Vacunar de la gripe a partir de los 60 años evitaría unas 4.000 muertes anuales en España

Un 40 por ciento de la población de estas edades no acude a vacunarse

La vacuna contra el virus reduce la hospitalización en un 30%

nacional

| 06.10.2010 - 13:55 h

Telemadrid/Agencias

Al menos el 50% de las 8.000 personas, que cada año pierden la vida por las complicaciones de la gripe, se salvaría si se consiguiera vacunar contra esta patología a todos los mayores de sesenta años. Así lo ha asegurado en una rueda de prensa el presidente de la Sociedad Española de Geriatría y Gerontología (SEGG), Pedro Gil, ante el comienzo de la campaña de vacunación contra la gripe, que sólo alcanza a entre el 30 y 50% de las personas que superan los sesenta, dependiendo de la Comunidad Autónoma en que residan. El Grupo de Vacunas de esta Sociedad propone adelantar la inmunización contra esta patología estacional de los 65 a los sesenta años y administrarla junto con la del neumococo, como ya se hace en Madrid, Cataluña y Murcia.

La Sociedad Española de Geriatría y Gerontología (SEGG( se plantea, incluso, la posibilidad de recomendar este tratamiento a partir de los cincuenta años, dada la evidencia científica de los beneficios que reporta para la población.

Prevenir también a los mayores de la infección neumocócica evitaría importantes problemas de salud como la neumonía, la meningitis y la septicemia, ha precisado Primitivo Ramos, especialista en geriatría y coordinador médico-asistencial del Servicio Regional de Bienestar Social de la Comunidad de Madrid.

Además de salvar vidas, por las propias complicaciones de la gripe o por la descompensación que produce de otras enfermedades crónicas, la vacuna puede reducir la hospitalización de personas mayores en más de un 30%.

EL 20% DE LOS ESPAÑOLES LA PADECEN

El impacto de la gripe no es sólo sanitario sino también económico, como han subrayado los expertos, quienes han puesto como ejemplo el que la mitad de las bajas laborales son causadas por esta enfermedad.

El doctor Luis Salleras, catedrático de Medicina Preventiva de la Universidad de Barcelona, ha hecho hincapié en que deben vacunarse los profesionales sanitarios y el personal en los centros y residencias geriátricas, así como los cuidadores domiciliarios, un colectivo en el que las tasas de inmunización no llegan al 15%.

Los doctores han recordado que, cada año, en torno al 20% de los españoles sufre un cuadro respiratorio agudo, febril, con dolores musculares, de forma abrupta y progresiva, conocido como gripe. Esta infección en individuos sanos normalmente es un proceso no complicado de vías altas respiratorias que suele resolverse en un plazo de una a dos semanas. Sin embargo, la neumonía es una complicación relativamente frecuente, predominante en los pacientes mayores, en aquellos aquejados de patología cardiorrespiratoria crónica, en mujeres embarazadas y en sujetos con algún tipo de inmunodepresión.

Estos pacientes pueden sufrir un rápido deterioro de su estado de salud, siendo la mortalidad próxima al 50%, ha dicho el doctor Ramos, quien ha puntualizado que otras complicaciones de la gripe son las exacerbaciones de asma, de EPOC y de fibrosis quística.

Los brotes anuales de gripe están relacionados con un exceso de mortalidad durante los meses invernales en población mayor de sesenta años, debido a ataque cardíaco, infarto, exacerbaciones diabéticas e insuficiencia cardíaca congestiva, ha proseguido.

El presidente de la SEGG ha explicado que la edad es un factor de riesgo añadido en la gripe, por el declive de la inmunidad celular, por las patologías crónicas, por la presentación de una sintomatología más intensa y porque los mayores pueden perder entre el 2% y el 3% de la masa muscular por un día de reposo en la cama.

La vacunación es el método con mejor relación coste-efectividad de prevención primaria de la gripe. Varios estudios demuestran que se asocia a una reducción significativa en el número de neumonías (29-32%); patología cardíaca (19%) y mortalidad por todas sus causas (50%).