Zapatero: "La nuestra será una democracia sin terrorismo, pero no sin memoria"

El presidente del Gobierno ha comparecido en Moncloa 60 minutos después de la publicación

nacional

| 20.10.2011 - 19:18 h
REDACCIÓN

La Encuesta de Telemadrid

¿Para combatir la corrupción te muestras a favor de la eliminación de los billetes de 500 euros?
¿Para combatir la corrupción te muestras a favor de la eliminación de los billetes de 500 euros?
Si
96.7%
No
3.3%

El presidente del Gobierno, José Luis Rodríguez Zapatero, ha comparecido en Moncloa 60 minutos después de la publicación por ETA del comunicado que anuncia el cese definitivo de la lucha armada, para expresar su "satisfacción teñida por el dolor".

A su juicio, el fin de la violencia es mérito del Estado de Derecho y del "temple y la firmeza" de la sociedad. A partir de ahora, cree que debe ser el Parlamento que surja de las elecciones del 20 de noviembre y el futuro Gobierno quien gestione la nueva etapa, manteniendo siempre la unidad entre los partidos políticos vascos y españoles.

"La nuestra será una democracia sin terrorismo, pero no sin memoria", afirma Zapatero, quien también ha asegurado que "la unidad de los partidos políticos ha resultado definitiva".

Zapatero considera que el comunicado de ETA anunciando el cese definitivo de su actividad armada, es una victoria del Estado de Derecho y ha emplazado al nuevo Parlamento y al Gobierno que de él surja la conducción de esta nueva etapa, para la que ha pedido mantener la unidad de los demócratas.

RECUERDO A LAS VÍCTIMAS DEL TERRORISMO

En una declaración institucional desde el Palacio de la Moncloa, Zapatero ha tenido palabras de recuerdo para las víctimas del terrorismo, ha subrayado la determinación de todos los Gobiernos democráticos para acabar con el terrorismo y ha agradecido la labor de las Fuerzas de Seguridad y de la Justicia, así como la cooperación internacional, especialmente de Francia.

El presidente del Gobierno ha recordado también la labor de Francia y tiene un recuerdo especial para el actual presidente del país galo, Nicolas Sarkozy.