Zapatero emplaza a Rajoy a prometer que nunca más irá "contra Cataluña"

nacional

| 14.11.2010 - 15:47 h
REDACCIÓN

La Encuesta de Telemadrid

¿Para combatir la corrupción te muestras a favor de la eliminación de los billetes de 500 euros?
¿Para combatir la corrupción te muestras a favor de la eliminación de los billetes de 500 euros?
Si
80.4%
No
19.6%

El presidente del Gobierno, José Luis Rodríguez Zapatero, ha emplazado al presidente del PP, Mariano Rajoy, y a todo su partido a prometer que nunca más irán "contra Cataluña para intentar ganar votos en el conjunto de España".

"Después de lo que hemos vivido en la legislatura del Estatut y posteriormente, les pido que en esta compaña, solemnemente", establezcan este compromiso, ha dicho Zapatero en un mitin en Viladecans junto al presidente de la Generalitat y candidato a la reelección, José Montilla.

Prueba de esta actitud del PP, que "nunca más" debería repetirse, ha sido su recurso contra el Estatut ante el Tribunal Constitucional (TC) y la recogida de firmas que promovieron en contra de la norma catalana durante su tramitación, ha recalcado el mandatario español.

Zapatero dice que no legisla como quiere el Vaticano

El presidente del Gobierno, José Luis Rodríguez Zapatero, ha justificado su ausencia en la misa del Papa el 7 de noviembre en la Sagrada Familia asegurando que, "a diferencia" de Mariano Rajoy (PP) y Josep Antoni Duran (CiU), él no legisla como quiere Benedicto XVI.

Zapatero lo ha dicho justo una semana después de la misa en la que Benedicto XVI consagró la Sagrada Familia, y en la que no asistió Zapatero, quien sí fue a la ceremonia de despedida en el Aeropuerto de El Prat donde mantuvo un breve encuentro con el Pontífice.

En un mitin en Viladecans en el que ha arropado al presidente de la Generalitat y candidato a la reelección, José Montilla, ha recordado que durante décadas se ha vivido aceptando las leyes y la forma de entender la política y la religión de la jerarquía eclesiástica, pero que a día de hoy "la moral de cada uno se la impone cada uno".

En el mismo sentido, ha explicado que los ciudadanos quieren ser libres sin que nadie les imponga una moral, recordando que "todo el mundo" es igual frente a las leyes independientemente de su religión, sexo y orientación sexual, cosa que, a su juicio, hace que derecha e izquierda no sean la misma cosa.