Cuatro personas mueren al incendiarse su barraca en un solar de Barcelona

Cuatro personas han fallecido esta madrugada por inhalación de humo al incendiarse, al parecer de forma fortuita, la chabola en la que vivían en un solar abandonado de Barcelona, según ha informado el ayuntamiento de la capital catalana. El incendio se ha producido hacia las 03.30 horas de la madrugada en un solar de la calle Bilbao, en el distrito de Sant Martí de Barcelona, en una rampa de acceso en la que se acumulaban maderas y colchones, en una especie de chabola que era utilizada como vivienda precaria por las víctimas.

Las cuatro víctimas, cuya identidad se desconoce por el momento, son tres hombres y una mujer, todos ellos de origen rumano, según ha explicado a los periodistas el primer teniente de alcalde de Barcelona, Joaquim Forn. Los primeros indicios, según Forn, apuntan a que el incendio ha tenido un origen fortuito y que la muerte de las cuatro personas -todos ellos mayores de edad- se ha producido por inhalación de humo.

Tras recibir la alerta por el incendio, al lugar de los hechos se han desplazado dos vehículos tanques de los bomberos, dos vehículos médicos, varias patrullas de la Guàrdia Urbana de Barcelona y de los Mossos d'Esquadra, así como los mandos de guardia y una ambulancia del Sistema de Emergencias Médicas (SEM). Cuando los bomberos habían extinguido el incendio han localizado los cuerpos sin vida de las cuatro víctimas.

Según Forn, el solar abandonado fue desalojado en 2010 por los Mossos d'Esquadra porque la mayoría de personas que lo ocupaban eran "gente problemática", acusada de varios delitos. No obstante, un matrimonio de rumanos que llevaba casi diez años en el solar siguió viviendo en el lugar, donde con el tiempo fueron llegando varios compatriotas suyos, la mayoría con vínculos familiares.

NO QUISIERON ACOGERSE A UN PROGRAMA DE SERVICIOS SOCIALES

Según Forn, desde el desalojo de 2010, las personas que ocupaban el solar incendiado no han provocado problemas en el vecindario, más allá de algunas quejas por cuestiones de salubridad o por algún vehículo mal aparcado. El primer teniente de alcalde ha explicado que el pasado mes de marzo los servicios sociales del Ayuntamiento de Barcelona se pusieron en contacto con los siete rumanos que vivían entonces en el solar, a los que ofrecieron la posibilidad de acogerse a un programa de servicios sociales o bien ser extraditados.

Sin embargo, los siete ciudadanos rumanos, entre ellos el matrimonio que llevaba muchos años viviendo en el solar, rechazaron el ofrecimiento municipal. No obstante, el matrimonio abandonó finalmente el solar, por lo que no estarían entre los fallecidos, a falta de la confirmación oficial de la identidad de las víctimas.

En el proceso de identificación de las víctimas, el consistorio está tratando de determinar si los fallecidos mantienen algún vínculo familiar con el matrimonio que ocupaba históricamente el solar, ya que muchos de los inquilinos que acudían a la zona eran familiares suyos.

El solar abandonado se encuentra en el distrito de Sant Martí, en la zona del 22@, donde, según un recuento del consistorio de Barcelona, actualmente hay una treintena de solares o fábricas abandonadas y ocupadas, debido al proceso de transformación de este antiguo barrio obrero, ahora convertido en el epicentro de empresas tecnológicas y culturales.

Ante esta situación, el Ayuntamiento de Barcelona inició en noviembre del pasado año un programa para localizar estas fincas abandonadas, ponerse en contacto con sus ocupantes y tratar de identificar a los propietarios, para que denunciaran judicialmente la ocupación y poder proceder al desalojo.

En el caso del solar donde ha ocurrido el incendio -en la zona afectada por el plan de Can Ricart-, el consistorio todavía no ha podido determinar quién es el dueño, porque la parcela ha sido recientemente dividida entre varios propietarios. Se da el caso de que en marzo pasado todos los grupos municipales de