Un "mediador" sudafricano asegura que ETA declarará un alto el fuego antes de Navidad

Rubalcaba rechaza mediadores porque éstos actúan cuando hay "diálogo", y con ETA "no lo hay ni lo va a haber"

El PP rechaza reunirse con el él, mientras los socialistas vasco se muestras receptivos

Pagazaurtundúa: la clave de bóveda es un final de ETA sin impunidad

nacional

| 12.11.2010 - Actualizado: 16:52 h
REDACCIÓN

El abogado sudafricano y mediador internacional en conflictos Brian Currin ha afirmado este viernes en Bilbao que espera un comunicado de ETA en el que esta organización terrorista declare un alto el fuego "antes de Navidad, bien en noviembre o diciembre". Currin ha comparecido en una multitudinaria conferencia de prensa en Bilbao, en la que ha presentado el "mandato" que llevará a cabo un "grupo internacional de contacto" que intentará "facilitar" el avance en un "proceso de paz" en Euskadi; este futuro grupo estará compuesto por cinco personas, de las que no se ha facilitado el nombre. Su "hoja de ruta" pasa por un arbitraje internaciona, el alto el fuego de ETA, la legalización de Batasuna y una mesa de partidos. El vicepresidente primero, ministro del Interior y portavoz del Gobierno, Alfredo Pérez Rubalcaba rechazaba el papel de los mediadores porque éstos actúan cuando hay "diálogo", y con ETA "no lo hay ni lo va a haber".

Currin asegura que basa esta expectativa en "varios contactos, entre ellos con la izquierda abertzale", y ha destacado que no le cabe "ninguna duda" de que la ilegalizada Batasuna "está al tanto al cien por cien de cuál es la posición de ETA". "Estoy seguro de que la información que recibo es fiable, aunque nadie puede dar garantías", según ha precisado.

Currin presentaba el "mandato" que deberá llevar a cabo el "grupo internacional de contacto" que intentará "facilitar" el avance en un "proceso de paz" en Euskadi; este futuro grupo estará compuesto por cinco personas, de las que no se ha facilitado el nombre.

Ha subrayado también que dicho grupo internacional de contacto comenzará su trabajo después de que ETA declare un alto el fuego "unilateral, permanente y verificable", y que su primer mandato es "promover, facilitar y posibilitar" la legalización de la izquierda abertzale.

Otro de los mandatos consiste en promover una mesa de diálogo entre partidos cuyo objetivo sería "alcanzar un acuerdo inclusivo para superar el conflicto político" y que Batasuna participe en dicha mesa, ya que dicha formación "debe estar presente" en el proceso.

Para cuando se forme dicha mesa, Batasuna ya estaría legalizada porque "habrá hecho todo lo que se ha comprometido a hacer", y en este punto ha opinado que en la izquierda abertzale "la batalla por las balas o los votos se ha resuelto a favor de los votos".

EL PP RECHAZA REUNIRSE CON EL Y EL PSOE VASCO MUESTRA "MAS RECEPTIVIDAD"

Respecto a la participación de otras fuerzas políticas, se ha referido en concreto al PP, partido que, según ha dicho, ha declinado reunirse con él, y ha mantenido que se trata de una formación "principal" y que resultaría "muy importante" que formara parte de dicho foro. En el caso de que, "por razones históricas", según ha puntualizado, el PP decidiera no sentarse en dicha mesa, "nadie les puede obligar, pero tampoco se puede bloquear un proceso por la ausencia de un partido", según ha añadido.

Brian Currin ha reiterado que no se reunirá con la banda terrorista hasta que declare el alto el fuego y ha expresado su deseo de que el Gobierno español participe en el proceso de verificación de dicho abandono de la violencia, aunque si decidiera no hacerlo, el grupo internacional de contacto "podría asumir esa responsabilidad".

La puesta en práctica de dicha verificación quedaría a cargo de personas y grupos internacionales especializados en esa materia, según ha indicado. Este proceso de verificación desembocaría, según ha explicado, en un proceso de desarme que llevaría al fin definitivo de ETA.

La posición del Gobierno español tras el alto el fuego, según Currin, debería concretarse en una posición "proactiva" hacia le legalización de la izquierda abertzale y en "importantes cambios" en la política penitenciaria, entre los que ha citado la libertad de "personas comprometidas con la paz, como Arnaldo Otegi".

Sobre las personas e instituciones con las que se ha reunido esta semana durante su visita al País Vasco, Currin ha indicado que han sido "variadas". Preguntado por si ha mantenido algún encuentro con el PSE-EE, ha dicho que este partido ha mostrado "más receptividad" que el PP.

