Valcárcel confirma que Murcia pedirá hasta 300 millones al Estado pero niega que sea un rescate

La Comunidad Valenciana solitará 3.500 millones de euros al Estado

Valcárcel (Valcárcel)

nacional

| 23.07.2012 - Actualizado: 19:49 h
REDACCIÓN

El presidente de Murcia, Ramón Luis Valcárcel, ha confirmado que su comunidad autónoma pedirá en septiembre adherirse al fondo de liquidez autonómico para recibir ayudas por valor de entre 200 y 300 millones de euros. "Lo que dije y lo que he pedido y pido es que queremos que se refinancie nuestra deuda, no a través de los bancos con porcentajes elevados, no a través de los mercados con porcentajes imposibles, sino simplemente con el aval del Estado. Es lo que pido, eso no es un rescate", afirmó en Bruselas.

"Murcia no va a pedir el rescate del Estado, Murcia lo que hace es solicitar fondos de liquidez, que no tiene nada que ver con el rescate del Estado", añadió Valcarcel en declaraciones a los medios de comunicación en Bruselas.

El presidente murciano recalcó que un rescate es una "cuestión de emergencia" y que si fuera necesario solicitarlo, lo haría, pero garantizó que Murcia no se encuentra en esa situación.

Respecto a la cantidad que será solicitada al fondo de liquidez, Valcárcel señaló que aún no tienen cifras definitivas, pero calculó que en base a las estadísticas y a las cantidades de deuda que Murcia ha estado colocando en los mercados en los últimos años, podría necesitar en tono a los 200 millones de euros y "a lo sumo 300". El presidente regional recalcó que estas estimaciones "no significan que el Gobierno haya valorado esta cantidad" y sea la petición definitiva.

En cuanto a la fecha para presentar la solicitud, Valcárcel señaló que se esperará a septiembre, momento en que la dotación del fondo de liquidez estará ya disponible.

Valcárcel respondió también a quienes critican la decisión y afirmó que si se oponen a ella es porque prefieren "que se pague un porcentaje muy elevado" de intereses, en lugar del tipo menor que se aplicaría al recurrir al fondo de liquidez.

El Partido Socialista de la Región de Murcia y UPyD pidieron ayer la comparecencia "urgente" del presidente del Gobierno murciano en la Asamblea regional para que explique la cantidad del rescate y las condiciones que tendrá que cumplir la comunidad, e IU-Verdes ha exigido su "inmediata dimisión".

El presidente negó que haya que aplicar nuevas medidas de recorte como contrapartida al capital solicitado al Estado, ya que se trata de una refinanciación de la deuda. Lo que sí señaló es que Murcia tendrá que asumir unas condiciones, que no especificó, para garantizar la devolución de préstamo.

La confirmación de Valcárcel llega un día después de que el gobierno de Murcia desmintiera que la comunidad fuera a pedir en septiembre su adhesión al fondo de liquidez autonómico, creado por el Ejecutivo central para ayudar a las autonomías a cumplir con los objetivos de déficit.

El gobierno murciano matizaba así unas declaraciones de Valcárcel en una entrevista en el periódico "La Opinión" de Murcia en este sentido, al señalar que el presidente no se refería a "un fondo de rescate", sino a los llamados "hispabonos", una opción desechada finalmente por el Gobierno central en favor de la creación del fondo de liquidez autonómico.

Con esta petición, Murcia se convierte en la segunda comunidad autónoma que anunciado recurrir al fondo de liquidez, tras la comunidad valenciana, que presentó su solicitud el pasado viernes.

VALENCIA SOLICITARÁ 3.500 MILLONES DE EUROS

La Comunidad Valenciana era, "de momento", la única comunidad que había pedido acogerse al fondo de liquidez autonómico aprobado recientemente por el Gobierno central, al que pedirá 3.500 millones de euros, según anunciaba hoy su consejero de Economía, Industria y Comercio, Máximo Buch.

