Urdangarin acude de improviso a la penúltima sesión del juicio Nóos

"Urdangarin siempre ha sido demasiado confiado", alega su abogado

La defensa de Torres acusa al fiscal Horrach de basar sus acusaciones en disparatadas soflamas

nacional

| 21.06.2016 - 09:59 h
REDACCIÓN

La Encuesta de Telemadrid

¿Para combatir la corrupción te muestras a favor de la eliminación de los billetes de 500 euros?
¿Para combatir la corrupción te muestras a favor de la eliminación de los billetes de 500 euros?
Si
96.7%
No
3.3%

Iñaki Urdangarin ha acudido, de improviso, a la penúltima sesión del juicio del caso Nóos, que se encuentra en fase de exposición de los informes finales por parte de las defensas y prevé mañana miércoles quedar visto para sentencia. El exduque ha hecho acto de presencia pasadas las 9.45 horas, momento en el que, sin hacer declaraciones a los medios, ha entrado en la sala donde se celebra la vista oral.

El abogado de Iñaki Urdangarin, Mario Pascual Vives, ha criticado la "inicial precondena" efectuada por "un determinado jefe de la Casa Real" al exduque y que "fue el primero en tirar la piedra sin estar libre de pecado", en referencia velada al que fuera jefe de la Casa del Rey, Rafael Spottorno, que calificó de "no ejemplar" el comportamiento del marido de la Infanta Cristina y quien fue investigado en la causa de las 'tarjetas black'.

Sin embargo, ha manifestado que no criticará este hecho como tampoco "el desarrollo de la fase de instrucción", en la que se analizó la vida privada de Urdangarin, ni el comportamiento de "determinados medios de comunicación que pudieron disponer de determinados documentos".

Pascual Vives ha hecho mención de estas circunstancias durante la exposición de su informe final en el juicio del caso Nóos, con el que está rebatiendo las acusaciones que pesan sobre su patrocinado en el marco de esta causa.

TRAER ALGO BAJO EL BRAZO

Pascual Vives, ha manifestado que no todo lo que su patrocinado proponía a las Administraciones públicas era admitido por éstas y, de hecho, ha aseverado que "si bajo el brazo no traía algo interesante, nadie le contrataba". "Todo lo que proponía no era inmediatamente aceptado sin más", ha recalcado el letrado.

El abogado ha defendido así los conocimientos deportivos del exduque y ha considerado una "lástima" que el expresidente del Comité Olímpico Internacional (COI) "no esté aquí con nosotros" -falleció en 2010- "porque podría explicar su relación con Urdangarin, a quien consideraba su ahijado deportivo y su mentor".

La defensa ha llegado a calificar al marido de la Infanta Cristina como una persona "muy confiada", al referirse a la puesta en marcha de uno de los proyectos de Nóos en Baleares, el relativo a la oficina del proyecto del equipo ciclista Illes Balears-Banesto, por el que la entidad cobró 300.000 euros que las acusaciones consideran una comisión por conseguir patrocinadores.

Pascual Vives ha manifestado que a partir de 2006, cuando teóricamente se desvinculó de los negocios relacionados con el Instituto Nóos por orden de la Casa Real, ya no percibió cantidad alguna de los eventos sobre turismo y deporte organizados ese año por la entidad en Valencia y en Palma.

LA DEFENSA DE DIEGO TORRES

Hoy ha sido también el turno de la defensa de Diego Torres, exsocio de Iñaki Urdangarín, también presente en la sala. El letrado, en su informe de conclusiones ha acusado al fiscal anticorrupción, Pedro Horrach, de basar sus acusaciones en disparatadas soflamas.

La defensa de Diego Torres ha acusado al fiscal anticorrupción Pedro Horrach de convertir el juicio del caso Nóos "en una ceremonia para la distracción del vecindario" y ha apuntado a las "disparatadas soflamas" en las que ha basado sus acusaciones durante la vista oral, llegando incluso a aludir a la "torpeza probatoria" por parte del Ministerio Público.

El abogado Manuel González Peeters ha arrancado la exposición de su informe final con duras críticas a la actuación del fiscal, al achacarle el haberse "parapetado en que es garante de la legalidad vigente" y haber sustentado sus acusaciones en un continuo "porque sí".

El letrado, al inicio de su intervención, ha criticado en esta línea el "defectuoso cumplimiento de la carga de la prueba". "Me da la impresión de que no he estado en este juicio", ha manifestado González Peeters, quien se ha respondido que "sí, yo sí que he estado" y quienes no lo han hecho son las acusaciones, que "debieron de alquilar un minibús" para irse a Randa con quienes debían declarar "para ver si estos eran imbuidos por la ciencia infusa".

GONZÁLEZ PONS

González Peeters ha dicho que las partes acusatorias han realizado además una "imputación selectiva" al dejar fuera a responsables políticos estatales, valencianos y madrileños para que la investigación siguiera en Palma y también a testigos que han admitido irregularidades ante el tribunal.

Ha puesto como ejemplo que dejando fuera del proceso a personalidades como el eurodiputado Esteban González Pons (que firmó el contrato con Nóos para el proyecto de Juegos Europeos cuando era presidente de la empresa pública Sociedad Gestora para la Imagen Estratégica y Promocional de la Comunidad Valenciana), las acusaciones se han querido "asegurar la oportunidad de intervenir en este asunto" porque si le hubieran imputado hubieran perdido la competencia.

"Todas las acusaciones se han ido al garete", ha espetado González Peeters, quien ejerce la defensa tanto de Torres -para quien el Ministerio Público reclama 16 años y medio de cárcel- como de la mujer de éste, Ana María Tejeiro -quien se enfrenta a una petición de dos años.

CRÍTICAS RECURRENTES

Por su parte, el titular del Juzgado de Instrucción número 3 de Palma, José Castro, ha recriminado este martes que las palabras del fiscal anticorrupción Pedro Horrach contra él se han convertido en una "enfermedad recurrente", y le ha instado a moderar "un poquito el ejercicio a su derecho a la libertad de expresión".

"Otros ya lo hacemos y, créanme, cuesta", ha apostillado el juez, quien durante más de cuatro años instruyó el caso Nóos. El magistrado se ha pronunciado en este sentido después de que Horrach, en el informe que expuso la semana pasada en el juicio de la causa, le acusara de construir un "andamiaje sobre conjeturas y sospechas de gran calado y aplauso mediático" para sentar en el banquillo a la Infanta Cristina.

Al respecto, Castro ha manifestado que no adoptará ninguna medida puesto que "yo no acuso a nadie de nada".

Durante su intervención, Horrach criticó que la instrucción del caso Nóos se convirtiera en "persecución" y durante la misma se primase "la apariencia de la justicia por encima de la justicia". Y todo ello en base a "malabarismos jurídicos retorcidos y engañosos" y la utilización del "fraude de ley" por parte de Manos Limpias para mantener acusada a la hermana del Rey Felipe VI.