La policía duda de la versión del padre y busca a los niños desaparecidos en el Guadalquivir

Agentes de la Policía Nacional han empezado este martes el rastreo del río Guadalquivir en Córdoba a su paso por las inmediaciones de una vivienda de un familiar del padre de los niños de 2 y 6 años desaparecidos el pasado sábado en un parque de Córdoba. Además, la Policía Nacional reconstruye el viaje de Huelva a Córdoba para comprobar la declaración que ha prestado el progenitor, mientras efectivos de la Policía Científica de Sevilla han retornado a la finca de la familia paterna, ubicada en Las Quemadas Altas, donde registran la parcela en busca de pistas sobre el paradero de los dos menores. La Policía baraja todas las hipótesis posibles y no descarta ninguna.

En la investigación también participan en estos momentos efectivos del Grupo Especial de Actividades Subacuáticas (GEAS) del Cuerpo Nacional de Policía que rastrean en una zodiac el río Guadalquivir entre la capital cordobesa y la barriada periférica de Alcolea, así como un helicóptero y perros adiestrados en la búsqueda de personas.

Se trata de un dispositivo que cuenta con agentes del Grupo de Homicidios y de la Policía Científica de Sevilla, en este último caso bajo la dirección del comisario de Policía Judicial de Sevilla, Manuel Piedrabuena, que participó en la investigación del caso de Marta del Castillo. También colabora la Guardia Civil, prestando especial atención los agentes de servicio a la posible presencia de los niños en alguna localidad de la provincia.

NO RECUERDAN HABERLE VISTO EN EL PARQUE

La Policía Nacional mantiene, a todos los niveles, el operativo montado para la búsqueda y localización de los dos hermanos, que, según ha denunciado el padre de los pequeños, se extraviaron este pasado sábado mientras jugaban en el parque Cruz Conde de la capital cordobesa.

Desde el domingo se ha interrogado a varias personas en el parque Cruz Conde de Córdoba, donde, según el padre de los menores, desparecieron sus hijos el sábado. Según han informado fuentes de la investigación, los testimonios recabados no confirman esta versión y aseguran no haber visto a esta persona aquel día. Los testimonios de las personas que estuvieron en el parque el mismo sábado aseguran no haber visto al padre de los niños y en algunos casos han llegado a advertir de que les habría llamado la atención una persona que acaba de perder a dos niños menores ya que lo habitual es mostrar nerviosismo o preguntar a los presentes. Nada de eso ocurrió según los testigos consultados por los agentes de Policía entre el domingo y el lunes.

ALERTA DEL PADRE

Fue el padre de los niños quien realizó una llamada en torno a las 18,40 horas de este sábado para alertar de que sus hijos habían desaparecido mientras jugaban en el mencionado parque de la capital cordobesa. Posteriormente, presentó la denuncia formal en la comisaría, donde este lunes estuvo prestando declaración, al igual que otros familiares de los menores, incluida la madre, que está recibiendo asistencia psicológica desde la Plataforma Cordobesa Contra la Violencia a la Mujer.

Los menores habían acudido con su padre este fin de semana a Córdoba capital, aunque residen en Huelva. Según han explicado fuentes de la familia materna, los padres están actualmente en "trámites de separación".

Fue este viernes cuando, siempre según apuntan las mismas fuentes, el padre se desplazó con sus hijos a Córdoba, ciudad en la que habitan los abuelos paternos y tíos por parte del padre de los pequeños. La familia materna fue alertada de la desaparición de los niños "por una llamada de la Policía Nacional de Córdoba", tras lo cual la madre se personó en la Comisaría Provincial de Huelva y, durante la madrugada del domingo, se desplazó junto con otros miembros de la familia a la capital cordobesa, donde han organizado grupos de búsqueda.

DENUNCIA DE LA MADRE

Además, la madre de los dos hermanos que supuestamente han desaparecido ha presentado durante la madrugada del domingo ante la Policía Nacional de Huelva una denuncia contra el progenitor de los pequeños por presuntos malos tratos psíquicos. Según la Subdelegación del Gobierno, la denuncia fue interpuesta en la madrugada del domingo, pero se refería a "motivos estrictamente matrimoniales porque a los niños ni los nombró".