Unos 30.000 manifestantes claman en Barcelona contra los recortes sociales

nacional

| 14.05.2011 - 14:15 h
REDACCIÓN

La Encuesta de Telemadrid

¿Para combatir la corrupción te muestras a favor de la eliminación de los billetes de 500 euros?
¿Para combatir la corrupción te muestras a favor de la eliminación de los billetes de 500 euros?
Si
96.7%
No
3.3%

Unas 30.000 personas, según los Mossos d'Esquadra, se han manifestado este sábado por el centro de Barcelona contra los recortes sociales del Govern de CiU, respondiendo a la convocatoria de unas 200 entidades, capitaneadas por CC.OO. y UGT, y con la participación de representantes de la oposición: PSC, ERC, ICV y PP.

La marcha ha partido pasadas las 11 horas del inicio de la Via Laietana a la altura de plaza Urquinaona y ha culminado en el parque de la Ciutadella, pasando por el paseo Isabel II, encabezándola la pancarta 'Basta de recortes, defendamos los servicios públicos'.

Han mostrado pancartas en las que rezaba 'Sí a la sanidad pública de calidad', 'Recortes no', 'No privatización' y símbolos de prohibición rodeando tijeras, y han coreado consignas como 'Manos arriba, esto es un atraco'.

Esta es la manifestación más multitudinaria que ha sufrido el Govern que preside Artur Mas desde que arrancó la legislatura, a finales de diciembre.

Se ha desarrollado en un tono festivo y uno de los pocos incidentes se ha producido en Via Laietana, donde un grupo de antisistema encapuchados ha desplegado una gran pancarta desde un balcón en la que se podía leer 'La banca, la patronal, los políticos, CC.OO. y UGT, ¡a la mierda!. Ahora nos toca a nosotros y juntas lo podemos todo', a lo que los manifestantes han contestado con gritos de '¡Dar la cara!'.

Al final de la manifestación, los líderes de los sindicatos han leído un manifiesto conjunto que ha alertado del riesgo de caer en un "cambio de modelo social, ante la transición de una gestión pública y pública concertada a una privada y mercantilizada".

Ante gritos de 'Mas dimisión', los sindicatos han reivindicado la necesidad de "un modelo redistributivo" para evitar "medidas como el copago, los recortes indiscriminados del gasto, la precariedad laboral, el recorte de prestaciones y servicios sanitarios y los conciertos a proveedores".