La suspensión del mitin electoral de Vistalegre reabre el debate sucesorio en el PSOE

La suspensión del mitin electoral de Vistalegre reabre el debate sucesorio en el PSOE

En el PSOE se precipita al debate sucesorio, tras la suspensión del mitin elecotral de Vistalegre. El presidente de Castilla La Mancha, José María Barreda, cree que Zapatero ya ha adoptado una decisión sobre su futuro político. Mientras, Felipe González intenta quitar importancia a que Blanco haya suspendido el acto de Vistalegre, el diputado Rafael Simancas pide primarias. No obstante, la dirección federal del PSOE quiere dar por zanjada la polémica sobre la suspensión del "macromitin".

Fuentes de la Ejecutiva Federal socialista han insistido a Efe en quitar hierro al asunto, después del desconcierto suscitado en las filas socialistas por la anulación sorpresiva de ese acto, programado para el 3 de abril y que iba a servir de arranque de la precampaña electoral.

"No vamos a seguir con ese tema", han dejado claro las fuentes, antes de recordar que el escenario de la madrileña plaza de toros de Vistalegre -emblemático para el PSOE de Zapatero- está especialmente ligado a actos de carácter nacional, como elecciones generales o aniversarios de victorias.

Lo cierto es que la anulación de ese mitin y el anuncio de reprogramar toda la campaña ha avivado la incertidumbre sobre el futuro político de Zapatero, un debate que la dirección del partido y el propio interesado llevan meses intentando rehuir públicamente.

Su "número dos" y vicesecretario general del PSOE, José Blanco, ha asumido toda la responsabilidad en el diseño de la estrategia electoral, y ha insistido en que todo está perfectamente estudiado con el objetivo de ganar los comicios.

Tanto Blanco como el propio Zapatero han rechazado que estas últimas decisiones estén vinculadas a su hipotética sucesión, una idea que hoy han recalcado desde la dirección federal.

Pero a las voces de algunos "barones" territoriales pidiendo que Zapatero desvele cuanto antes la incógnita sobre si quiere repetir de cabeza de cartel electoral o no se han unido en las últimas horas las de otros dirigentes socialistas, como el exsecretario general del PSM Rafael Simancas, partidario de convocar elecciones primarias este mismo mes.

Así, el presidente de Castilla-La Mancha, José María Barreda, sobre la posibilidad de que Zapatero diga este mes si se presenta o no a la reelección, se ha mostrado convencido de que el responsable del Gobierno central "tiene una decisión tomada y él administrará sus tiempos", y ha añadido que aunque "ayer se escabulló en los pasillos del Congreso", tendrá "muchas oportunidades para decirlo".

"Es complicado interpretar las intenciones de otras personas y hay que ser prudentes", ha añadido Barreda, que ha confiado en que el presidente del Gobierno y secretario general del PSOE pero también "el máximo dirigente de un partido que es más que centenario" tomará una medida que "será la que más conviene al conjunto del proyecto".

NO INTERFERIR

A su juicio, ha llegado un momento en que Rodríguez Zapatero "no necesita de consejos exteriores porque tiene tomada la decisión" y, por ello, "lo mejor es no interferir, no tratar de empujar", ha dicho Barreda.

Mientras, el ex presidente del Gobierno, Felipe González, ha considerado "normal" que la dirección del PSOE haya decidido suspender el acto electoral de Vistalegre, en el que estaba prevista la presencia del presidente del Gobierno, José Luis Rodríguez Zapatero, y que hubiera sido el pistoletazo de salida de la campaña de las municipales y autonómicas del 22 de mayo.

González, al ser preguntado por los medios sobre la cancelación del citado acto, ha dicho que le parece "normal", aunque no ha precisado por qué. Acto seguido, los periodistas le han inquirido sobre si la razón de esta anulación es "esconder" a Zapatero, a lo que el ex presidente ha contestado: "no lo creo, ¿es que usted lo ve escondido?".

SIMANCAS PIDE PRIMARIAS PARA ELEGIR CANDIDATO

El que también ha terciado ha sido el exsecretario general del PSM y actual portavoz socialista de Fomento en el Congreso, Rafael Simancas, quien cree que el PSOE debería convocar primarias este mismo mes de marzo para elegir a su candidato a las elecciones generales de 2012, "nuevo o no", para así "zanjar" de forma "rápida y democrática" el debate sobre la sucesión del presidente del Gobierno, José Luis Rodríguez Zapatero.

"Creo sinceramente que hay tiempo en este mes de marzo para zanjar la candidatura nacional con todas las garantías democráticas, y que los meses de abril y mayo pueden dedicarse con fruición e intensidad a explicar nuestros programas para los Ayuntamientos y las Comunidades Autónomas", sostiene Simancas en un artículo publicado en la web de la Fundación Sistema recogido por Europa Press bajo el título 'De sucesiones y sucesores'.

Simancas admite que habrá quien argumente que "no hay tiempo" y que celebrar ahora primarias supondría un "riesgo de despistar a los ciudadanos" de cara a las elecciones autonómicas y municipales del 22-M, cuando lo que pretende el PSOE es centrar la campaña en los territorios.

EL PSOE SOLO SE HA METIDO EN EL LIO

Es más, el ex dirigente madrileño admite que son los propios socialistas quienes se han metido "solitos" en este "lío" por haberse entretenido "en insinuaciones, cábalas, conspiraderas y juegos de salón" que minaron su "crédito como gobernantes", precisamente "cuando más arreciaba la crisis global".

Y además, reconoce que aunque el Gobierno debe centrarse en gobernar y el PSOE no debe "entrar en el juego de la derecha" de convertir el 22-M en unas elecciones nacionales, el hecho es que "la trampa ya está tendida "y en el tejido de la red no han participado solo Rajoy y los suyos".

CHACÓN, FAVORITA PARA SUCEDER A ZAPATERO EN UNA PORRA HECHA POR DIPUTADOS Y PERIODISTAS

Por su parte, un grupo de periodistas y diputados del PSOE y el PNV hicieron ayer una porra en la que apostaron por su favorito para suceder a José Luis Rodríguez Zapatero en la candidatura socialista a las próximas elecciones generales. La más votada resultó ser la actual ministra de Defensa, Carme Chacón.

El juego se planteó en el curso de una comida en la que estuvieron presentes ocho personas, de la cuales cuatro eran diputados del PSOE, dos del PNV y el resto, periodistas.

Según el portavoz del PNV, Josu Erkoreka, que asistió al almuerzo, la votación fue abierta, es decir, no había un grupo de nombres cerrado a los que se puediera votar, sino que cada cual pudo optar por quién mejor le pareció.

La más votada fue Chacón, seguida muy de cerca por el actual presidente del Congreso, José Bono, que logró el respaldo de un diputado de su partido y otro de Erkoreka.

También apareció en la apuesta el nombre del vicepresidente primero, Alfredo Pérez Rubalcaba, y del secretario general del Partido Socialista de la Comunidad Valenciana, Jorge Alarte, que fue la opción de otro diputado del PSOE.

Los asistentes se apostaron una comida en un restaurante situado al norte de Madrid, en el camino entre la capital y el País Vasco. Los que ganen serán invitados por el resto.

Justo mientras se estaba produciendo esta conversación entre Erkoreka y un grupo de periodistas en los pasillos del Congreso, apareció el viceseretario general del PSOE y ministro de Fomento, José Blanco.

Captado en el corrillo y puesto al día sobre el tema de conversación se limitó a decir "os equivocareis todos" y abandonó el grupo para incorpoarse al Pleno.