RUBALCABA: "NI HACEN FALTA MEDIADORES, NI LOS QUEREMOS"

El vicepresidente primero del Gobierno y ministro de Interior, Alfredo Pérez Rubalcaba, ha subrayado este viernes que el Ejecutivo no quiere ni necesita mediadores en la lucha contra ETA porque "uno utiliza una mediación cuando está metido en un diálogo" y éste "no es el caso". "No hay tal, ni lo va a haber", ha recalcado en la rueda de prensa posterior al Consejo de Ministros.

Rubalcaba se ha expresado en estos términos después de que el mediador sudafricano Brian Currin haya afirmado que ETA decretará un alto el fuego definitivo antes de fin de año y haya ofrecido al grupo de mediadores internacionales que él lidera para verificarlo. "No hacen falta mediadores, ni los queremos ni los vamos a utilizar porque uno utiliza una mediación cuando está metido en un diálogo y no es el caso. No hay tal ni lo va a haber", ha respondido el número dos del Gobierno.

Además, el titular de Interior ha opinado que Currin no es un mediador en los términos habituales, sino que más tiene la "sensación" de que "es un mediador entre Batasuna y ETA" y que "su mediación se limita al campo de la izquierda abertzale". No obstante, ha aclarado también que el Gobierno rechaza a todos los posibles mediadores: "No los necesitamos para nada, ni al señor Currin ni a ningún otro".

En todo caso, sobre la posibilidad de un nuevo alto el fuego, Rubalcaba ha subrayado que este es un debate "que tiene que hacer la otra parte" y que "al Estado no le interesa" porque tiene "muy claro" que "lo único que vale" es "el final" de la banda terrorista. "Final quiere decir que nunca más se mata, que nunca más hay violencia, que se acabó definitivamente, ahí sí", ha remarcado. Así, ha insistido en que "la palabra tregua", si bien "en su momento permitió que los distintos gobiernos de la democracia intentaran acabar con la violencia por la vía del diálogo", ahora "ya no vale". Y además, ha advertido de que la expresión "tregua definitiva" es "un oxímoron, una contradicción en sus términos", igual que "nieve negra o silencio estruendoso", porque una tregua siempre es "una cosa temporal".

URKULLU CRITICA EL PROTAGONISMO DE CURRIN AUNQUE EL PNV APOYA LA MEDIACIÓN

Ayer el presidente del PNV, Iñigo Urkullu, pedía al mediador internacional Brian Currin que como "facilitador" del conflicto con ETA actúe con "discreción" tras una entrevista que el abogado surafricano concedió a Radio Euskadi. "Con el debido respeto a Bryan Currin, entiendo que como mediador lo mejor es actuar con discreción", señalaba Urkullu en Bruselas. "No entiendo que un mediador o facilitador se prodigue en los medios de comunicación cuando todavía tiene que sentar las bases de lo que sea su propio trabajo", ha explicado.

El presidente del PNV de Vizcaya, Andoni Ortuzar, aseguraba hoy que algunas partes rechazan la mediación de la UE porque "testigos incómodos" pueden dar o quitar "razón". Para Ortuzar, "no es incompatible que el acuerdo" para lograr la paz y la normalización "tenga que ser entre vascos primero y luego entre vascos y quien sea". "Que nos ayuden --mediadores internacionales--, que nos acompañen, que nos supervisen, que resten dramatismo cuando llegue el momento, también que pongan medios más allá de las capacidades que tenemos en Euskadi, es bueno", ha añadido.

PAGAZAURTUNDÚA: LA CLAVE DE BOVEDA ES UN FINAL DE ETA SIN IMPUNIDAD

La presidenta de la Fundación Víctimas del Terrorismo (FVT), Maite Pagazaurtundúa, ha afirmado en Logroño que, para ella, "la clave de bóveda es un final de ETA sin impunidad, ni para el fin de ETA ni con el fin de ETA ni tras el fin de ETA".

Pagazaurtundúa ha añadido que otro elemento clave para el fin de la banda terrorista es "un final en el que deslegitime toda la historia del terror" y se reclame a ETA, a Batasuna y "a toda la sociedad que durante tanto tiempo permaneció insensible" que condene toda la historia del terror. "Hay que condenar toda la historia del terror porque, si no, todo sería un enorme sarcasmo, no se normalizaría la sociedad vasca en muchas décadas y, además, podría seguir degradándose desde el punto de vista de la ética ciudadana y de la moralidad colectiva", ha subrayado.

Ha insistido en que los ciudadanos deben tener claro cuál es el posicionamiento de todos los agentes sociales, políticos y mediáticos sobre la clave de bóveda referente al modelo antiterrorista y al fin de la banda terrorista. Ese posicionamiento debe referirse a dos cuestiones: "impunidad sí o no para el fin de ETA, con el fin de ETA y tras el fin de ETA" y "deslegitimación de la historia del terror o su maquillaje", ha concretado Pagazaurtundúa, para quien muchas veces se pierden energías en lo anecdótico e irrelevante y no se analiza el fondo.