El líder de los socialistas vascos y el cobrador de ETA se reunieron antes del chivatazo

El presidente del PSE, Jesús Eguiguren, se reunió con el presunto responsable del aparato de extorsión de ETA, Joseba Elosua, días antes del chivatazo del caso Faisán. Así lo declaró al Juez Marlasca el mismo Elosua que fue quien recibió el chivatazo que desbarató la operación policial, en 2006.

Según asegura hoy el diario "El Mundo", Joseba Elosua, propietario del bar "Faisán" de Irún y presunto jefe de una veterana red de extorsión de ETA, se reunión en su local con el presidente de los socialistas vascos, Jesús Egiguren, en una fecha cercana al chivatazo policial, el 4 de mayo de 2006, que retrasó y a punto estuvo a punto de hacer fracasar una operación policial destinada a desmantelar la red. Una cuestión que alarma al PP, que exige explicaciones a Rubalcaba y considera demostrada la "conexión política" del chivatazo a la banda terrorista ETA que se produjo en mayo de 2006.

La secretaria general del Partido Popular, María Dolores de Cospedal, hizo estas declaraciones en rueda de prensa ante la información publicada por el "El Mundo.

Cospedal manifestó que "ahora conocemos el porqué del hecho", en alusión al chivatazo al dueño del bar Faisán que frustró una operación policial en plena tregua de ETA contra el aparato de extorsión de la banda terrorista.

Por ello, señaló que "sería muy importante que el ministro del Interior, en lugar de insultar al señor Rajoy día y noche, se dedicara a dar explicaiones sobre esa conexión entre el señor Elosua y Eguiguren".

Cospedal aseguró que ahora "es evidente que las relaciones entre Elosua y Eguiguren y el chivatazo del bar Faisan no ocurrió por casualidad", especialmente cuando la Fiscalía General del Estado pidió el archivo de la causa.

La secretaria general del PP insistió en que es "evidente y palmario" que Rubalcaba tiene que dar una explicación y anunció que el PP le formular este mismo miércoles una pregunta en la sesión de control al Ejecutivo del Congreso para que aclare lo ocurrido.

Por su parte, el secretario de Organización del PSOE, Marcelino Iglesias, ha evitado este lunes comentar las nuevas informaciones en torno al 'chivatazo' que hizo fracasar en 2006 una operación contra la red de extorsión de ETA y se ha limitado a expresar su respeto por el trabajo de los jueces.

"Es un tema que se está juzgando, los jueces investigarán y en el PSOE respetamos siempre el trabajo de los jueces", ha señalado en rueda de prensa preguntado por la información de 'El Mundo', según la cual el dueño del bar 'Faisán', Joseba Elosúa, que recibió por teléfono móvil el soplo que hizo fracasar la operación, se había reunido dos días antes con el presidente del PSE, Jesús Eguiguren.

Según el periódico, Elosua desveló este encuentro ante el juez de la "operación Faisán", Grande Marlaska, indicándole que a la misma acudió otro presunto miembro de la red, Julen Madariaga, uno de los fundadores de ETA, y que de la entrevista tuvo conocimiento el PNV.

Elosua declaró que Egiguren, que ya por entonces formaba parte del equipo que, en nombre del Gobierno, preparaba las posteriores reuniones con ETA durante la negociación de la pasada legislatura, quería reunirse con la cúpula de la banda terrorista.

Según "El Mundo", la policía no aportó al juez ninguna foto o película de este encuentro, aunque si lo hizo de otros entre Elosua y Madariaga y otros miembros de ETA.