Los 'okupas' pasan de la tutela municipal mientras los vecinos les exigen cumplir la ley

Situación insólita en Barcelona. El Ayuntamiento cede temporalmente el edificio de Can Vias a los okupas, incluso les da licencia de obras y casi les suplica que presenten un proyecto de rehabilitación. Ellos no hacen caso. No negocian ni presentan proyecto y esta mañana, pese a las quejas de muchos vecinos, han vuelto a okupar el edificio.

Retoman las tareas de desescombro y hacen oídos sordos a las peticiones municipales. El Consistorio les cede temporalmente la cesión de este espacio. La oposición acusa al Ayuntamiento, gobernado por CiU, de seguir la hoja de ruta de los violentos.

Los vecinos censuran los privilegios de los antisistema y la actitud del alcalde: “Eso es bajarse los pantalones” afirma uno de los vecinos. “Aquí sólo tenemos mangantes” recalca una de las vecinas del barrio. “La próxima vez que tengamos que hacer una reivindicación, ya sabemos lo que tenemos que hacer” asegura otro.

DIÁLOGO CON LOS VIOLENTOS

El Ayuntamiento de Barcelona mantiene su estrategia de diálogo con Can Vies, pese a que que este colectivo anunció el miércoles que continuará con las labores de reconstrucción del edificio al margen del consistorio, que desalojó el centro okupado y empezó a derribarlo.

Lo ha explicado este jueves a los periodistas el primer teniente de alcalde y responsable del área de Seguridad, Joaquim Forn, durante una visita a unas jornadas sobre educación viaria en el Fòrum, adonde han asistido más de 3.000 alumnos de Primaria.

Ante las críticas de la oposición sobre cómo el gobierno municipal ha gestionado el desalojo y los posteriores altercados, Forn ha retado a PSC, PP, ICV-EUiA y ERC a "presentar propuestas", que se estudiarán.