El último comunicado de ETA, "insuficiente y fraudulento"

Todos los partidos políticos han acogido con cautela y escepticismo el anuncio de ETA de "no llevar a cabo acciones armadas ofensivas" y han exigido a la banda terrorista que se disuelva y cese definitivamente sus acciones terroristas. El ministro del Interior, Alfredo Pérez Rubalcaba, ha contactado con el Ejecutivo vasco y los portavoces parlamentarios después de que se hiciera público el comunicado de ETA, cuyo contenido es analizado.

DE COSPEDAL VINCULA EL ALTO EL FUEGO DE ETA A LA CERCANÍA DE LAS ELECCIONES

La secretaria general del PP, María Dolores de Cospedal, ha insistido en que el único comunicado de ETA "que vale" es el que anuncie que abandona las armas "a cambio de ninguna contraprestación política" y ha recordado que siempre que se acercan elecciones hay declaraciones similares de la banda armada.

En declaraciones a la cadena Cope, De Cospedal ha añadido que "hay que estar muy atentos" para que no se produzca "de ninguna manera" la presentación de candidatos "que representen a ETA o a organizaciones filoetarras" en las próximas elecciones municipales.

El presidente del PP en Euskadi, Antonio Basagoiti, ha coincidido en que "tiene toda la pinta de ser un movimiento táctico". Mientras, para el ex ministro de Interior con el PP Jaime Mayor Oreja, el anuncio es "una pieza" más en la "negociación" del Gobierno con ETA.

OTROS PARTIDOS

Por su parte, el PNV ha lamentado el contenido de un comunicado que "no es el que ETA debe a la sociedad vasca ni el que ésta esperaba", aunque ha aplazado, a la reunión de mañana de la Ejecutiva, un análisis global, mientras que el portavoz de CiU en el Congreso, Josep Antoni Duran Lleida, lo ha considerado "pura y simplemente una maniobra más de la banda".

Izquierda Unida, a través de su coordinador general, Cayo Lara, y de su portavoz en el Congreso, Gaspar Llamazares, ha reiterado la necesidad de que ETA abandone definitivamente las armas, si bien Lara ha acogido el anuncio con "absoluta satisfacción".

El BNG ha valorado el anuncio, al tiempo que ha confiado en que "con el silencio de las armas se restituyan también los derechos plenos a un sector de la sociedad vasca que, con la actual legislación, no se encuentra representado en las instituciones democráticas".

La presidenta de UPyD, Rosa Díez, ha expresado su cautela porque ETA ha aprovechado circunstancias similares en el pasado para rearmarse, aunque ha admitido que es una buena noticia.

De los últimos en reaccionar ha sido la izquierda abertzale, que hace tan sólo dos días pedía a ETA el cese permanente y verificable de la violencia, y que en una comparecencia sin preguntas ha valorado el alto el fuego como "una aportación de valor incuestionable para la instauración de la paz y la consolidación de un proceso democrático".

Para este colectivo, el anuncio hace "irreversible la apertura de una nueva fase política en Euskal Herria".

Mientras, para EA la decisión de ETA debe ser "un primer paso" hacia una "tregua indefinida y verificable que defina un escenario de paz" y es una noticia "alentadora", y para Aralar la noticia es "positiva e importante", aunque ETA tiene que declarar "el cese unilateral y definitivo de su actividad".