Zapatero rechaza descongelar las pensiones y Rajoy le dice que así será "muy difícil" pactar su reforma

El PP propone al Pacto de Toledo hacer compatible la pensión completa de jubilación con un salario

nacional

| 13.10.2010 - 09:29 h
REDACCIÓN

El presidente del Gobierno, José Luis Rodríguez Zapatero, pidió este miércoles al líder del PP, Mariano Rajoy, su colaboración para aprobar con consenso la reforma del sistema de pensiones, "más allá de la circunstancia excepcional" que, aseguró, ha supuesto la congelación de estas prestaciones para 2011. Zapatero rechazaba descongelar las pensiones y Rajoy le avisaba de que entonces será "muy difícil" pactar su reforma.

En la sesión de control del Congreso, Zapatero y Rajoy dedicaron su cara a cara semanal a debatir sobre la congelación de las pensiones, una decisión con la que, según subrayó el líder de la oposición, el presidente ha roto quince años de acuerdo en esta materia.

El jefe del Ejecutivo admitió que nunca esperaba contar con el apoyo de Rajoy ante esta medida por tratarse de una decisión "difícil". "No suele ser usted el que toma decisiones difíciles o acompaña decisiones difíciles pero necesarias para el país", le reprochó Zapatero a Rajoy.

PACTO DE TOLEDO INCUMPLIDO

Al exponer su pregunta, el líder del PP recordó que el Pacto de Toledo fue un avance muy importante que ha dado "seguridad y tranquilidad a todos", sobre todo porque existía el compromiso de que cualquier modificación sustancial debía hacerse con consenso. Un compromiso que han cumplido, dijo, todos los gobiernos menos el de Zapatero, a quien preguntó cómo piensa que los españoles van a fiarse de él en el futuro "tras haber incumplido de una forma tan clara y tan nítida un acuerdo que fue tan difícil conseguir".

Ante esta acusación, Zapatero aseguró que su Gobierno y el grupo socialista siempre han respetado el Pacto de Toledo, y la congelación de las pensiones contributivas es una "circunstancia excepcional" a la que el Ejecutivo se ha visto "obligado". Además insistió en comparar las subidas de las pensiones aprobadas por su Gobierno (del 2,5% de media anual) frente a las del PP (1,9%), una diferencia que se agranda en cuanto a las pensiones mínimas, cuyo aumento total en estos años ha sido del 27% frente al 3,6% en el conjunto de los ocho años de gobiernos del PP.

"Eso es autoridad y legitimidad para hablar de esfuerzo solidario", añadió Zapatero, quien reiteró que el Gobierno elaborará un proyecto de ley con las recomendaciones que eleve la Comisión del Pacto de Toledo y que espera que se alcancen con consenso y con la colaboración del Partido Popular.

Ante las comparaciones de Zapatero, Mariano Rajoy le recordó que el primer gobierno de José María Aznar tuvo que pedir en 1996 un crédito para la paga extraordinaria de los pensionistas. Rajoy criticó que Zapatero decidiera congelar las pensiones sin pactar esta decisión "con nadie", con lo que ha incumplido no sólo el Pacto de Toledo, sino también las reiteradas peticiones de la Cámara de echarse atrás en la congelación.

Incluso acusó al presidente de vetar el debate sobre la congelación de las pensiones en el Congreso, y por eso le pidió que no vuelva a hacerlo y permita discutir esta cuestión en el debate presupuestario.

EL PP PROPONE AL PACTO DE TOLEDO HACER COMPATIBLE PENSION DE JUBILACION Y SALARIO

El Partido Popular ha propuesto a la Comisión del Pacto de Toledo que la reforma de sistema de pensiones permita compatibilizar la pensión completa por jubilación y un salario para fomentar la "reinserción" de los mayores de 65 años en el mercado laboral y la ampliación voluntaria de la vida laboral, si bien esta idea ha sido rechazada de plano por el PSOE y las minorías de la izquierda parlamentaria.

Tras la reunión, el portavoz 'popular', Tomás Burgos, ha señalado que su propuesta tiene como objeto "abrir el sistema", que considera demasiado rígido, para que no suponga un "freno" a la reincorporación al empleo de los mayores de 65 años, y ha negado que esto perjudique a la contratación de los jóvenes. "Ambos objetivos son compatibles y necesarios", ha recalcado. Burgos ha admitido que la propuesta puede resultar sorprendente en un momento en el que el paro alcanza los cuatro millones de personas, pero ha insistido en que es necesario impulsar la flexibilización de un sistema que, a su juicio es demasiado "rígido", en la línea de lo que se hace en otros países.

No obstante, el PP sólo ha contado con el respaldo de CiU y la prudencia del PNV, que ha señalado que se puede debatir la iniciativa, similar al conocido como 'modelo sueco' de pensiones.

Así, PSOE, a través de su portavoz, Isabel López i Chamosa, ha recalcado que no es el momento de plantear una medida de este tipo, mientras que el diputado de ERC, Joan Tardá, ha llegado a calificarla de "aberración", postura que comparten tanto el portavoz de IU, Gaspar Llamazares como la del BNG, Olaia Fernández Davila.

Por otro lado, el portavoz del PNV, Emilio Olabarria, que estuvo ausente de las reuniones de la pasada semana, ha asegurado que "Estamos en contra de la congelación de las pensiones pero no nos gustaría que afecte a acuerdos que son de naturaleza diferente. Nosotros nos debemos al futuro, a las pensiones de nuestros hijos y nuestros nietos, ha remarcado.