Una víctima de Hipercor se reúne con un etarra condenado por el atentado

nacional

| 15.06.2012 - Actualizado: 17:01 h
REDACCIÓN

La Encuesta de Telemadrid

¿Para combatir la corrupción te muestras a favor de la eliminación de los billetes de 500 euros?
¿Para combatir la corrupción te muestras a favor de la eliminación de los billetes de 500 euros?
Si
96.7%
No
3.3%

El preso arrepentido de ETA Rafael Caride Simón ha mantenido este viernes un encuentro con su víctima Roberto Manrique ante quien ha manifestado su arrepentimiento por su participación en el atentado en el Hipercor de Barcelona, según han informado fuentes conocedoras del encuentro celebrado en la cárcel alavesa de Zaballa. "Lo de pedir perdón lo tengo claro. Lo siento en el alma", le ha dicho el disidente de ETA a su víctima en un momento de la conversación mantenida entre ambos.

Roberto Manrique, que sobrevivió al atentado de ETA en Hipercor de 1987, en Barcelona, se reunió hoy en la prisión alavesa de Zaballa con el etarra Rafael Caride, condenado por la masacre en el hipermercado de la capital catalana, que se saldó con 21 fallecidos y 45 heridos.

Caride Simón le ha insistido a Manrique en sus disculpas. "Estoy tremendamente arrepentido", le ha dicho, según estas fuentes.

Este es uno de los dos encuentros entre presos de ETA y víctimas de la organización criminal autorizados por el Ministerio del Interior en el mes de junio, a petición de las propias víctimas. Caride Simón es uno de los presos acogidos a la denominada 'vía Nanclares', en la que se encuentran los presos de ETA que han roto con la organización.

El superviviente de la matanza de Hipercor -el mayor atentado de ETA-, que durante años presidió la Asociación Catalana de Víctimas de Organizaciones Terroristas (ACVOT), aseguraba previamente afrontar el encuentro con el etarra con la tranquilidad de saber que tiene el "cien por cien de los argumentos" a su favor y con una larga lista de preguntas de toda índole, desde morales hasta políticas, que le han hecho llegar otras víctimas.

Manrique aseguró que para él no es necesario el encuentro, aunque no tiene reparos en acudir. "Mi vida", dijo, "continúa si hablo o no hablo con Caride. Para mí, imprescindible no es, necesario tampoco, para él quizá sí".