Una amante despechada de Pujol filtró datos "sensibles" a los servicios españoles

nacional

| 09.09.2014 - 13:06 h
REDACCIÓN

La Encuesta de Telemadrid

¿Para combatir la corrupción te muestras a favor de la eliminación de los billetes de 500 euros?
¿Para combatir la corrupción te muestras a favor de la eliminación de los billetes de 500 euros?
Si
80%
No
20%

La trama de los Pujol, más de 30 años de millonario fraude al fisco, tiene hoy un nuevo capítulo. Cada día se van conociendo más detalles del escándalo, las comisiones y los negocios de toda su familia, incluída de su mujer. Pues bien, ya sabemos de dónde sale gran parte de esa información. De una amante despechada de Jordi Pujol padre. Un nuevo personajes en esta trama.

El caso Pujol tenía un matrimonio que no había funcionado. El de Jordi Pujol Ferrusola, que después tuvo esta novia: María Victoria Álvarez, y que despechada fue la que contó a la policía que su exnovio iba y volvía de los bancos de Andorra con bolsas de basura llenas de billetes de 500 euros. Ahora resulta que el jefe del clan, Jordi Pujol; también tuvo su amante. Aparece en escena María José.

Su nombre se encuentra en el informe de Inteligencia que ha llegado al presidente Rajoy y al que ha tenido acceso Elconfidecial.com.

De ella se dice que tiene cuenta en el HSBC de Luxemburgo, en la misma oficina que el padre de Artur Mas, con dinero por haber ayudado en las cosas del extranjero a Jordi Pujol.

No hay imagen de la que parece que ha sido "la otra" en el matrimonio Pujol Ferrusola. Pero hay pistas de quién pudiera ser.

El informe cuenta que la información que ella misma ha filtrado, porque está despechada, después de muchos años de secretaria y controladora de todos los secretos de la Generalitat. Los datos que ha facilitado se ha cruzado y coinciden con los que facilitó Hervé Falciani, el exempleado bancario que filtró las cuentas secretas de miles de europeos.

Otra de las cosas que ha desvelado es que Jordi Pujol presionaba al conde Godó, porque sabía que el editor del periodico La Vanguardia también tenía cuentas en el extranjero.