La situación en los aeropuertos españoles es de normalidad

La red de aeropuertos de Aena ha operado hasta las 19.00 horas un total de 2.470 vuelos de los 4.060 previstos para la jornada de este domingo, en la que comenzó a reanudarse la normalidad en los aeródromos tras la huelga de controladores, si bien otros 165 vuelos tuvieron que ser cancelados.

Del total de vuelos operados, 1.154 fueron llegadas y otros 1.316 salidas. En cuanto a las cancelaciones, 99 correspondieron a llegadas y otras 66 a salidas, según informaron en fuentes de Anea.

CONTROLADORES.

Según el operador aeroportuario, todos los aeródromos y centros de la red "se encuentran operando con normalidad".

Respecto al control aéreo, indicó que el cambio de turno se produjo con "absoluta normalidad", ya que la gran mayoría de los controladores en el turno de mañana se incorporaron a las torres y dependencias de control, un total de 263 de los 273 programados.

No obstante, Aena recomienda a los pasajeros que consulten con su compañía aérea el estado de su vuelo antes de acudir al aeropuerto

Rueda de prensa

En una rueda de prensa, Blanco ha asegurado que la declaración del estado de alerta por parte del Gobierno el sábado ha permitido que el 96% de los controladores asistieran a trabajar en el turno de noche y que el 97% hayan ido este domingo por la mañana.

En este sentido, ha garantizado que todos los que no acudieron ni el sábado por la noche ni este domingo a sus puestos de trabajo lo han hecho "por causas justificadas", lo que ha permitido recuperar la regularidad de las operaciones, aunque muchas compañías aún están actualizando sus planes de vuelo.

"Estamos restableciendo la normalidad y ahora toca hacer justicia", ha señalado Blanco, para quien el comportamiento "altamente irresponsable" de los controladores aéreos no puede quedar impune.

El titular de Fomento ha comenzado su intervención agradeciendo el comportamiento de los ciudadanos, que han demostrado una actitud "ejemplar" ante una situación "muy difícil y complicada". De hecho, ha mostrado su "infinita gratitud" ante "el civismo, la responsabilidad y el sentido común" de los españoles.

Blanco no ha cuantificado el total de afectados por el paro porque, según ha dicho, el Gobierno aún no está en condiciones de determinar "con exactitud" la cifra, puesto que a la información que proporciona Aena hay que unir la de otros organismos sobre los vuelos que tenían que atravesar el espacio aéreo español este fin de semana.

Aún así, ha dejado claro que el impacto es "infinitamente menor" que lo que provocó la nube de ceniza, que paralizó el tráfico europeo en muchos países de la Unión Europea, incluido España. De hecho, ha recordado que el espacio aéreo de toda España sólo ha estado cerrado 18 horas y que una parte de ellas se concentró en el turno de noche, por lo que tuvo poca incidencia en los vuelos. "Cuando tengamos la evaluación de consecuencias, personas y vuelos, indudable la suministraremos", ha añadido.

Preguntado por las declaraciones de miembros del Partido Socialista sobre la posible implicación del PP en los paros, Blanco no ha querido comentar las palabras de ningún dirigente puesto que su preocupación son "los ciudadanos y restablecer el tráfico aéreo", sus dos responsabilidades como ministro de Fomento.

Rubalcaba dice que los controladores aprenderán de sus errores y que "el paro no les va a salir gratis"

El vicepresidente primero del Gobierno, Alfredo Rubalcaba aseguró este domingo que la situación de los aeropuertos de este fin de semana causada por el abandono del puesto de trabajo de los controladores "no va a volver a producirse" porque "lo que ha pasado no les va a salir gratis" y porque "la gente aprende de sus errores".

El declaraciones a la Cadena Ser recogidas, Rubalcaba no descartó que pueda pedirse una prórroga al Parlamento para prolongar el estado de alarma, aunque por el momento seguirá teniendo una duración de quince días.

Además, existe una segunda razón por la cual los controladores no podrán abandonar sus puestos de trabajo alegando problemas de salud, ya que ahora para obtener la baja médica tiene que ser certificada por un médico en la torre de control.

Sobre la polémica generada por la aprobación el pasado viernes del Real Decreto que clarifica la jornada laboral de los controladores, Rubalcaba recordó que el colectivo contaba antes de la nueva legislación con unos "privilegios exorbitantes" que vienen de muy atrás, del convenio "absolutamente abusivo" de 1999.

Además, recalcó que mientras se discutía como se computaban las horas de trabajo, los controladores ponían encima de la mesa "un cómputo singular". "Contabilizaban las horas de manera espúrea", aseguró el responsable, quien puso como ejemplo que los efectivos que formaban parte de las negociaciones del nuevo convenio, que se alargaban durante jornadas y jornadas, contabilizaban estas horas como laborales.

Por tanto, "era evidente" que a medida que avanzara el mes de diciembre los controladores iban a llegar al máximo de horas trabajadas si se contabilizaban según sus cálculos.

CONFIA EN SOLUCIONAR LOS PROBLEMAS CON LOS PILOTOS.

Rubalcaba aseguró que en el caso de que tras finalizar el estado de alarma se produzcan problemas nuevamente, existe un 'Plan B' preparado por el Ministerio de Fomento, ya que "hay una responsabilidad a exigir" y una serie de leyes que el Gobierno aplicará si es necesario.

"Habrá navidades tranquilas en los aeropuertos", auguró el responsable, quien también mostró confianza en que las negociaciones de Fomento con el colectivo de pilotos, que también anunciaron la semana pasada convocatoria de huelga "finalicen en los próximos días".

Rubalcaba aseguró desconocer si los controladores se habían reunido con el PP antes de producirse el abandono de los puestos de trabajo, al no tener "información" sobre estos presuntos encuentros, pero confió en tener el apoyo de los 'populares' en la declaración del estado de alarma. "Yo creo que sí que vamos a tener apoyo", aseveró.