Zapatero: "Empleo neto se creará en la segunda parte de 2011"

"No he sentido que traicionaba mis convicciones"

Reclama "austeridad" a todas las administraciones públicas para reducir el déficit público

Zapatero pone el matrimonio gay como ejemplo de lo mejor que ha hecho

Descarta el copago sanitario y asegura que el ahorro que supondía "no merece la pena"

Sobre el debate sucesorio: "nosotros no hablamos de eso"

nacional

| 31.01.2011 - 10:36 h
REDACCIÓN

El presidente del Gobierno, José Luis Rodríguez Zapatero, reconocía esta mañana que "nos va a costar reducir la tasa de paro en España", en el curso de una entrevista en el programa "Los Desayunos de TVE". Zapatero aseguraba que todas las estimaciones que tiene el Gobierno es que "empleo neto se creará en la segunda parte de este año 2011", aunque "de forma moderada" y aseguraba que para ello tenemos que solventar los problemas del sistema financiero y de las cajas.

El presidente del Gobierno, José Luis Rodríguez Zapatero, ha reconocido que a España "le va a costar reducir" la tasa de paro, que es "muy alta", porque durante la crisis se han destruido unos dos millones de puestos de trabajo, muchos procedentes de la construcción, que tardarán tiempo en recuperarse.

Zapatero ha subrayado que las cosas no pueden "cambiar de un día para otro" y que el país tendrá que hacer esfuerzos para recolocar a sus desempleados, cuya protección, ha dicho, alcanza el 75%, una tasa muy elevada. "Sé que cobrar la prestación no es lo que prefieren, que preferirían un trabajo", ha añadido el presidente, que ha destacado que habrá más oportunidades de empleo este año y sobre todo en 2012.

De hecho, ha reiterado que en la segunda mitad de este año se empezará a crear empleo neto, aunque de manera "moderada", mientras que 2012 "será ya un año de creación de empleo neto". De todos modos, el presidente ha reconocido que habrá que generar muchos puestos de trabajo para recuperar todo el empleo perdido en la crisis y ha insistido en que para crear empleo es fundamental la reestructuración de las cajas.

Para Zapatero, los sectores que serán "tractores" de la creación de empleo son los vinculados a los servicios profesionales, nuevas tecnologías, energías renovables y medio ambiente. A esos sectores irán dirigidos los programas formativos incluidos en la reforma de las políticas activas de empleo, donde se busca un tratamiento individual y personalizado de cada parado.

El jefe del Ejecutivo ha dicho que "entiende la ansiedad" de quienes esperan que la reforma laboral empiece a crear empleo de inmediato, pero ha precisado que sus efectos "más poderosos" comenzarán a notarse cuando la economía "vuelva a tomar un ritmo de crecimiento por encima del 1%". En cualquier caso, Zapatero ha destacado que la reforma laboral ya está teniendo efectos, porque está recortando los contratos temporales e impulsando los indefinidos, que era uno de sus objetivos. Además de la laboral, el presidente ha recordado que el Gobierno ha emprendido otras reformas para que no vuelva a producirse un ajuste del empleo tan fuerte como el que se ha vivido estos años cuando vengan otras crisis dentro de "determinados años".

"NO HE TRAICIONADO MIS CONVICCIONES"

El presidente del Gobierno sostiene que "ha llevado a cabo un proyecto social, de conquistas sociales que no se esconde ante las reformas que necesita la economía española". Rodríguez Zapatero aseguraba en este sentido que pese a la congelación de las pensiones y al recorte de ayudas sociales "no he sentido que tracionaba mis convicciones" y justificaba estas decisiones en que en todo momento "sobrepone un sentido de la responsabilidad y de la coherencia" y que eso no oculta el "desarrollo y ampliación de derechos sociales" que su Gobierno ha llevado a cabo.

En este sentido, Zapatero ha resaltado que el acuerdo alcanzado con los agentes sociales "generará confianza, paz social y compromiso de los actores económicos con las reformas" y destacaba que el acuerdo supone "un salto cualitativo" porque aunque un gobierno puede llevar las reformas al Boletín Oficial del Estado (BOE), éstas tienen mucha más fuerza cuando son pactadas con los agentes sociales y con las fuerzas políticas.

Preguntado por las dificultades que supondrá para muchos trabajadores reunir una carrera laboral de 38,5 años para jubilarse a los 65 años, Zapatero ha señalado que es "razonable" pensar que en 2030, 2040 y 2050 las carreras laborales serán parecidas a la media actual.