De esa cifra, la Generalitat valenciana destinará 1.500 millones de euros para cobertura del déficit y otros 2.000 para cubrir vencimientos de deuda hasta que finalice el año.

Dicha petición de liquidez, ha asegurado el presidente Alberto Fabra, no exigirá nuevos ajustes, porque el compromiso es "no exceder" el objetivo de déficit al que están obligadas todas las comunidades autónomas este año: el 1,5 % del PIB.

Ahora bien, la cantidad final que llegará a sus arcas dependerá de las peticiones que Madrid reciba de otras comunidades, y "del reparto" que haga el Gobierno de los 18.000 millones de euros con los que está dotado el fondo, 6.000 de los cuales son un préstamo de Loterías y Apuestas del Estado.

La Generalitat Valenciana reconocía el viernes, al anunciar que será la primera comunidad en acogerse al fondo, que ello exigirá el "control financiero y fiscal por parte del Gobierno central".

En Cataluña, con una deuda de 42.000 millones de euros y grandes problemas para encontrar financiación, la Generalitat sigue estudiando las condiciones del fondo de liquidez, antes de decidir si finalmente se adhiere a él. Fuentes de la conselleria de Economía han indicado que aún no se ha tomado una decisión, ya que antes quieren analizar con detalle cuáles son las condiciones de adhesión y qué repercusiones tendría para Cataluña solicitarlo.

"No nos hemos planteado nada por ahora", declaraba de forma escueta la presidenta de Castilla-La Mancha, María Dolores de Cospedal, al ser preguntada sobre la posibilidad de pedir ayuda al Estado. Castilla-La Mancha está en la lista de comunidades -diez, según el presidente extremeño, José Antonio Monago- a las que Montoro advirtió que, de seguir así, no cumplirán con el 1,5 % de déficit que se les exige este año, y a las que Hacienda ha sometido la semana pasada a un "chequeo" exhaustivo de sus cuentas y del cumplimiento de los ajustes comprometidos. En la lista están, además de Extremadura y Castilla-León. También Aragón, según ha sabido EFE en fuentes de Hacienda.

El presidente de Baleares, José Ramón Bauzá, ha reiterado, con rotundidad, que no pedirá la ayuda de liquidez al Estado, porque "hoy no lo necesita". "Nosotros -añadía- seguimos nuestra hoja de ruta y hoy por hoy cumplimos con los criterios y requisitos exigidos por el Ministerio de Hacienda".

"De momento" tampoco lo necesita Cantabria, comunidad que hasta ahora, según su presidente, Ignacio Diego, ha ido recibiendo el "visto bueno" de Hacienda cada vez que se le ha requerido información.

Desde Canarias, el ministro de Industria, Energía y Turismo, José Manuel Soria, aconsejaba a todas las comunidades que vean que van a tener problemas de liquidez en los próximos meses que acudan "cuanto antes" al fondo. Soria no conoce ninguna "que esté pidiendo el rescate ni que lo haya pedido".

El PP ha eludido, por boca de su vicesecretario general de Organización y Electoral del PP, Carlos Floriano, hablar de "rescate" y ha asegurado que el objetivo que persigue el Gobierno, con las medidas aprobadas en relación con las comunidades autónomas, es construir "un modelo autonómico viable y sostenible".

Alfredo Pérez Rubalcaba, secretario general del PSOE, está de acuerdo con revisar algunas cuestiones del Estado autonómico, si bien se opondrá a un modelo que fortalezca a las diputaciones, que a su juicio es ineficaz y contrario a una práctica de la "democracia sana".

Rubalcaba se pronunciaba así tras reunirse con el secretario general del PSOE en Extremadura, Guillermo Fernández Vara, quien ha pedido una reunión de presidentes autonómicos en la que se dialogue sobre si hay que "reconsiderar algunas cuestiones" que, a su juicio, no funcionan, y "corregirlas".