Mas reclama la implicación del empresariado en el proceso soberanista

El presidente de la Generalitat, Artur Mas, ha pedido al empresariado catalán que "no pase de la política" y que se implique en la consecución de uno de los grandes "objetivos de país" que tiene Cataluña, como es "conducir" el proceso político que ha impulsado "una gran mayoría" ciudadana.

"Los grandes objetivos de país los tenemos que defender, conducir y dirigir todos juntos", ha subrayado Mas ante los cerca de 150 empresarios que han asistido hoy a la presentación del libro "Capitans d'indústria", de Francesc Canosa, en el auditorio del Banco Sabadell.

Además de dirigir este proceso político de "gran complejidad", ha explicado Mas, Cataluña tiene que hacer frente a otras dos grandes metas, como son levantar la maltrecha economía y asegurar la cohesión social, "apuntalando" bien las políticas públicas del estado del bienestar. "Y lo tenemos que hacer juntos", ha incidido.

Artur Mas ha señalado que el libro de Francesc Canosa habla precisamente de "capitanes de la industria", de empresarios que han sido capaces de liderar con éxito sus compañías a lo largo de varias generaciones.

Ha recordado, en este sentido, que un capitán "mira por él, pero sobre todo por el conjunto", y que da la cara por él, pero también por su equipo. "Conduce al equipo, asume la principal responsabilidad y después de todo eso puede levantar el trofeo, si ha ganado", ha apuntado el presidente catalán en presencia de grandes empresarios como el presidente del Sabadell, Josep Oliu; el de Freixenet, Josep Lluís Bonet; el de Grifols, Víctor Grifols, o el de Miquel y Costas, Jordi Mercader.

Mas ha incidido en que "cuanto más capitán se es, más responsabilidad se tiene", pero ha recalcado que este es siempre un trabajo "compartido", en el que cada uno ha de ejercer su parte de obligación y compromiso.

"En este esquema y con estas actitudes, como el trabajo es colectivo y cada uno tiene su responsabilidad, yo muchas veces en el mundo de la política he de luchar contra aquellos que dicen 'paso de la economía", ha comentado.

Es por ello que ha pedido que desde el mundo de la empresa "no se caiga en la tentación de decir 'paso de la política'", porque "ni la política tiene que pasar de la economía, ni la economía ha de pasar de la política", ha recalcado. "Si todo esto lo administramos bien, podremos levantar el trofeo de la victoria", ha asegurado.

EL PRESIDENTE DEL SABADELL RECLAMA "UN ENTORNO POLÍTICO Y ECONÓMICO DE ESTABILIDAD"

En este acto ha intervenido también el presidente de Banco Sabadell, Josep Oliu, quien ha reclamado ante Mas un "entorno político y económico de estabilidad", para que los empresarios y emprendedores de Cataluña puedan tirar adelante sus proyectos.

Oliu, además, ha afirmado que los empresarios son "gente con ambición que miran hacia un mundo global" y les ha animado a seguir trabajando, a pesar de las dificultades. "Sólo hay una cosa que el banco no os perdonará: que abandonéis el timón cuando el viento sopla de cara", ha apostillado.

"Capitans d'indústria", editado por Mobil Books, recoge las historias de éxito de medio centenar de empresas familiares catalanas del sector industrial, explicadas por las nuevas generaciones que las capitanean.

Mango, Grupo Zeta, Serhs, Irestal Group, Copcisa, Agrolimen, Indukern, Freixenet, Almirall, Grupo Godó, Fluidra, Celsa, Grupo Planeta o Puig son algunas de las compañías que han hecho posible el proyecto.

EL GOBIERNO DICE QUE MAS "DEBERÍA INFORMAR, MÁS QUE DESINFORMAR" SOBRE LA INDEPENDENCIA

La vicepresidenta y portavoz del Gobierno, Soraya Sáenz de Santamaría, afirmó este viernes que la Generalitat de Cataluña "debería informar, más que desinformar" sobre las consecuencias que tendría para los ciudadanos de esta comunidad el proceso de independencia puesto en marcha por Artur Mas.

En la rueda de prensa posterior al Consejo de Ministros, Sáenz de Santamaría señaló que "la información debe ser completa" a la hora de promover una campaña de secesión del resto de España, por lo que la Generalitat tendría que contar a los catalanes toda la verdad.

Sáenz de Santamaría defendió, en este sentido, que el Gobierno haya enviado información a las embajadas españolas en todo el mundo para que expliquen las repercusiones que tendría que Cataluña se independizara del resto de España, frente a la campaña de propaganda internacional impulsada por Artur Mas.

"La información debe ser completa", dijo Sáenz de Santamaría. "Lo que se está dando es información". "En los informes que se han remitido por parte de las embajadas lo que se hace es explicar lo que supone ese proceso en términos económicos".

La vicepresidenta recalcó que las consecuencias de la independencia "son sumamente graves para Cataluña" y por ello "los ciudadanos deben saber la verdad de lo que este proceso comporta".

Asimismo, reiteró que el Ejecutivo considera que el Tribunal Constitucional debe anular la declaración soberanista aprobada en enero de 2013 por el Parlamento de Cataluña. Recordó que el Gobierno, a través de la Abogacía del Estado, recurrió esta declaración del Parlamento Catalán y que el Tribunal Constitucional admitió el recurso a trámite.

Los magistrados del Tribunal Constitucional, de hecho, mantuvieron este jueves un "debate informal", según fuentes de la institución, sobre la declaración soberanista.

Sáenz de Santamaría subrayó que para el Gobierno la declaración, más allá de sus posibles efectos jurídicos, tiene unos "efectos clarísimos en relación a la soberanía nacional", una soberanía que "corresponde al pueblo español".

"Entendemos que debe ser anulada", dijo antes de afirmar que no iba a entrar a valorar los debates que se produzcan en el seno del Tribunal Constitucional. El Constitucional admitió en mayo de 2013 el recurso interpuesto por el Gobierno contra la declaración soberanista, lo que conllevó la suspensión provisional de la decisión de la Cámara autonómica.

El recurso del Ejecutivo del PP, interpuesto en marzo pasado, se basa en el argumento de que la resolución del Parlamento de Cataluña sostiene que el pueblo catalán es soberano cuando la Constitución sólo reconoce la soberanía de todo el pueblo español en su conjunto.

El Tribunal está pendiente de revisar la constitucionalidad de la resolución aprobada el 23 de enero de 2013 por el Parlamento catalán y que lleva por título Declaración de soberanía y del derecho a decidir del pueblo de Cataluña.