Zapatero admite que si el PSOE no hubiera salido tan mal del 22-M la sucesión se habría hecho de otra forma

Rodríguez Ibarra no recibió respuesta a sus planteamientos

nacional

| 28.05.2011 - 17:48 h
REDACCIÓN

La Encuesta de Telemadrid

¿Para combatir la corrupción te muestras a favor de la eliminación de los billetes de 500 euros?
¿Para combatir la corrupción te muestras a favor de la eliminación de los billetes de 500 euros?
Si
80.4%
No
19.6%

El presidente del Gobierno y secretario general del PSOE, José Luis Rodríguez Zapatero, ha reconocido este sábado ante el Comité Federal de su partido que si las elecciones municipales y autonómicas del 22-M no hubieran ido tan mal para los socialistas el proceso para elegir candidato para 2012 se habría hecho de otra manera.

Según varios asistentes a la reunión consultados por Europa Press, Zapatero ha justificado su decisión de apostar por Alfredo Pérez Rubalcaba --hace menos de dos meses comprometía neutralidad en un proceso de primarias-- porque la situación que se ha creado ha obligado a tomar decisiones rápidas.

No obstante, Zapatero no ha abjurado de las primarias, sino que las ha considerado un método legítimo. Además, ha confiado en que Rubalcaba ganará a Rajoy: "Estoy convencido de que Alfredo ganará porque soy el que mejor conoce a Rajoy y también conozco a Alfredo".

En su intervención final a puerta cerrada, y antes de que Rubalcaba aceptase la oferta, el líder socialista ha atribuido a las circunstancias el procedimiento utilizado para proponer a Rubalcaba, que hoy ha recibido el aval del Comité Federal para presentarse a un proceso de primarias al que es improbable que concurran otros, y ha respondido así a los escasos miembros del Comité que han aludido al asunto.

El secretario general de los socialistas asturianos, Javier Fernández, ha dicho que le gusta más el candidato que el procedimiento elegido, pero otros han ido más allá al defender las primarias, entre ellos el secretario general del PSM, Tomás Gómez, que ha defendido que es un procedimiento válido, aunque no sea garantía de victoria para el aspirante del 'aparato', como demuestra su propio caso.

También lo ha hecho la exministra Cristina Narbona, que ha pedido que no se vean las primarias como un proceso que va en contra de la unidad del partido, y los representantes de Izquierda Socialista, José Antonio Pérez Tapias y Juan Antonio Barrio de Penagos, que han subrayado que, en un momento en que el PSOE debe responder a la vez a una crisis económica y a un cuestionamiento de la política, las primarias podían haber sido una buena respuesta.

Es más, Pérez Tapias ha pedido que en el próximo Congreso ordinario del PSOE se codifiquen mejor las primarias, para normalizarlas y ha hecho referencias a las alusiones que algunos, entre ellos Zapatero, han hecho a la "generosidad" de Carme Chacón al retirarse de la carrera. A su juicio, en esas alusiones subyace una descalificación de las primarias como procedimiento.

ZAPATERO NO RESPONDE A IBARRA, QUIEN INSISTE EN EL CONGRESO

Sin embargo, quien no recibió respuesta a sus planteamientos fue el expresidente de Extremadura, Juan Carlos Rodríguez Ibarra, quien se colocó en el extremo opuesto de sus compañeros al reiterar su oposición a las primarias.

Ibarra ha pedido al PSOE que haga de Rubalcaba su nuevo líder, para que quede claro que su proclamación como candidato no será "un apaño" y que Rubalcaba no será un "candidato kleenex" del que el partido se deshará en 10 meses si pierde las generales.

Ibarra se ha aferrado a la petición de un Congreso, pidiendo a sus compañeros que le convenzan de las razones por las que no es necesario, una vez que Patxi López ha dejado de insistir en ello. Además, se quejó de que la reunión de ayer de los secretarios generales no daba margen para ninguno otro planteamiento, señalando que si el Comité Federal hubiera decidido cambiar la decisión de los 'barones', entonces sí que estarían dinamitando el partido.

El 'lehendakari' ha insistido en que él sólo pedía un debate de ideas y se ha dado por satisfecho con la convocatoria de una conferencia política. También el veterano dirigente vasco José María 'Txiki' Benegas ha puesto énfasis en esta solución, en un discurso que los consultados califican de conciliador.