Los partidos abren "el debate sobre el debate" a dos meses de las elecciones

A dos meses vista de las elecciones del 20 de diciembre los partidos han abierto ya el clásico "debate sobre el debate" de todas las citas electorales, en el que unos apuestan claramente por un cara a cara televisivo entre los dos principales candidatos y otros por un debate abierto al resto de candidatos.

Una reflexión que en estos comicios generales cobra aún más sentido cuando todas las encuestas coinciden en la irrupción en el Congreso de dos fuerzas que hasta ahora no contaban con representación en el Parlamento nacional, Podemos y Ciudadanos.

Precisamente fue ayer el líder de Ciudadanos, Albert Rivera, quien abrió la espita de esta discusión durante la recepción en el Palacio Real por la Fiesta Nacional.

Rivera ha insistido hoy en la necesidad de celebrar debates electorales "a cuatro" y se ha preguntado si alguien se imagina a un presidente del Gobierno "escondiéndose de un debate" o "no contestando a preguntas de la prensa".

Deseo que tiene también el secretario general de Podemos, Pablo Iglesias, que ha emplazado por carta a Mariano Rajoy, Pedro Sánchez y Albert Rivera a un debate electoral televisado en el que se permitan preguntas de la ciudadanía.

En la misiva que ha remitido hoy a quienes considera sus principales rivales en la carrera hacia la Moncloa, Iglesias plantea la celebración de un debate "a cuatro", en las fechas y lugares que consideren oportunos, pero sin pactos previos entre los equipos de los candidatos y sin cerrar un guión de temas.

Iglesias subraya que es una "obligación" de cualquier democracia avanzada garantizar estos debates electorales en televisión, como un elemento más de la campaña electoral. "A diferencia de los partidos viejos, nosotros no tememos debatir en serio", ha proclamado.

Ha recogido el guante el líder del PSOE, Pedro Sánchez, que ha querido dejar claro que su intención es debatir "con todos, de todo y sin cortapisas" y que su deseo es hacer una campaña "limpia, de propuestas y no de descalificaciones". Sánchez ha anunciado que, como en 2011, el PSOE llevará en su programa que la ley electoral regule la celebración de debates y que sea una comisión independiente la que se haga cargo de su organización.

Tras subrayar su "voluntad firme" de debatir con otros candidatos, ha confiado en que otras formaciones, y en especial, el presidente del Gobierno, Mariano Rajoy, "hagan lo propio" y "se manifiesten con la misma claridad".

Quien se ha mostrado absolutamente contrario a ese posible debate "a cuatro" entre Rajoy, Sánchez, Iglesias y Rivera ha sido como es lógico el coordinador federal de IU.

Cayo Lara considera una "barbaridad" política plantear un debate electoral con estos cuatro protagonistas dado que Rivera e Iglesias representan a partidos "sin balance que presentar, porque no han estado en el parlamento".

Tras recordar que "no se presentan solo cuatro a las elecciones" del próximo 20 de diciembre, Lara ha defendido que en los debates de televisión estén todos aquellos candidatos a la Presidencia del Gobierno y que pueden ser "determinantes y decisivos" para la configuración de la nueva mayoría parlamentaria.

Según el coordinador de IU, en unas elecciones como las del 20D, en las que "está todo tan abierto", puede haber "muchas sorpresas" sobre quiénes se pueden convertir en "árbitros" de esas mayorías.

Desde el PP, su portavoz en el Congreso, Rafael Hernando, cree que sería "bueno" que hubiera un "cara a cara" entre Mariano Rajoy y Pedro Sánchez por ser el presidente del Gobierno y el jefe de la oposición, aunque no descarta que pueda haber otros debates con más formaciones políticas.

Sobre la posibilidad de que haya un debate "a cuatro", entre Rajoy, Sánchez, Iglesias y Rivera, Hernando se ha preguntado que "por qué cuatro", y ha recordado que hay "leyes y reglas" y acuerdos de la Junta Electoral Central que hay que aplicar, por lo que "evidentemente" habrá debates, aunque ya se verá "de qué forma y de qué tipo".

También ha terciado en la discusión la secretaria general del PP, María Dolores Cospedal, que ha evitado pronunciarse sobre si debe celebrarse un debate "a cuatro" y ha avanzado que la decisión la tomarán en su momento las direcciones de campaña. "En la historia de la democracia española siempre hemos mantenido debates de acuerdo con los principios democráticos y de acuerdo con lo que plantean las normas en vigor", ha remarcado.

Tampoco ha querido adelantar acontecimientos el presidente del Congreso, Jesús Posada, que está convencido de que se optará por lo "más conveniente" una vez que ya esté en marcha la campaña electoral.

Más clara ha sido la vicepresidenta primera del Congreso, Celia Villalobos, a quien le parecen bien los debates "a cuatro" o "a seis", pero cree que debe haber también un "cara a cara" entre Mariano Rajoy y Pedro Sánchez, quienes, a su juicio, son los únicos que se están disputando la presidencia del Gobierno.