Verstrynge, absuelto de agredir a un policía durante la proclamación del Rey

"La variedad de las imágenes permite afirmar con total seguridad que Verstynge no empuja a ningún agente", resalta el magistrado

En las protestas a favor de la República (Archivo)

nacional

| 02.02.2017 - Actualizado: 18:25 h
REDACCIÓN

El Juzgado de lo Penal 13 de Madrid ha absuelto al expolítico Jorge Verstrynge que estaba acusado de delito de atentado a la autoridad y de lesiones por la supuesta agresión a un policía nacional durante la concentración convocada por la Coordinadora 25-S en la Puerta del Sol de Madrid en favor de la República, coincidiendo con la proclamación del Rey Felipe V en junio de 2014.

El Ministerio Fiscal pedía tres años y medio de cárcel para el profesor, quien durante el juicio celebrado el pasado 24 de enero negó haber agredido a un agente y dijo que fue la policía la que le sacó de la marcha. También rechazó que le dijera a uno de ellos que él pasaba "por sus cojones", tal y como se recogía en el escrito de acusaciones del Ministerio Fiscal.

El magistrado absuelve también a Manuel Prada, que se enfrentaba a dos años de prisión, pero no a Iván Torrico, condenado a diez meses de cárcel por delito de atentado contra agentes de la autoridad, según la sentencia.

El juicio se celebró el pasado 24 de enero a pesar de que estaba previsto para noviembre y contó con gran afluencia de público que acudió a los juzgados a mostrar su respaldo a Verstrynge, quien antes de la vista dijo que la afrontaba "tranquilo" y que confiaba en los jueces.

Durante la concentración, las unidades antidisturbios de la Policía Nacional formaron un dispositivo de control y establecieron un perímetro o barrera que impedía a los concentrados pasar por determinados lugares o acceder a las calles adyacentes. Verstrynge, que se encontraba acompañado de su mujer y un hijo menor de edad, quiso abandonar el lugar pero los agentes le impidieron pasar. Esto generó un momento de tensión y el arresto del expolítico. No ha quedado probado, sin embargo, que diera un manotazo o agrediera de otro modo a los agentes, dice la sentencia.

El juez destaca que, en este caso se cuenta con numerosas imágenes sobre lo sucedido --"en pocas ocasiones se puede disponer de tantas", dice-- que posibilitan ver lo sucedido desde distintos ángulos, a distintas velocidades e incluso fotograma a fotograma.

En los vídeos queda patente que se formó "un revuelo" en la zona donde se encontraba Verstrynge y un agente le agarró y, junto con otro, le sacó de la manifestación y le condujo a un furgón. No se aprecia, sin embargo, que ninguno de ellos cayera al suelo, o perdiera el equilibrio ni que el exprofesor agrediera a nadie. "El grado de certeza es muy elevado", asegura el juez.

"La variedad de las imágenes permite afirmar con total seguridad que Verstynge no empuja a ningún agente", resalta el magistrado que añade que sólo se aprecia que avanza hacia delante haciendo algo de fuerza cuando es sujetado por los agentes, pero sin acometerles.

EL POLICIA CAMBIO SU VERSION

El magistrado agrega que la versión del policía, que dijo que el empellón propinado por el expolítico provocó que cayera al suelo y se lesionara la muñeca, "no está en modo alguno acreditada" ni por las imágenes ni por la versión que ofreció en la vista oral en la que precisó que Verstrynge abrió los brazos cuando le sujetaba y le hizo perder el equilibrio.

Respecto a Torrico, el juez precisa que "fue conducido a un furgón policial utilizando fuerza para vencer su resistencia pasiva a la detención" por lo que le condena a 10 meses por un delito de atentado contra la autoridad.

El abogado defensor de Verstrynge, Endika Zulueta, se ha mostrado satisfecho con el fallo y ha recordado, como ya hizo en el juicio, a los abogados de Atocha, asesinados hace 40 años por un comando ultraderechista.

La celebración de la vista coincidió con el aniversario de la matanza por lo que Zulueta quiso realizar un homenaje y destacó que dedicaron su vida a defender los derechos de las personas injustamente procesadas y eso les valió su muerte.

"Mucho me temo que el enjuiciamiento de hoy es una muestra más de que aquello por lo que perdieron la vida nuestros compañeros no ha terminado", destacó Zulueta y recordó que su cliente y los otros arrestados tras la protesta intentaban ejercer derechos fundamentales como la libertad de expresión, reunión o manifestación.