Un operativo histórico protegerá a Benedicto XVI

nacional

| 07.11.2010 - 10:31 h
REDACCIÓN

La Encuesta de Telemadrid

¿Para combatir la corrupción te muestras a favor de la eliminación de los billetes de 500 euros?
¿Para combatir la corrupción te muestras a favor de la eliminación de los billetes de 500 euros?
Si
96.7%
No
3.3%

Uno de los dispositivos de seguridad más importantes desplegados jamás en la ciudad de Barcelona protegerá al Papa en su visita para dedicar el templo de la Sagrada Familia, especialmente durante su desfile y cuando rece el Ángelus ante la multitud.

El operativo estará bajo el punto de mira después de que un policía extraviara documentos confidenciales tras una reunión y aparecieran días después en plena calle, después de que un vecino diera con ellos por casualidad.

Sin embargo, el vicepresidente Primero del Gobierno y Ministro del Interior, Alfredo Pérez Rubalcaba, aseguró el viernes que la seguridad está "garantizada" para la visita, ya que los detalles que contenía se han modificado.

La medidas de seguridad serán extremas por todas las calles que Benedicto XVI recorrerá desde primera hora de la mañana, con especiales medidas de restricción en el espacio aéreo barcelonés.

Los inhibidores de frecuencias que llevan los vehículos de autoridades, así como el del Papamóvil, dificultarán las comunicaciones en la zona de la Sagrada Familia y a lo largo del recorrido, por lo que la mayoría del tiempo no podrán utilizarse los teléfonos móviles.

En todo el recorrido habrá agentes situados estratégicamente vigilando desde lo alto de los tejados, para evitar que puedan caer objetos desde los balcones y que se pueda producir ningún tipo de altercado.

Por ello, desde el dispositivo de seguridad se han revisado preventivamente las listas del padrón de las calles del recorrido papal y en la zona de la Sagrada Familia.

El plan director de seguridad está dirigido por los Mossos d'Esquadra, con 3.000 efectivos, y en él trabajan la Policía Nacional, que se ocupará de la seguridad en los edificios donde esté el Papa y de su seguridad inmediata, junto a la Guardia vaticana y agentes de Casa Real.

Por su parte, la Guardia Urbana se encargará del dispositivo de movilidad y la Guardia Civil se centrará en la seguridad del Aeropuerto de El Prat, donde el Papa se reunirá con el presidente del Gobierno, José Luis Rodríguez Zapatero.

Asimismo, trabajarán Protección Civil, Bomberos de la Generalitat y Barcelona, el Sistema de Emergencias Médicas (SEM) y Cruz Roja.

Para encontrar un dispositivo de seguridad de una envergadura similar hay que remontarse a la Cumbre de jefes de Estado de la Unión Europea en 2002, cuando todavía la policía catalana no estaba desplegada en Barcelona.

ASPIRANTES A MOSSO

Los más de 800 aspirantes a mosso d'Esquadra de la promoción de este año participarán en el dispositivo, en tareas de refuerzo de la policía, como práctica dentro del curso que siguen en el Institut de Seguretat Pública de Catalunya (ISPC), aunque en ningún caso sustituirán sus funciones.

Los futuros agentes servirán para reforzar la presencia policial en todo el recorrido que hará el Papa desde la Catedral de Barcelona, pasando por Via Laietana, Pau Claris, Diputació y Marina, para que pueda haber presencia policial cada pocos metros.

La policía catalana contará con un refuerzo de agentes de las unidades de seguridad ciudadana de las comisarías de la región policial de Barcelona, de la metropolitana norte y sur, y agentes antidisturbios de estas dos regiones, Barcelona, Tarragona, Central, Girona y Lleida.

Asimismo, la División de Tráfico, la División de Información, la Brigada Móvil, Tedax, Unidad de subsuelo, canina, de intervención en montaña, el área de escoltas y el Grupo Especial de Intervención (GEI), entre otros.