La sucesión de Zapatero sobrevuela el Congreso

La sesión de control al Gobierno ha estado plagada de alusiones, directas o subliminales, a la posible renuncia del presidente Zapatero a encabezar de nuevo una candidatura. Mariano Rajoy le ha reprochado que es "una pérdida de tiempo para salir de la crisis", mientras que Rubalacaba robaba protagonismo al presidente del Gobierno tras varias semanas de baja médica. El PP le volvía a preguntar por el caso Faisán.

El comentario más celebrado y aplaudido por los diputados del PSOE, encantados con el vicepresidente a tenor de las muchas carcajadas que han soltado durante la sesión, ha sido el que ha dedicado al inevitable Ignacio Gil Lázaro, el diputado del PP que siempre le pregunta por su responsabilidad en el "caso Faisán". Hoy lo ha vuelto a hacer, para aconsejarle que no haga planes a muy largo plazo porque, ha manifestado, la Justicia "se le puede aparecer en cualquier momento".

"Sin ti no soy nada", le ha espetado Rubalcaba emulando la canción de Amaral, con la bancada socialista entusiasmada, y todo por el empeño de Gil Lázaro en preguntarle todos los miércoles por el "chivatazo" a ETA, algo que no ha podido hacer las tres últimas semanas por un viaje del ministro y su posterior hospitalización. "Qué haría usted sin mí los miércoles, de qué hablaría usted y, sobre todo, señor Gil Lázaro, qué haría usted los miércoles por la noche cuando pasea por esas tertulias de extrema derecha glosando las infamias que ha dicho en esta Cámara", ha manifestado.

Por su parte, la portavoz parlamentaria del Grupo Popular en el Congreso, Soraya Sáenz de Santamaría, ha reprochado al PSOE y, en concreto, al vicepresidente primero del Gobierno, que estén ocupados con el debate sucesorio en vez de estar volcados en la "grave" crisis económica que afecta a España. "Yo lo que pediría a Rubalcaba y al conjunto de los socialistas es que dejen de mirarse tanto a sí mismos y miren lo que está pasando en el conjunto de España, que hay una crisis económica muy grave y lo que menos se merecen los españoles es ver que otros no están a lo que de verdad tenían que estar, que es a gobernar y a sacar adelante el país", ha afirmado Sáenz de Santamaría al término de la reunión del Grupo Popular que se ha celebrado en el Congreso.

Rubalcaba se mofa del caso Faisán

Por su parte, el presidente del Congreso, José Bono, ha subrayado, tras reunirse en la Cámara Baja con Alfredo Pérez Rubalcaba, que el PSOE "no se presenta a las elecciones para perderlas" y que si alguien cree que es un partido "dormido, sin ganas y sin ilusión" es que no lo conoce.

Entre tanto, Bono ha tenido que terciar ante el alboroto con el que los diputados del PSOE recibieron la propuesta de adelantar las elecciones generales para hacerlas coincidir las municipales y autonómicas del 22 de mayo que la líder de UPyD, Rosa Díez, lanzó al 'número dos' del Ejecutivo aprovechando el debate que ambos han mantenido durante la sesión de control al Gobierno.

La demanda de la diputada del Grupo Mixto ha inquietado a la bancada socialista, una reacción que ha llevado a Bono a tomar la palabra para pedir silencio. "Ruego que tengan en cuenta que no deben sustituir al vicepresidente del Gobierno y que es él el que debe contestar", puntualizó con una sonrisa el presidente del Congreso.

Y EL PP TAMPOCO

Minutos después, durante el 'duelo' entre Rubalcaba y Soraya Sáenz de Santamaría Bono ha hecho el mismo recordatorio a los parlamentarios del primer partido de la oposición cuando fueron ellos los que ocasionaron revuelo en el hemiciclo. "Si no debe sustituirse al vicepresidente por su grupo, tampoco por el suyo", dijo Bono a los 'populares'.

La eventual 'sustitución' del presidente del Gobierno y secretario general del PSOE como candidato de su partido en las próximas elecciones generales sobrevoló toda la sesión de control al Ejecutivo en la Cámara Baja. Varios diputados aludieron a ella de forma velada, empezando por el presidente del PP, Mariano Rajoy, y la propia Díez. El primero lo hizo avisando a Zapatero de que está haciendo "perder a España un tiempo precioso" mientras decide su futuro; la segunda reclamando directamente un adelanto electoral para el 22 de mayo.

También el diputado 'popular' Ignacio Gil Lázaro se refirió al futuro, esta vez al de Rubalcaba, para aconsejarle que "no haga planes a muy largo plazo porque la Justicia se le puede aparecer en cualquier momento" y pedirle cuentas por el presunto chivatazo a la red de extorsión de ETA en 2006, conocido como 'Caso Faisán'.

Poco después, Sáenz de Santamaría hacía referencia al "ruido" que se está produciendo dentro del PSOE por la sucesión y a lo que pueda decir el presidente de Gobierno ante el Comité Federal de su partido el próximo 2 de abril. "Mire que la pregunta de hoy era bastante fácil porque no le estaba preguntando lo que va a decidir Zapatero el 2 de abril", le espetó la portavoz 'popular', provocando una sonrisa en el rostro de Zapatero.

Y DE REPENTE, CHACON

En medio de este "ruido" de la sucesión surgió la figura de Carmen Chacón, que este miércoles ascendió un puesto en el banco azul del Gobierno por la ausencia de la vicepresidenta económica a primera hora.

Si hace un año aparentaba estar ajena a polémicas, en esta sesión de control ha aprovechado una pregunta sobre el proyecto de construir cinco nuevos buques para implicarse en batalla de los Expedientes de Regulación de Empleo (ERE) que viene librando el PP con el vicepresidente Manuel Chaves.