Zapatero aseguró que siempre que ha tratado sobre el futuro de las pensiones con Rajoy "le he visto razonable". "Espero que nos apoyen", dijo en referencia al acuerdo sobre pensiones que eleva a 67 años la edad de jubilación, al tiempo que agregaba: "Sería insólito que no apoyaran un acuerdo con sindicatos y empresarios".

Por otro lado, Zapatero se ha mostrado partidario de que los salarios se vinculen a la productividad, sector a sector. Así, ha asegurado que los sectores más productivos son los que tienen más ganancias salariales. En este sentido, ha explicado que aún estando en crisis, sectores como el de telecomunicaciones, no han perdido empleo y "han ganado posiciones salariales".

En cuanto al comportamiento de las comunidades autónomas en materia de gasto, el presidente ha reclamado "austeridad" a todas las administraciones públicas y ha recordado el compromiso de reducir el déficit público asumido por España. "Ahora tenemos que hacer un gasto público más exigente. ¿Qué pueden hacer las comunidades? Pueden hacer regulaciones más homogéneas e inversiones conjuntas (...) Hay que aunar esfuerzos, sumar, integrar y reducir gastos", ha señalado.

En este sentido, Rodríguez Zapatero, ha reconocido que las Diputaciones "han ido perdiendo papel" en la estructura territorial española pero se ha mostrado contrario a su supresión porque "hay un sentimiento provincial muy extendido". Sin embargo, sí que ha reconocido la posibilidad de que estas instituciones "tengan que reducir e integrar" su papel con el de las comunidades autónomas. Según ha recordado el jefe del Ejecutivo, la provincia está reconocida en la Constitución y la gente, además de oriunda de su comunidad autónoma, tiene muy arraigado ese sentimiento provincial, cuya representación institucional es la Diputación. "Otra cosa es que las Diputaciones tengan que reducir e integrar su papel con las comunidades autónomas", ha reiterado.

En este contexto, Zapatero ha reconocido que todas las administraciones deben hacer un esfuerzo de austeridad en la actual situación de crisis económica, incluidas las comunidades autónomas cuyo principal gasto es el relativo a la educación y la sanidad, que "está en los porcentajes de la media europea". Sin embargo, sí ha reconocido que el gasto farmacéutico es "muy alto", lo que obliga a "hacer una reflexión".

Sin embargo, el presidente del Gobierno ha insistido en defender el papel de las comunidades autónomas y ha recordado que "lo más caro e ineficiente" en la historia de España ha sido el centralismo. "Gracias a las comunidades autónomas los servicios de primera e iguales en todos los territorios", ha celebrado poniendo como ejemplo la sanidad o la red de alta velocidad.

Rodríguez Zapatero, ha dicho que el copago sanitario no merece la pena, ya que produciría un ahorro muy escaso y que tras estudiarlo en profunidad lo tiene descartado. Rodríguez Zapatero se ha referido así a las declaraciones hechas por el secretario de Estado de Hacienda, Carlos Ocaña, que publica hoy El País, y en las que asegura que "habrá que reconsiderar el copago sanitario en el futuro".

Zapatero se muestra especialmente orgulloso de su Ley de matrimonio homosexual que puso como ejemplo de lo mejor de ser presidente del Gobierno. Como ejemplo de lo peor: el no poder dar respuesta a las personas que están en el paro. Esto es "lo peor ahora", porque "lo peor con carácter general es cuando miras a los ojos a la madre de un soldado, policía o un guardia civil que ha sido asesinado en un atentado terrorista". "Su mirada --dijo-- está llena de dolor y a veces de compasión al presidente". "Esos son momentos muy difíciles", remachó.

DEBATE SUCESORIO: "LOS COMPAÑEROS NO ME PREGUNTAN"

Rodríguez Zapatero, culpó a la prensa del debate sucesorio en el PSOE."Nosotros no solemos hablar de este tema", exclamó Zapatero, para acto seguido precisar que son los periodistas quienes preguntan sobre eso. "Los compañeros no me preguntan", recalcó.

Zapatero precisó que aún no ha comenzado a reflexionar pero sí quiso dejar claro que cuando lo anuncie "todo será muy rápido".

El jefe del Ejecutivo defendió su derecho a elegir el momento para hablar de la candidatura a las elecciones de 2012, después de llevar diez años al frente del PSOE y con buenos resultados, y mientras tanto, dijo que iba a hablar de lo que les preocupa a los ciudadanos.

Asegura que no ha cogido del armario la carpeta de las elecciones de 2012, pero dedicó grandes elogios al vicepresidente primero del Gobierno, Alfredo Pérez Rubalcaba, con quien habla "varias veces al día" de muchas cosas y "no sólo de la tarea estricta del Gobierno".