas se efectuaba a conductores a los que se paraba en controles de alcoholemia. Aunque el conductor de negativo en la prueba del alcohol, si el agente observa una actitud sospechosa puede someter al conductor a una prueba de drogas, que si sale positiva se repite para enviar su resultado al laboratorio.

A partir de ahora Tráfico efectuará estos controles con carácter aleatorio y universal, de manera que habrá más y no tendrán que estar vinculados a los de alcoholemia.

El ministro ha dicho que la universalización de estos controles podrá llevarse a cabo gracias a los convenios que se prevé firmar con laboratorios y el Instituto Nacional de Toxicología.

La directora general de Tráfico, María Seguí, ha precisado que "la tolerancia cero con drogas y alcohol" es uno de los objetivos del Ministerio del Interior para este año.