Zapatero se ampara en el 23-F para no discutir con Rajoy sobre economía

nacional

| 23.02.2011 - 10:14 h
REDACCIÓN

La Encuesta de Telemadrid

¿Para combatir la corrupción te muestras a favor de la eliminación de los billetes de 500 euros?
¿Para combatir la corrupción te muestras a favor de la eliminación de los billetes de 500 euros?
Si
96.7%
No
3.3%

El presidente del Gobierno, José Luis Rodríguez Zapatero, ha renunciado este martes a "discutir" con el líder del PP, Mariano Rajoy, en el Pleno del Congreso, invocando el espíritu de "unidad" que, según ha recordado, reinó en España hace justo 30 años y sirvió para frustrar el golpe de Estado. "No es un día que quiera discutir con usted. Hace justo 30 años esta Cámara sufrió lo que sufrió. Hubo dignidad, unidad y lucha por la libertad aquí y en toda la sociedad española. Treinta años después, los que lo sentimos profundamente, merece que lo reconozcamos", ha subrayado Zapatero en su última intervención durante su rifirrafe con Rajoy.

Previamente, el presidente del primer partido de la oposición había vuelto a acusar a Zapatero de ser "un lastre para la economía española", pero el presidente del Ejecutivo, antes de rememorar lo que ocurrió un día como hoy de 1981, se limitó a afearle que ahora recrimine al Gobierno las malas cifras de paro y no le reconociera méritos cuando España tenía la menor tasa de desempleo de la democracia.

PRECISAMENTE LO QUE QUERIAN LOS GOLPISTAS

Rajoy, que no tuvo oportunidad de replicar a Zapatero dentro del hemiciclo porque ya había consumido sus dos turnos de palabra, optó por hacerlo después en el pasillo del Congreso, donde criticó la actitud del presidente, quien, a su juicio, ha demostrado ser "bastante poco respetuoso" con lo que es un Parlamento democrático, "que es lo que no querían los del 23-F que hubiera".

Tras congratularse de que España sea una democracia "desde hace muchos años" y subrayar que así lo seguirá siendo en el futuro, el líder del primer partido de la oposición ha recordado a Zapatero que "la principal obligación" de un presidente del Gobierno es contestar a las preguntas que le hace la oposición.

“EL PRESIDENTE NO TIENE NADA QUE DECIR”

En cualquier caso, Rajoy cree que la decisión de no contestar a su pregunta responde a que el jefe del Ejecutivo "no tiene nada que decir" en materia económica y de gestión de la política económica. "Por eso dice que no contesta, porque estamos en 23-F", ha lamentado.

"Como es la primera vez que debatimos sobre economía, *verdad?", respondió con ironía Zapatero, aludiendo a los debates sobre política económica que semana tras semana viene manteniendo con Rajoy en las sesiones de control al Gobierno de esta legislatura.

Zapatero acudió esta mañana a la sesión de control portando la reedición que el diario El País ha realizado de la primera página con la que aquel día expresó su rechazo a la asonada militar, en la que tituló a cinco columnas, 'Golpe de Estado. El País, con la Constitución'.