Zapatero se autoexculpa de la crisis española en su despedida

También pide cerrar filas con el ganador del Congreso y que no se pierdan los afecto

"Es muy probable que nunca más haya una muerte a manos de ETA"

nacional

| 03.02.2012 - 18:41 h
REDACCIÓN

La Encuesta de Telemadrid

¿Para combatir la corrupción te muestras a favor de la eliminación de los billetes de 500 euros?
¿Para combatir la corrupción te muestras a favor de la eliminación de los billetes de 500 euros?
Si
80%
No
20%

El secretario general del PSOE, José Luis Rodríguez Zapatero, ha justificado hoy ante el plenario del 38 Congreso del PSOE la política económica que tuvo que llevar a cabo y ha señalado que fue consecuencia de factores provenientes del exterior.

Zapatero se ha referido a sus medidas económicas al inicio de su intervención ante el plenario del Congreso para presentar el informe de gestión de la Ejecutiva que ha presidido.

El expresidente del Gobierno ha expresado su total respeto por el partido y por todos sus dirigentes y militantes y ha señalado que la crisis financiera procedente de Wall Street y la situación de Grecia tuvieron gran parte de culpa sobre lo que ha tenido que vivir España.

No obstante, ha reconocido la existencia de debilidades propias de la economía española.

"Debilidades sí, pero no hubiéramos vivido la dificilísima situación económica y de empleo que tenemos si no hubiéramos tenido los acontecimientos globales y europeos que vivimos", ha añadido.

NO MÁS MUERTES EN MANOS DE ETA

El secretario general saliente del PSOE, José Luis Rodríguez Zapatero, ha asegurado en su último discurso que quizás "haya que decirlo en voz baja, pero es muy probable que nunca más haya una muerte a manos de ETA", por lo que ha estimado que "debemos estar satisfechos".

Rodríguez Zapatero ha planteado ante el plenario del 38 Congreso federal del PSOE que el cónclave se celebra en un momento "significativo" por la situación en la que se encuentra la banda terrorista y ha recordado que en el anterior congreso "recordábamos a la última víctima", al concejal de Mondragón, Isaías Carrasco.

Ha sostenido que durante sus ocho años al frente del Gobierno ha apoyado de "manera permanente" a los que "de una u otra manera" querían la paz y el final de la banda terrorista ETA y ha expresado un especial reconocimiento a los socialistas de Euskadi.

"Los más intenso, pero también lo más gratificante es ver a los compañeros del País Vasco. Han aguantado, no ha descansado hasta alcanzar el fin de la violencia y ETA", ha enfatizado Zapatero.

El expresidente ha relatado que siendo consciente de que la mayoría de la sociedad española quería el final de la banda terrorista "siempre he apoyado a todos lo que ha trabajado en esta tarea, a todos de manera permanente los que de una u otra manera han buscando la paz".

Respecto a la situación actual, ha afirmado que "quizás lo tengamos que decir en voz baja, pero debemos estar satisfechos porque muy probablemente nunca más haya una muerte a manos de ETA".

Rodríguez Zapatero ha emplazado a los dirigentes socialistas a "mantener" la memoria de las víctimas y su recuerdo por la convivencia en Euskadi y porque "nos hemos dejado tanto en el camino".

"Mi reconocimiento para siempre a los compañeros de Euskadi", ha apostillado Zapatero arrancando otro aplauso del plenario.

PIDE CERRAR FILAS CON EL GANADOR Y QUE NO SE PIERDAN LOS AFECTOS

El secretario general del PSOE, José Luis Rodríguez Zapatero, se ha puesto hoy al servicio de su partido para lo que le necesiten y ha emplazado a sus compañeros a cerrar filas con la persona que mañana le sustituya en el liderazgo y a que, "pase lo que pase, no se pierdan los afectos y las lealtades.

Un emocionado Zapatero, que al finalizar su discurso ha recibido una larga y calurosa ovación, se ha despedido así de sus responsabilidades al frente del PSOE después de once años y medio, antes de que se discuta su informe de gestión en el 38 congreso federal que tiene que elegir mañana a su sustituto entre Alfredo Pérez Rubalcaba y Carme Chacón.

Zapatero se ha "atrevido" a pedir una última cosa a sus compañeros y es que "todos democráticamente estén detrás de quien tenga el liderazgo", porque un partido con 130 años de historia lo merece y España "lo necesita".

En un discurso de más de una hora de duración, el ex presidente del Gobierno ha querido citar sólo a uno de sus compañeros, a José Bono, con quien disputó el liderazgo del PSOE en el año 2000 y con quien, a raíz de esa contienda, fraguó "una lealtad, un afecto y una amistad" que todavía hoy perdura.

"Sé que sois capaces de hacerlo, y de hacerlo como se hacen las cosas en esta casa. Como mañana vamos a hacer las cosas, libremente, democráticamente", ha apostillado.