La policía de Gibraltar vuelve a hostigar a cinco pesqueros de Algeciras

La Policía de Gibraltar ha vuelto a hostigar anoche a cinco pesqueros de cerco de Algeciras que han vuelto a salir a faenar a las aguas próximas al peñón, y que, horas después, han tenido que abandonar sin haber podido trabajar. El conflicto pesquero entre España y Gibraltar ha saltado de las aguas al terreno político hasta el punto de que el Gobierno ha pedido al PSOE actuar con "la mayor unidad posible" en defensa de los intereses nacionales y de los pescadores en unas aguas que "corresponden al estado español".

Los pesqueros -tres de los que salieron el miercoles y otros dos más- han salido del puerto de Algeciras sobre las 21.30 de la noche del juves escoltados por dos patrullas de la Guardia Civil y se han dirigido a la bocana sur del puerto de Gibraltar Se trata de la zona en la que Gibraltar no permite echar las redes y en la que ayer ya se produjo otro rifirrafe entre las patrulleras de la colonia británica, la Guardia Civil y los pescadores.

Esta noche, antes siquiera de que prendieran el lucero, con el que iluminan el mar para echar las redes, los pescadores han visto los destellos luminosos de las patrulleras gibraltareñas, que inmediatamente se han posicionado a su alrededor.

Según ha relatado uno de los pescadores que está a bordo del "Unión Vázquez Blanco" las patrulleras gibraltareñas han llegado "con la misma agresividad de ayer", haciendo "maniobras peligrosas", cruzándose entre los pesqueros y dando vueltas a su alrededor a gran velocidad, hasta el punto que, al parecer, han llegado a tocar en la popa a uno de los pesqueros.

Poco a poco, las cuatro embarcaciones de la Royal Gibraltar Police han ido suavizando su actitud, según los pescadores, que esta noche dicen que no han llegado a vivir momentos de tanto peligro como los de la noche anterior.En ese momento las patrullas gibraltareñas han comenzado a "pegar motorazos" para hacer ruido con los motores de sus embarcaciones y espantar la pesca. "Son profesionales de la mar y saben que con tanto ruido es imposible pescar", ha explicado el mismo pescador.

Sobre las doce de la noche, uno de los pesqueros abandonó la zona para irse a trabajar a otra latitud, mientras que otros tres han llegado a echar las redes, momento en el que las patrullas de la RGP han vuelto a hacer maniobras de acercamiento y a hacer ruido con sus motores.

La imposibilidad de pescar en esas condiciones, unido al cambio de marea, han hecho que finalmente los cuatro pesqueros desistieran de faenar en la zona y cerca de la una de la madrugada han optado por intentarlo en mitad de la Bahía de Algeciras.

Juan Manuel Vázquez, armador del "Unión Vázquez Blanco" se lamentaba de que, tras tres meses de conflicto y sin poder trabajar donde lo hacían históricamente, los pescadores están empezando a "pasar necesidades". "Hay personas que se han quedado sin crédito y están pasando hambre". "No hemos venido a provocar, hemos venido a ver si habían cambiado de postura", ha comentado el armador.

El conflicto pesquero, que ha puesto de nuevo en evidencia el litigio sobre las aguas que rodean al peñón, comenzó el pasado mes de marzo, cuando el ministro principal de Gibraltar, Fabian Picardo, decidió romper el acuerdo suscrito en 1999 por el anterior gobernador, Peter Caruana, y que permitía a los pesqueros de La Línea y de Algeciras, actualmente unas sesenta embarcaciones, faenar con sus redes en aguas próximas a la colonia británica. Picardo ha esgrimido que ese acuerdo era ilegal porque iba contra una ley medioambiental local anterior de 1991, que prohíbe faenar con cualquier tipo de redes, mientras que los pescadores sostienen que sus artes son legales en España y en la UE.

