La participación aumenta tres puntos respecto a 2006

La jornada electoral en Cataluña ha transcurrido sin apenas incidencias y con una participación mayor que en 2006, ya que a las 18.00 horas había votado el 48,38% de los más de 5,3 millones de catalanes llamados a las urnas, tres puntos más que en los anteriores comicios.

De este modo, si en 2006 se registró una participación final del 56,77%, en las elecciones de hoy y de mantenerse la tendencia, rondará el 60%, disipándose los temores a una gran abstención que apuntaban algunos análisis políticos.

Esta participación se situaría en un término medio entre las registradas en las elecciones catalanas desde los primeros comicios celebrados en 1980, y que van desde el 64,3 por ciento de las elecciones de 1984 al 54,87 por ciento de las autonómicas de 1992, las que contaron con un menor número de electores que se acercaron a las urnas.

Por circunscripciones, el porcentaje de participación a las 18:00 horas era en Barcelona del 48,46% (45,26% en 2006), en Girona del 50,38% (el 47,69% en 2006), en Lleida del 48,230% (47,08%) y en Tarragona del 46,08% (42,53%).

El 100% de las 8.032 mesas repartidas en los 2.721 colegios electorales catalanes quedaron constituidas sobre las 10:45 horas de hoy después de que algunas de ellas tuvieran que retrasar su apertura a consecuencia de pequeños retrasos e incidencias.

El conseller de Gobernación, Jordi Ausàs, ha explicado que las mesas de los colegios administrados electrónicamente, instaladas en siete municipios, han funcionado correctamente a excepción de una veintena de mesas de Lleida, que han tenido que recurrir al tradicional "lápiz y papel".

En cuanto al escaso anecdotario de la jornada, los Mossos d'Esquadra han tenido conocimiento de que en la puerta de un colegio electoral en el barrio de Horta (Barcelona) se había intentado bloquear con silicona mientras que en Badalona otro colegio se ha encontrado sin suministro eléctrico.

El dispositivo de seguridad para la jornada de hoy ha contado con unos 7.000 Mossos d'Esquadra, 3.700 de los cuales forman parte del dispositivo electoral específico, a los que hay que sumar más 2.000 policías locales.

Todos los cabezas de lista de los partidos con representación en el Parlament de Cataluña votaron entre las 10:00 y las 12:00 horas en sus respectivos colegios electorales e hicieron un llamamiento a la participación.

El presidente de la Generalitat y candidato del PSC, José Montilla, ha dicho tras depositar su voto que una alta participación permitirá "un autogobierno mayor y un gobierno más fuerte", mientras que el candidato de CiU, Artur Mas, ha dicho que una participación masiva servirá para "construir el país y defenderlo", pese a la desafección que siente mucha gente hacia la política.

El candidato de ERC, Joan Puigcercós, ha pedido a los electores que vayan a votar para que el Parlament "sea muy representativo" de lo que es la sociedad catalana actual, y la candidata del PPC, Alícia Sánchez-Camacho, ha subrayado que el próximo gobierno catalán "ha de ser el que saque a Cataluña de la crisis".

En parecidos términos se ha expresado el candidato de ICV-EUiA, Joan Herrera, que ha subrayado la importancia de ir a votar porque hoy se decide "cómo salir de la crisis", mientras que el candidato de Ciutadans, Albert Rivera, ha destacado que está en juego "el futuro de Cataluña en un momento de crisis y de pérdida de confianza y de prestigio de la política".