Dos trabajadores muertos en el incendio de una refinería en Huelva

El incendio declarado en la Refinería 'La Rábida' de Cepsa en Huelva ha provocado la muerte de dos trabajadores, cuya identidades aún no han sido facilitadas. El segundo fallecido, es uno de los heridos graves del incendio. El siniestro, que se ha producido en torno a las 12.40 horas en una planta de tratamiento de afluentes líquidos, afectando a una línea de gasoil, ha ocasionado otros dos heridos.

El incendio declarado en la refinería 'La Rábida' que Cepsa tiene en Huelva se ha saldado con la muerte de un segundo trabajador. Se trata del herido que revestía mayor gravedad y que inicialmente fue trasladado al hospital Virgen del Rocío de Sevilla.

Según un comunicado de la Consejería de Sanidad andaluza, el fallecido que había sido trasladado en helicóptero al centro sevillano era un hombre de 41 años de edad que presentaba quemaduras en más del 90 por ciento de su cuerpo, con un pronóstico "muy grave", por lo que fue derivado "de manera urgente" a la Unidad de Quemados del hospital Virgen del Rocío de Sevilla, "donde ha ingresado cadáver".

En el siniestro han resultado heridos otros dos trabajadores que han sido trasladados al mismo hospital de Sevilla, donde permanecen estables con pronóstico "grave".

En un comunicado, Cepsa transmitió "su profundo pesar a los familiares de las víctimas" y se puso a su disposición y a la de las autoridades para esclarecer los hechos.

En cuanto al incendio, la compañía especificó que a las 15.10 horas éste ha sido controlado en su totalidad por los equipos técnicos y de seguridad.

Según un comunicado la Delegación del Gobierno de la Junta en Huelva, el incendio era "muy llamativo" porque ha generado una columna de humo negro con partículas en suspensión. La nube de humo de varios kilómetros generada por el incendio "no es tóxica" y sus partículas en suspensión "no tienen ninguna afección medioambiental", si bien es llamativa por su tamaño y su color negro y es perceptible a varios kilómetros del municipio de Palos de la Frontera donde está ubicada la factoría y su olor se percibe en la capital onubense.

En el momento en que se produjo el incendio, la refinería puso en marcha su Plan de Emergencia Interno, confirmando tal situación a la Delegación del Gobierno y manifestando a su vez que "no necesitaban de medios externos a la factoría". Al mismo tiempo, técnicos del Servicio de Emergencias 112 se personaron en la refinería y, a la vista de las circunstancias, se ha activado parcialmente el Plan de Emergencias Exterior.

La compañía Cepsa ha ordenado el inicio de una investigacion para determinar las causas del incendio, al tiempo que se ha puesto a disposición de la Administración para colaborar en todo lo necesario.