EL GOBIERNO ELUDE POLEMIZAR CON EL PSOE Y LE PIDE TRABAJAR DESDE LA UNIDAD EN FAVOR DE LOS PESCADORES

La vicepresidenta primera del Gobierno, Soraya Sáenz de Santamaría, ha pedido al PSOE que no entre en controversias en la cuestión de Gibraltar y trabaje en cambio "desde la unidad" en defensa de los intereses de España y de los pescadores españoles que faenan en los alrededores del Peñón.

Ha sido la vicepresidenta del Gobierno, Soraya Sáenz de Santamaría, la que ha hecho estas declaraciones, después de que el PSOE de La Línea de la Concepción (Cádiz) culpara al PP de Algeciras de provocar un "desafío sin sentido" y de "teledirigir" los incidentes de las dos últimas noches entre pescadores y patrulleras de Gibraltar.

Tras este comunicado del PSOE de La Línea, que ha rechazado el alcalde de Algeciras, el diputado popular José Ignacio Landaluce, la vicepresidenta ha pedido a los responsables del PSOE trabajar "desde la mayor unidad posible en defensa de los intereses de España y de los pescadores de las distintas localidades de esa zona".

Sáenz de Santamaría ha emplazado al Ejecutivo de Gibraltar a dialogar para volver a aplicar el acuerdo pesquero de 1999, que es "el más idóneo" para todas las partes.

La vicepresidenta ha recordado al ministro principal de Gibraltar, Fabian Picardo, que las aguas que rodean al Peñón "corresponden al Estado español" en virtud del Tratado de Utrecht (1713), por el que solo se cedieron las del puerto. Y ha asegurado que el Gobierno está haciendo "los máximos esfuerzos a todos los niveles" para resolver el conflicto pesquero y evitar que haya nuevos hostigamientos a la flota de la Bahía de Algeciras.

En ese ámbito ha señalado que el próximo martes, el ministro de Asuntos Exteriores, José Manuel García-Margallo, se reunirá en Londres con su colega británico, William Hague, para abordar este asunto en un encuentro en el que se van "defender -ha dicho- los intereses de los pescadores".

El presidente de la Junta de Andalucía, José Antonio Griñan, también ha apuntado hoy que este no es el momento para disputas partidarias y ha pedido al Gobierno que acelere las negociaciones con el Reino Unido para terminar "de una vez por todas" con este conflicto y que los pescadores del Campo de Gibraltar puedan seguir faenando con tranquilidad.

Griñán ha dicho que no tiene motivos para dudar de las quejas del PSOE de La Línea, que se producen después de que la alcaldesa socialista de la localidad Gema Araujo mediara para que el pasado martes los 53 pesqueros de la localidad afectados por el conflicto se avinieran a suscribir un "memorándum de entendimiento" con Picardo, por el que han renunciado a pescar con redes en la zona del conflicto mientras una comisión de técnicos estudia el asunto.

Un "entendimiento" que no comparten ni entienden sus compañeros de Algeciras, localidad vecina gobernada por el PP y cuyos pescadores, amparados en la protección que les ofrece el Gobierno, siguen intentando faenar en la zona, lo que ha llevado a los enfrentamientos de los dos últimos días con las patrulleras gibraltareñas.

Tras los incidentes vividos en las aguas en las dos últimas noches parecen avecinarse dos días de aparente calma en el mar. Los pescadores descansan y no tienen previsto salir a faenar hasta la noche del domingo al lunes.

La Guardia Civil, que ha reforzado el dispositivo en la bahía de Algeciras con algunas patrulleras con base en Málaga, descarta por el momento pedir ayuda a la Armada para proteger a los pescadores españoles y hacer frente a las patrulleras británicas de la Royal Navy, que sí apoyan a la policía gibraltareña en sus maniobras para expulsar a los pesqueros españoles del caladero en conflicto. En palabras de Sáenz de Santamaría su tarea en el acompañamiento a los pescadores está siendo "muy eficaz y entregada".

Esta tarde un centenar de trabajadores españoles en Gibraltar, un colectivo formado por más de ocho mil personas, se han concentrado en la verja para protestar porque se sienten perjudicados por las largas colas que, a raíz del conflicto pesquero, se producen diariamente en este paso y porque temen que la tensión haga peligrar sus empleos.