Víctimas de Inés del Río expresan "asco" e "ira" ante la decisión de Estrasburgo

nacional

| 21.10.2013 - Actualizado: 21:02 h
REDACCIÓN

Víctimas de los etarras Inés del Río y Henri Parot han expresado hoy su "indignación", "rabia", "asco", "ira" e "impotencia" ante la anulación de la doctrina Parot por la Gran Sala del Tribunal Europeo de Derechos Humanos (TEDH).

"Europa tuvo sus asesinos en 1945 y se les juzgó en los juicios de Nuremberg con sentencias ejemplares. Para estos asesinos lo que pedimos es que se cumplan las condenas: los 30 años, ni un día menos", ha señalado Alfonso Sánchez, guardia civil retirado afectado por el atentado de ETA en la Plaza de República Dominicana de Madrid, con doce muertos.

Durante una rueda de prensa en la sede de la Asociación de Víctimas para el Terrorismo (AVT), Enrique González, otro guardia civil retirado afectado por este atentado y también víctima de Inés del Río ha asegurado que hoy siente "indignación, rabia e ira" por la decisión de Estrasburgo.

Otro compañero de estos agentes, Raimundo Plaza, ha asegurado que siente "impotencia" ante la "injusticia" que, a su juicio, ha cometido hoy el Tribunal europeo y ha pedido al Gobierno "firmeza" con los terroristas ante esta sentencia.

Jesús Forcha, que conducía un Land Rover cuando se produjo el atentado de la calle Juan Bravo en el que fallecieron cinco guardias civiles y en el que también participó Inés del Río, ha apuntado que "cuando empieza la política acaba la razón" y, en su opinión, "hoy acaba de empezar la política".

En este tono se han pronunciado Pascual Grada, una víctima del atentado contra la casa cuartel de Zaragoza en el que participó Henri Parot y que ha instado a los magistrados que han tomado esta decisión a "mirar a la cara a las víctimas que han perdido a sus seres queridos y que no guardan de ellos más que su recuerdo".

"Asco", "vergüenza", "indignación", "impotencia" e "injusticia" son otros de los sentimientos que han expresado estas víctimas que, al terminar el acto, han roto unos carteles en los que figuran las caras de algunos de los etarras que se verán beneficiados de esta decisión.